TIERRA DE LIBELULAS, ya tenemos la primera reseña

#tierra de libelulas

TIERRA DE LIBELULAS, de Ramón Cerdá, sobre un guión cinematográfico de Nacho Ruipérez

TIERRA DE LIBELULAS

reseñada por Karina Delprato

Hoy tengo el agrado de presentarles la novela «TIERRA DE LIBÉLULAS, El desentierro» de Ramón Cerdá, que es realmente sorprendente en muchos aspectos.
Al inicio del libro se pueden apreciar unas páginas con los guiones cinematográficos originales y hasta algunas fotos de los lugares que verán en el video que comparto al final de página.

No me he basado en ninguna técnica establecida de antemano para adaptar el guión cinematográfico a novela, ni es algo que antes hubiese hecho, o siquiera me hubiera planteado de hacer
… esto cuenta Ramón, entre otras cosas, en un apartado de su libro «Proceso de adaptación».
Como también aclara que el hecho de agregar las libélulas fue idea suya. No aparecían en el guión original, debido a su afición por los animales, sobre todo insectos, como muestra en muchas de sus obras: La habitación de las mariposas, El encantador de abejas, El príncipe de las moscas, Las voces de las hormigas, El síndrome del delfín.
En su libro, Ramón Cerdá, agradece muy puntualmente a Paco Bargues, quien hizo llegar el guión del cineasta Nacho Ruipérez a sus manos, y al mismo Nacho por haberle ofrecido la posibilidad de adaptar libremente el guión cinematográfico «El desentierro» a su novela.
Así nació la novela que Ramón Cerdá está presentando en su pre-edición, y hoy daré a conocer a través de esta reseña.
El autor junto al Director de cine Nacho Ruipérez, manejaron la posibilidad de que hubiera tres finales en esta historia, de hecho los hay.“El destino”, “Desenlace guión original” y “Desenlace guión alternativo”.
El autor se encarga de destacar qué tipo de final desea continuar el lector. Yo opté por “El destino”.
Pero por supuesto, leí todos.
Y sí, debo admitir que “El destino” era el que quería haber leído y acerté.
El desenlace del guión original es realmente inesperado, fuerte, esos tipos de finales que te dejan con la boca abierta. Duros muy duros, sangriento, donde lo hubiera pasado muy mal de haber elegido ese final, por mi manera de asimilar las escenas. A quienes les gusten los finales siniestros y cruentos es el ideal. Por eso, el autor, hace referencia a que este final, es muy de cine.
El desenlace del guión alternativo, no tiene mucha emoción desde mi punto de vista, pero está bien planteado y deja la historia sin cabos sueltos, y es un final previsible.
En la historia hay una serie de personajes muy bien armados psicológicamente. Cada uno de ellos tiene un carácter que, Ramón supo identificar y darles una personalidad adecuada e independiente para el tipo de novela que es.
En esta novela encontrarás mucho misterio, intriga, muertes, abusos de poder, sexo, prostitución, —incluso, infantil— venganzas, dinero sucio y fácil. Contiene lenguaje adulto, debido a la trama de la novela, no se olviden que trata temas actuales y fuertes.
Lo que me sorprendió fue la facilidad que tiene el autor de pasearnos en tiempo y espacio, sin perder el hilo, durante las conversaciones. Nos lleva mentalmente a visualizar muchos episodios que transcurrieron. Esto hace que la novela sea dinámica y entretenida además de llevarte al extremo de la incertidumbre por desear saber que pasó, sin perder el interés.
Transcurre una parte de la historia en tiempo actual, y otra parte se centra en el pasado, veinte años atrás.
En la actualidad, Diego, estudiaba en Madrid. Jordi hacía vida en Barcelona desde muchos años atrás. La llamada de su primo, después de veinte años, los hizo reencontrar en el pueblo, donde pasaron parte de sus vidas muy unidos.
En el entierro de Félix, padre de Diego, contrariamente se desentierran sucesos, de los cuales Jordi y Diego tenían convicciones diferentes. Al reaparecer Vera, (una niña supuestamente muerta dos décadas atrás) les lleva a dudar, de que nada fue como les habían contado. Así se desata una investigación que tratan de hacer los primos sin que nadie lo note. Pero pueblo chico, infierno grande, sobre todo en donde existe una persona que maneja todo. Germán Torres, dueño de casi todo el pueblo y quien tiene su propia marioneta sin escrúpulos, obediente a cualquier aberración que éste le pida, un ruso llamado Iván.
El pueblo del que se habla en la novela, puede ser uno de los tantos pueblos de Valencia (…), en el libro no revela en ningún momento el nombre. Al vivir en Valencia, me fue fácil ambientarme en el escenario, eso me gustó, (…).
Secuestros, muertes, abuso de poder, muchas cosas son por las que se tienen que enfrentar Jordi y Diego.
Jordi emprende camino, para una de sus investigaciones, pero una mala maniobra lo deja varado en el costado de los arrozales sin poder retomar la ruta. A lo lejos, observa a unas libélulas revoloteando alrededor del club Flamingo en ruinas, trayéndole viejos recuerdos, recuerdos de cuando el club estaba en su esplendor.
Mientras esperaba la grúa que acababa de pedir a Diego por teléfono, se decide a entrar e investigar qué hay dentro del club.
Una biblia completa pero desgastada y estropeada, fue una de las primeras cosas que se encontró, al observarla se da cuenta que está abierta en la página del profeta Jeremías invitándole a leer el versículo:
“¡Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces!…”
De repente susurros y zumbidos le hicieron notar la presencia de una sombra tenebrosa, más voces que repetían lo mismo… Aparece un mendigo, rodeado de libélulas… Se dirige a Jordi diciéndole que ellas, lo habían provocado a que entrase al lugar, que guiaban su camino. Tras el susto, de escuchar esas, y otras confirmaciones, Jordi, siente algo extraño hacia el vagabundo.
Cruzó algunas palabras con él, hasta que comenzó nuevamente a sentirse incómodo por las cosas que le decía el mendigo y, al notar que algo extraño había en él, marchó confuso. Le transmitía sensaciones opuestas.
“Solo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible ante los ojos”. (A. De Saint-Exupéry)

****

Para Jordi, su padre fue lo peor, no supo entender por qué una prostituta fue más importante que su propia familia. No entendía ese amor. Ese amor descontrolado que tenía por Tatiana. ¿Cómo iba a entenderlo si él tenía 8 años cuando lo abandonó? Pero Richie, amigo de andanzas de su padre, le hizo comprender que el día que él se enamore, sabría que el amor es fruto de una locura, en el amor no hay cordura. Todo gira en torno a ese amor que es único y no se compara con nada. No existe la conciencia, no existe nada en su mundo que no sea solo ese amor; incluso aunque lastime a su propia familia.
Lo que es capaz de hacer una persona por amor no llega a entenderse jamás por quienes han sufrido a raíz de ese hecho. Pau, puso en juego su vida y no le importó, él quería vivir junto a Tatiana aunque tuviera que pagar las consecuencias, a toda costa quería librarla, de la mafia, de la prostitución. A pesar de meterse en deudas impagables y éstas lo llevaran al peligro y a enfrentarse a gente “pesada”. Su propio hermano, Félix se distanció por no haberlo obedecido y no alejarse de Tatiana.
****
Dentro de las paredes del club, una habitación, la número ocho, (suelto de un extremo, recostado, formando la imágen del infinito) fue testigo de una pasión más allá de la propia racionalidad.
Un mendigo, que vivía ahí desde hace años, acompañado de unas cuantas libélulas bailarinas, supo esconder el secreto de esa pasión descontrolada, guardándolo bien dentro de su corazón.
Reseña completa e información adicional aquí
Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

0 Comentarios.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón