Stop radicalismos. Sigamos con la cultura del chivatazo y el soplón

Stop radicalismos es el nuevo eslogan del proyecto que el Ministerio del Interior está poniendo en marcha estos días con la intención de frenar el proceso de radicalización islamista entre la población musulmana de nuestro país.

Lo llaman «plan social» para hacernos cómplices de él y lo sitúan «en la antesala de la lucha contra el terrorismo» para hacernos sentir como unos héroes si denunciamos alguna acción sospechosa.

Pondrán a disposición de la ciudadanía unos teléfonos que serán atendidos en español y en árabe. En dichos teléfonos se podrán realizar denuncias anónimas sobre comportamientos que, a juicio del denunciante, sean sospechosos de radicalismo.

Estoy a favor de Stop radicalismos, pero…

#Stop radicalismos

Stop radicalismos. ¿Más denuncias anónimas? No es la solución.

No quisiera que se pensara que no estoy a favor de la lucha contra el radicalismo islámico. Lo considero una amenaza y creo que hay que combatirlo. Ahora bien, ¿denuncias anónimas? ¿Sobre qué tipo de actuaciones? A mí me puede parecer muy sospechoso que varios individuos de raza musulmana se reúnan en un local, pero ¿debería denunciarlo? Una cosa es que alguien sea testigo de un robo, o de un asesinato, ¿pero qué quieren exactamente que denunciemos?Partiendo de la base de que somos culturas muy distintas, de entrada cualquier comportamiento musulmán nos puede parecer sospechoso, y más en una situación como la que estamos viviendo. ¿Hemos de llamar para denunciarlo? Esto me recuerda a cuando lo de los judíos y no sé por qué, me parece una idea lamentable.

Ya les anticipo que yo no voy a usar ese teléfono para nada; bueno, ni el teléfono, ni la página web que dicen que también estará operativa para recibir denuncias anónimas, o la aplicación policial para móviles (AlertCops).

Otra de las medidas (más razonable que las denuncias anónimas según mi limitado entender) será la contranarrativa en redes sociales, con la intención de hacer frente al potente marketing de los grupos islámicos.

Lo recuerdo una vez más, aunque ya lo he comentado varias veces en el blog: cuidado con las políticas del chivatazo cada vez más habituales. Las quieren usar para todo… si ves a alguien fumar denúncialo, si alguien no paga un impuesto, denúncialo, si no paga Seguridad Social, denúncialo, si es musulmán y te mira mal… denúncialo.

Ya se ha demostrado que la mayoría de las denuncias no se hacen por solidaridad ni por civismo, sino por venganza; si ahora se potencian las denuncias anónimas contra los musulmanes, no quiero ni pensar en qué se pueden convertir.

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

9 Comentarios.

  1. Supongo que cualquiera de nosotros avisaría a la policía si apreciara indicios de actividades delictivas, cualesquiera. Para eso no hace falta un buzón o teléfono de denuncias.
    Pero parece que quieren ir más allá. A falta de saber más del asunto, la idea me recuerda a la extinta RDA y a la Stasi, donde todos espiaban a todos y tu mujer podría estar pasando informes sobre tu vida íntima al oficial correspondiente de la seguridad del estado.
    Cabría también preguntarse, a riesgo de ser etiquetado como xenófobo y racista, quién asume la responsabilidad por haber dejado entrar sin control en nuestro país a este tipo de gente.

    • La obligación, ya no moral, sino legal de denunciar un delito es algo que ya existe. Si somos testigos de algo delictivo estamos obligados a denunciarlo. Lo que usted dice es bien cierto, esto va más allá.

  2. todo es poco contra estos

  3. NO TODOS LOS MUSULMANES SON TERRORISTAS.
    PERO SI TODOS LOS TERRORISTAS SON MUSULMANES.

    • Tomas Morales Duran

      Eso de que “Todos los terroristas son musulmanes” quiere decir que “Todos los terroristas musulmanes son musulmanes'”? Si es así es una obviedad que te podías haber ahorrado.
      Si no, me estás hurtando el derecho como no musulmán a ser terrorista si me place, o hay alguna ley física (de libro de texto, ojo) que me obligue a convertirme al Islam previamente a establecerme como terrorista? Dame la referencia.
      De terrorismo pensaba que lo sabía casi todo y eso lo ignoraba.

  4. Todas las dictaduras utilizan el método del chivatazo anónimo. Las denuncias se deben hacer en comisaría o en el juzgado, con DNI y nombre y apellidos. Y someterse a la legislación de falsa denuncia que es lo que le da valor. Todo lo demás tiene un tufo fascistoide venga de donde venga. El fin nunca justifica los medios o saldremos de guatemala y caeremos en guatepeor.

  5. David Vicente

    Totalmente de acuerdo con el artículo de hoy. Muy mucho tenemos que conocer a una persona (ya sea del país que sea y de la religión que sea) para saber detectar posibles radicalismos en su comportamiento de una persona. ¿En qué se puede convertir todo esto si empezamos todos a denunciar cualquier actitud sospechosa del vecino?…

  6. Esto ya se sale de madre, es que estamos en la edad media para denunciar al vecino de hereje?bueno cada vez que este gobierno dice algo se lucen como dicen en mi tierra, y que conste que yo estoy de acuerdo en combatir los radicalismos pero a chivatazos no creo que funcione, un saludo

    • Tomas Morales Duran

      Donde dice que para ser un terrorista terrible tienes que ser musulmán o parecerlo. Basta con tener Internet y un amigo borderline.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón