Suspensión cautelar sobre la legalización de libros. Lo que dice de ello el Sr. Registrador de Granada

Leo el escrito sobre lo de la suspensión cautelar que hace el señor Registrador de Granada y me quedo muerto. Hablo de la legalización del libro de actas telemáticamente. No me extenderé mucho sobre ese asunto porque ya lo traté en el artículo de ayer, pero me encuentro con alguna perla nueva que siento la obligación de compartir y comentar.

Suspensión cautelar:

Dice don J. Á. G. V.:

#Suspensión cautelar

Suspensión cautelar sobre los efectos del Espíritu Santo

«Sin entrar en el fondo de la cuestión que no nos corresponde, e incluso reconociendo que la Instrucción contiene normas de alcance general, creemos que los reparos que pone la asociación a la Instrucción para pedir la suspensión cautelar son exagerados y muestran un cierto grado de desconocimiento, que han hecho extensivo al Tribunal, sobre cómo se desarrolla la legalización de libros en los RRMM».

Lo bueno viene ahora:

«La principal objeción que se le hace a la Instrucción es que los libros al ser legalizados se incorporan a los ficheros del RM abarcando ex novo el contenido de los libros. Nada más lejano a la realidad pues de los libros una vez legalizados lo único que permanece en los ficheros del Registro son la sociedad a la que pertenecen, la clase de libro de que se trata, el número que les corresponde dentro de cada libro y sus fechas de apertura y cierre. El contenido del libros, si bien se puede visualizar en el momento de la legalización, una vez legalizado y autenticado con la pertinente huella digital, desaparece por completo de los ficheros electrónicos del registro y en ningún caso se podrá certificar o dar notas de su contendido.

Analicemos la negrita: La empresa tiene la obligación de enviar el contenido de las actas al Registro Mercantil. El Registro Mercantil las visualiza y las autentica… y ¡A continuación desaparece por completo de los ficheros electrónicos! ¡Madre de Dios del Amor Hermoso y el Santo Suspiro!, entonces ¿para qué c… se tiene que enviar el contenido del acta? ¿Qué autentica la huella?, ¿que por unos instantes un oficial del Registro Mercantil ha visualizado de manera fugaz por pantalla la certificación que a continuación autentica por ósmosis para, más a continuación, ser borrada y eliminada del ciberespacio?

Lo dicho al principio, me quedo muerto.

Tendrán que cambiar el concepto de las tasas y a partir de ahora, en vez de llamarlas de legalización de libros de actas pasará a llamarse de Borrado Ipso Facto de lo aquí recibido por Obra y Gracia del Espíritu Santo.

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

5 Comentarios.

  1. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha paralizado la orden que obligaba a las compañías a enviar telemáticamente los libros de actas, donde se registra toda la actividad del consejo de administración.

    Ha sido una lucha contrarreloj, pero las compañías cotizadas han logrado bloquear una decisión administrativa que les obligaba a enviar al Registro Mercantil toda su información confidencial, incluida las decisiones de su consejo de administración y los contratos de los altos cargos, entre otros datos delicados.

    Las primeras alarmas saltaron el 15 de febrero de este año, cuando la Dirección General del Registro y el Notariado publicó una instrucción en la que imponía a todas las sociedades españolas a enviar de forma telemática lo que se conoce como libros de los empresarios. Este término es tan amplio que no sólo engloba a las cuentas y otros documentos contables, sino también a las actas de las compañías, es decir, el libro en el que se registra toda su actividad, especialmente la relacionada con las decisiones que toma su consejo de administración.

    El plazo que se dio a las empresas para enviar estos datos finalizaba el 30 de abril. Mientras intentaban cumplir con los plazos en un tiempo récord, las sociedades cotizadas, a través de Emisores Españoles, encargaron al despacho Hogan Lovells que presentara un recurso para intentar paralizar la medida.

    Finalmente, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid decretó ayer como medida cautelar la suspensión de la instrucción hasta que exista una sentencia al respecto, por lo que ninguna firma tendrá que presentar esta documentación.

    Funcionamiento
    Hasta ahora, la mayoría de las compañías optaban por presentar telemáticamente sus libros contables, pero no así el de actas. Sobre todo en el caso de empresas que manejan mucha información confidencial, lo habitual es acercarse físicamente al Registro Mercantil y solicitar un libro de actas en blanco, que se lleva a la compañía. Una vez allí, se va completando y, cuando se termina, se acercan otra vez al registro, donde simplemente lo sellan, pero nadie lo lee y queda a buen recaudo en los archivos internos de la compañía.

    Sin embargo, la Ley de Emprendedores, aprobada en 2013, introdujo un cambio en este sistema, ya que obliga a todas las personas jurídicas a presentar los libros de los empresarios de forma telemática. A falta de un reglamento mejor, la Dirección General del Registro y el Notariado decidió emitir una instrucción, en la que se solicitaban también las actas, pero sin entrar en detalles sobre cuál iba a ser su uso o los sistemas que se utilizarían para garantizar su confidencialidad. Es más, algunas empresas aseguran que el sistema planteado era tan básico como enviar por correo electrónico un documento con las actas del consejo de administración escaneadas.

    Una decisión que llega tarde para muchas firmas
    Tanto grandes cotizadas como pequeñas empresas celebraban ayer la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) de suspender cautelarmente la obligación de enviar el libro de actas de forma telemática al registro. Sin embargo, mientras que las grandes empresas contaban con que su recurso tuviera éxito, muchas pymes ya habían enviado los datos, ante el temor a posibles sanciones si, finalmente, no cumplían con los plazos establecidos. Además, ninguna se ha librado de los sobrecostes y el trabajo invertido en preparar todos los datos por si, finalmente, no prosperaba la acción. El problema ha sido que la decisión del juez ha llegado con una antelación de tan sólo cuatro días, ya que el periodo finalizaba el 30 de abril.
    Claves para entender la decisión del TSJde Madrid
    En 2013, la Ley de Emprendedores, en su artículo 18, estableció la obligación para todas las empresas españolas de presentar sus libros en el Registro Mercantil de forma telemática.
    El 15 de febrero de 2015, la Dirección General del Registro y el Notariado emitió una instrucción, en la que se hacía una interpretación amplia de la norma, y exigía a las empresas que presentaran electrónicamente también el libro de actas, que contiene información confidencial de la compañía.
    Saltan entonces las alarmas en el sector empresarial, ya que la orden no especificaba qué uso se le iba a dar a esa información ni qué mecanismo de garantía se establecía para asegurar su confidencialidad.
    Hace 20 días, las sociedades cotizadas que integran Emisores Españoles encargaron al despacho Hogan Lovells que interpusiera un recurso contra esta decisión.
    El TSJ de Madrid ha decretado la suspensión cautelar de esta instrucción hasta que emita una sentencia al respecto.
    Por tanto, y salvo resolución en contrario, ninguna compañía está obligada a entregar esta información al Registro Mercantil de forma telemática.
    Las empresas podrán acudir físicamente al registro y sellar el libro de actas, para después llevárselo a la compañía y archivarlo internamente, asegurando así la confidencialidad de la información contenida en esas páginas.

    • Lo curioso, que ya comentaré en otro artículo, es que los Registros no se dan por aludidos. Ayer mismo recibí del Registro Mercantil de Valencia, el justificante de legalización de cuentas anuales de mi sociedad EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS S.L., y me dicen…

      «ES ADVERTIR QUE NO CONSTA LEGALIZADO EL LIBRO DE ACTAS CORRESPONDIENTE AL EJERCICIO 2014»

      Y en mi sociedad BUSINESSTERAPIA ASOCIADOS 21 S.L., también del Registro Mercantil de Valencia:

      «Es de advertir que falta legalizar el libro de actas correspondiente al ejercicio 2014 de conformidad con lo dispuesto en el artículo 18 de la Ley 14/2013 de 27 de septiembre de apoyo a los emprendedores y su internacionalización»

      Como digo, esto da para otro artículo 😉

  2. Lo dicho ayer, este es el país de la BURROcracia en MAYÚSCULAS y si esta conlleva aumentar los ingresos de unos pocos en contra de unos muchos pues mejor que mejor.

    Cada vez estoy más convencido de que somos uno de los países menos competitivos por la cantidad de trabas BURROcráticas, por la cantidad de funcionarios (sin control de eficacia ni objetivos) y por los 400.000 políticos, si a eso le unimos que tenemos 17 fronteras internas, con leyes diferentes, que cuando tienes que poner un punto de venta tienes que tener en cuenta la normativa de cada sitio (diferente en los 17 reinos) y la cantidad de licencias, tasas y yo que se que hay que hacer.

    Y lo que es peor, ninguna mente lúcida (dentro de la política) se le ocurre que esto no puede seguir así, y lo que todavía es mucho peor es que la gente de a pie tampoco quiere cambiar aunque diga que sí (si le dices a los de Agullent que les van a quitar el ayuntamiento se monta la de dios, o que a cualquier autonomía les vas a quitar competencias).

  3. José Antonio Gracia Percebal

    Esto tiene que deberse a una epidemia de cretinoestupidez, potenciada por un delirio recaudatorio grave.

    Madre mía como estamos!!!!

Deja un comentario


La Lectura de Ramón