¿Somos analfabetos financieros?

Ante la pregunta de si, en general, somos analfabetos financieros o no, la preocupante respuesta bien podría ser un rotundo sí. Y es que los asuntos financieros tienen una gran trascendencia en nuestras vidas y no deberíamos desentendernos de ellos tan a la ligera como solemos hacer. No se trata de que nos convirtamos en expertos porque para eso ya están los expertos. Si necesitamos de un asesor para realizar una operación determinada, ahí estará para darnos servicio, porque tampoco tenemos por qué saber de todo.

¿Somos analfabetos financieros o simplemente no nos interesan estos temas?

#Somos analfabetos financieros

Somos analfabetos financieros. Esa es la triste realidad

Pues posiblemente una cosa lleve a la otra, el desentendernos de todo lo relacionado con las finanzas acaba llevando aparejado eso de que somos analfabetos financieros por dejadez.

Todo debería comenzar en la escuela. Aprender matemáticas está muy bien y es imprescindible (quizá no sean imprescindibles las derivadas o las raíces cuadradas, pero sí muchas otras cosas), pero ¿por qué no aprovechar esta materia para aprenderla junto con una necesaria cultura financiera?

Recientemente se ha publicado una encuesta en la que ha quedado patente que más del cincuenta por ciento de los españoles confunden PIB con IPC y en la mayoría de los casos ni siquiera sabe lo que son.

¿Cómo no vamos a meter la pata al firmar algún producto financiero con el banco, o esa hipoteca que todo el mundo acaba teniendo? ¿Por qué al ciudadano medio le interesa más el fútbol que las finanzas?

Deberíamos de hacernos algunas preguntas:

¿Somos analfabetos financieros por el hecho de que prefiramos ir a Hacienda a que nos hagan la renta por el hecho de que sea gratis, antes que hacérnosla nosotros o confiar en un verdadero profesional que se preocupe de nuestras necesidades?

Una de mis recomendaciones contra la incultura financiera. Ya disponible en este enlace.

Una de mis recomendaciones contra la incultura financiera. Ya disponible en este enlace.

¿Somos analfabetos financieros por acudir directamente al banco a contratar una hipoteca que probablemente dure más que nuestro matrimonio sin preocuparnos por compararla con otras, o sin consultar con un asesor que no sea del propio banco?

¿Somos analfabetos financieros por comprar preferentes pensando que son simples plazos fijos de toda la vida porque el del banco nos ha dicho que no hay problema?

¿Y si hablamos de Planes de Pensiones?

Sí, ya sé que estas cosas suelen resultar aburridas, pero son una necesidad diaria y como tal, deberían aprenderse en las escuelas. ¿Por qué no se hace? ¿Tal vez por el mismo motivo por el que se reducen cada vez más los pagos en efectivo? No, no me refiero a acabar con el dinero negro, esa es la milonga que nos cuentan, me refiero a hacernos cada vez más dependientes de los bancos.

Pero bueno, quizá sigamos prefiriendo ver el fútbol y tener algo de lo que hablar en el bar mientras nos hacemos un carajillo.

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

20 Comentarios.

  1. Totalmente de acuerdo con Ramón, en todo, el NEW WORDL ORDER ya no hay quien lo pare,

  2. JOSÉ MARÍA LÓPEZ RUBIO

    me declaro analfabeto financiero

  3. jose martín morillo

    Una asignatura que falta en las escuelas es la de educación financiera. Una simple table excel que yo descrubrí con 38 años… Sin comentarios

    • Todo empezó a ir mal cuando se cargaron la de urbanidad…

    • Pepe Barrientos

      Al gobierno no le interesa que sepamos demasiado sobre asuntos financieros y menos sobre como van los impuestos. Por que no se enseña a hacer la declaracion de la renta en los instituos? Acaso no es algo primordial en la vida de un español? Sencillamente porque sabrian que nos cobran de mas y eso no se puede permitir.

  4. Me pregunto para qué teníamos una institución como el Banco de España, que debía ser la obligada a proporcionar al inversor una información escrupulosa de los “muertos” de los que se ha inhibido públicamente, de la que no se obtenía nada que debía prevenir al inversor en forma fehaciente; jamás obtuve del Banco de España ni verbal ni gráficamente constatable de las consultas que presenté, por ejemplo, las famosas venta de obligaciones del klan RuizMateos con rendimientos del 7% cuando los tipos de interés estaban al 2%; solo recibí vagas inconsistentes insinuaciones verbales; no entré al trapo por simple convicción, previniendo lo que luego iba a ocurrir…… aquí los españolitos hemos demostrado una evidente inmadurez rayando en lo infantil……

  5. D. Ramón aquí la gente es analfabeta para todo y en lo que quiere, en todo lo demás somos el país de más picaresca del mundo, analfabetos somos a la hora de votar porque que hayan sacado más votos que ninguno la banda de saqueadores de lo público que tenemos gobernando en este país tiene bemoles

  6. Desde luego hay un general analfabetismo financiero y mucho engaño también. Yo, que ya peino muchas canas, si tuviera pelo, estudié FEN en el bachillerato en tiempos de Franco. En esa asignatura aprendíamos las nociones básicas de los que es el PIB, PNB al coste de los factores, Renta Nacional, etc. Amén de lo que es un estado de derecho, las leyes, derechos y deberes de los ciudadanos, y otros conceptos básicos que hoy deberían aprenderse en la ESO en una asignatura como educación para la ciudadanía.

    Evidentemente estaba trufada de conceptos ideológicos como el Movimiento, democracia orgánica y demás zarandajas propias de la dictadura franquista. Aunque debo decir que muchos años después de la vigencia de la Constitución actual muchas leyes no fueron derogadas y pocas leyes básicas fueron modificadas porque entraban perfectamente en el marco de la nueva constitución.

    Dicho esto diré que los bancos e instituciones financieras han campado por sus anchas engañando a la gente aprovechándose de su absoluta incultura financiera.

    Voy a contar una anécdota que ilustra el comportamiento del sector financiero. En un programa de radio sobre seguros invitaron a un asesor de marketing financiero que se jactaba de que habían popularizado productos financieros haciéndolos más amables al público. El conductor del programa intentaba vendernos la idea de invertir en seguros de accidentes laborales, y cubrirnos con seguros de responsabilidad civil en el ámbito laboral profesional.

    El asesor de marketing dijo: mientras no se quiten palabras con connotaciones negativas en seguros no se comprarán productos que al inversor le suenen mal como “responsabilidad”, “accidentes”, “enfermedad”, etc. y puso como ejemplo de cómo los de marketing como él habían convencido al sector financiero de que habían borrado en la publicidad los nombres de “acciones” o “participaciones” preferentes (que es como se habían llamado toda la vida) en simplemente “preferentes”. Así habían quitado lo esencial del producto, que es que en una quiebra se comportan como capital y no como deuda, y si no hay beneficios no se cobra la renta prometida. Y además disimulaban su verdadera naturaleza de deuda subordinada (a que haya beneficios) y la convertían en un producto de alta rentabilidad ocultando de paso que su vencimiento “era indefinido”, sin plazo y que sólo podrían venderlas en un mercado secundario si alguien se las compraba. Es decir les vendían renta variable indefinida como renta fija. Corría el año 2010 y las Cajas estaban colocando sus masivas emisiones de “preferentes”.

    Inmediatamente pensé en los vendedores de crecepelo de las películas que vendían jarabes milagrosos para todo, esta vez vendiendo productos financieros. Era además un auténtico engaño del que se vanagloriaba encima. El experto de los seguros se quedó estupefacto y le dijo que hacía muchos años que la publicidad de los seguros era muy seria a raíz de una jurisprudencia amplia que les había obligado a regular muy bien lo que se decía en la publicidad con serios quebrantos para las compañías que habían ocultado en la letra pequeña o en titulares la naturaleza del producto. Por aquella época se seguían vendiendo “preferentes” como churros a los abueletes por los directores de los bancos con la aquiescencia del Banco de España y la CNMV que sí tenían o debían tener cultura financiera y su misión era la protección de los inversores y del sistema financiero.

    • Y por supuesto la fórmula c r t partido por 100 (léase carrete partido por cien) la aprendíamos en bachillerato elemental, hoy primaria, antes de que se separaran ciencias de letras y del exámen de révalida (ése que había restaurado la LONCE y la izquierda quiere quitar para igualar por abajo a todos y que seamos mansos corderitos sin conocimientos elementales a merced del primer cantamañanas que hable bien y no diga lo que queremos oír).

      Desde la ley de educación socialista de Rubalcaba (fue ministro de educación con Felipe Gonzalez) la LOGSE no sólo hay incultura financiera es incultura general. Y ya no digamos con los nacionalismos enseñando “sus” geografías y particularismos históricos.

      • Ahora mismo, se acaba de dar la noticia de que el Tribunal europeo de Justicia, de Luxemburgo, acaba de echar para abajo la sentencia del Supremo, ampliando la devolución de la cláusula suelo desde el principio del préstamo por NULA y no, como inexplicablemente y contra todo sentido común y jurídico, en un juicio salomónico de los de partir al niño en dos, el TS había sentenciado: a devolver desde 2013.

        Otro agujero para los bancos. Los medios de comunicación oficiales y las terminales mediáticas del Gobierno nos habían vendido en el verano que como el Abogado General se había mostrado a favor de no cambiar la sentencia del TS ya era cosa juzgada. Vano intento de forzar al Tribunal. La mentiras tienen patas cortas.

        Ya lo he dicho antes, gracias al TE de justicia estamos recobrando la independencia de la justicia en España. Solo por eso merece la pena estar en la UE.

        Y quedan todavía sentencias importantes en el tintero, como la del TC sobre las plusvalías municipales, que, o mucho me equivoco, o visto esta sentencia, se va a inclinar en contra de la hacienda. ¿Será por eso que Montoro se ha anticipado con el próximo catastrazo que nos acaba de colocar?

    • El marketing mal empleado puede ser muy peligroso 🙂

  7. Lo somos, yo el primero, y estoy plenamente de acuerdo en lo que comentas de que deberian esnseñarse las bases la economia en la escuela, aprovechar las mates para algo más, no creo que unas clases de economia fueran malas y quizas nos evitariamos de adultos algunas sorpresas desagradables, almenos que la terminologia no nos fuera ajena, que ahora mismo te empiezan a decir terminos y acabas mareado

  8. Creo que los primeros que nos quieren ignorantes son los políticos y los funcionarios. Varias veces me han contestado en Hacienda que si quiero saber algo me busque un asesor. Menos mal que internet nos ha traído una fuente inagotable de información. Todo está cambiando.

  9. Analfabetos financieros yo creo que no. Pero que no pasamos de primaria en la mayoría de los casos, eso seguro.
    Desde luego mucha culpa es nuestra, de los ciudadanos, por puro pasotismo. Mucha más es de que nadie se ha preocupado de meter en los planes de estudio algo de educación financiera básica.
    Algo están haciendo ahora el BdE y la CNMV con http://www.finanzasparatodos.es/ o el http://www.diadelaeducacionfinanciera.es/ pero queda mucho camino por andar.

    Digo ésto porque hay una época que acaba de morir; la época de nuestros padres y abuelos en las que se confiaba ciegamente en el personal del banco o caja de ahorros. Sobre todo en las cajas de ahorros. Es un modelo que funcionó en el siglo XX y que funcionó bien.
    Cierto que los tipos de interés eran más altos y que con una imposición a plazo fijo la gente sacaba su pequeña renta y estaban tan contentos. Lo más sencillo del mundo.

    Desde luego a cualquiera que se haya visto afectado por el tema de las preferentes se le puede preguntar:
    – ¿Pero usted firmó lo que le pusieron sin realmente entenderlo?

    Y la respuesta es sí. Pero es afirmativa precisamente por esa confianza (o abuso de ella) que se había creado. Si fulanito que le conozco desde que yo era pequeño me dice que este producto es bueno ¡cómo podría yo dudarlo! Y la gente a poner ahí todos sus ahorros.

    Algún “listillo” habría pero la mayoría, inversores de perfil muy conservador, no estaban buscando especular ni pingües beneficios, sino simplemente mejorar unas rentabilidades que en los depósitos a plazo fijo habían caído notablemente.

    De esa ingenuidad colectiva los ciudadanos en general somos parcialmente responsables, pero también es cierto que quienes sabían lo que pasaba simplemente dejaron hacer y esperar a ver qué salía.

    Al final están siendo los jueces los que terminan por dar la razón a los ciudadanos estafados. Dificil poder considerar un broker experto a un jubilado de 80 años que nunca pasó de leer y escribir y las cuatro reglas.

    Ahora hacen esto de la MIFID que más que para ayudar al inversor sirve casi más para descargar de responsabilidad a las entidades bancarias. Pero lo que sí tendré que reconocer es que ya hemos perdido la “inocencia” en materia financiera y cuando entramos en una sucursal bancaria ya sabemos que no entramos en territorio amigo, por mucho que nos sonrían.

  10. Quizás porque en esta sociedad al grito de es que me han estafado se les devuelven el dinero. Yo estoy cansado de amigos que me daban la tabarra porque no invertia en sellitos, de los que su cuñado el director de oficina les había conseguido preferentes, otro visionario listisimo se cogió una hipoteca en yenes….Todos ellos listos de bar riéndose de los demás mortales no tan “enteradillos” como ellos. Eso sí,. Todos al grito de me han engañado han conseguido que les resarzan. Lo que no entiendo es por qué nadie les pregunta, oiga, y si Vd. no sabía de esto, por qué no consultó a alguien que supiese?. La respuesta es ….Porque en España ser tonto tiene premio.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón