Tasa de inevitabilidad. Un mundo imperfecto

El mundo perfecto no existe, un concepto así ni siquiera tiene el mismo significado para todos porque lo que es ideal para unos resulta una aberración para otros. Unos considerarían un mundo perfecto aquel que incluyera los festejos taurinos y otros pensarían lo contrario, unos abogarían por la no limitación de velocidad en las carreteras y otros por un control cada vez mayor. Pero cuestiones de este tipo aparte, que no son sino preferencias de unos u otros, lo que es cierto es que, ni por esas, existe el mundo perfecto. El viernes leí en los paneles luminosos de la carretera algo así como que se habían marcado el objetivo de cero muertes en carretera y para eso se incrementaban (como todos los años) los controles de alcoholemia en estas fechas navideñas, aprovechando que las empresas celebran las comidas y cenas de Navidad. Yo sigo pensando que el objetivo es recaudatorio, pero no voy a referirme a eso ahora. Lo que me recordó el dichoso cartelito fue que existe lo que se llama tasa de inevitabilidad y eso nunca lo tienen en cuenta.

La tasa de inevitabilidad y sus consecuencias

#Tasa de inevitabilidad

La tasa de inevitabilidad… es inevitable

 

No importan cuántos controles de alcoholemia hagan, no importa que haya penas de cárcel por exceder la velocidad, no importa que el carnet sea por puntos, no importa que pongan un millón de guardias civiles persiguiéndonos desde tierra mar y aire… La tasa de inevitabilidad seguirá existiendo, quieran o no. Una de las cosas que lo demuestra ha sido que durante años han estado bajando las muertes por carretera y ellos (Tráfico y CIA) se han colgado las medallas de que ha sido por sus medidas, sin tener en cuenta que el verdadero motivo fue la reducción de los desplazamientos por carretera a causa de la crisis. Solo un menor uso de las carreteras podrá reducir los accidentes… pero nunca podrá eliminarlos por completo. Al menos no mientras haya coches, conductores y carreteras. Los accidentes de Tráfico existen desde 1896. Ya en agosto de aquel año hubo dos accidentes con víctimas mortales, cuando apenas habían coches.

Las campañas de Tráfico no pueden acabar con los despistes, no pueden acabar con la confluencia de múltiples factores que coinciden hasta provocar un accidente. Y lo mismo ocurre con los asuntos de violencia de género (o de cualquier otra violencia). Nunca terminarán. Siempre prevalecerá la tasa de inevitabilidad. Por muchas medidas que se tomen, por muchas leyes equivocadas que se dicten, nunca se conseguirá eliminar ciertas cosas… por la tasa de inevitabilidad… y porque el mundo perfecto no existe. Y si nos referimos a la ciencia ficción, ni siquiera interesa que exista si nos hemos de referir a un mundo feliz como el de Aldous Huxley.

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

3 Comentarios.

  1. Ramón, no crea en un mundo perfecto ni en políticos desinteresados. Esas campañas forman parte desde hace años de una campaña de la Unión Europea que se ha marcado como objetivo reducir las muertes en carretera al 50% de las que había, creo que en 2009.

    Como parte de ella España recibe fondos, y esos fondos se utilizan discrecionalmente por los gobiernos para hacer campañas pero también para otras cosas menos confesables, como publicidad, inundar las carreteras de rádares, de paneles luminosos, (los pórticos electrónicos que hay en autovías y carreteras y que cuestan una pasta gansa) y otras muchas «medidas» que son un jugoso negocio para muchas empresas que chupan de los presupuestos de la DGT. ¿Recuerda los fondos de formación que se desviaban a empresas amigas, sindicatos y patronales y que nunca se daban? Bueno, pues algo de eso hay.

    Esas subvenciones o fondos de la UE, son finalistas, y cuanto más demuestren que sirven para reducir las muertes, más se reciben. De ahí el interés en que los muertos que se contabilizan sean los que mueren en el asfalto, in situ, los que mueren al cabo de unos días en el hospital, no cuentan, son heridos. ¿se achacarán al sistema sanitario? Como en la ideología de género hay un gran montaje económico alrededor.

  2. De acuerdo, pero ello no obsta a que esa tasa se pueda reducir. Ello justificaria toda accion tendente a dicho objetivo.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón