Sentencia por malnutrición del bebé. ¿Un caso de machismo?

Lo que más me ha llamado la atención de la sentencia por malnutrición del bebé que ayer me pasó un lector de este blog, no es en sí mismo que se castigue a los padres por una alimentación inadecuada de su hijo, sino la distinta vara de medir utilizada para padre y madre. Una diferencia que tiene consecuencias, bajo mi punto de vista, muy importantes.

Sentencia por malnutrición del bebé, ¿cuestión de machismo?

#Sentencia a los padres por malnutrición del bebé

Sentencia  por malnutrición del bebé. Machismo en el Tribunal.

Cuando hablamos de machismo, normalmente nos referimos a supuestos privilegios masculinos en detrimento de los derechos o el bienestar de la mujer. Y no digo que no sea así; hay conductas típicamente machistas que pueden resultar ofensivas, aunque estén plenamente aceptadas en nuestra sociedad. También es cierto que muchos de esos comportamientos solo son reprendidos por un cierto sector feminista. En cualquier caso, trayendo aquí el asunto del machismo, es evidente que esa forma de ver el mundo también tiene el lado oscuro para el hombre. Sería el caso de los agravantes de las sentencias por sexo. Nadie admitiría una agravante de una condena por el hecho de que el condenado fuera homosexual, o musulmán, o negro… Alguien podría secretamente desearlo, pero estoy convencido de que no cabe para nada en nuestra sociedad actual una cosa de esas. Ahora bien, pese a ello, y pese, también, a tanta palabra vana sobre igualdad de género, sí que se acepta que un hombre cumpla mayor pena que una mujer por unos mismos hechos. No hace mucho, alguien de un partido político insinuó que eso había que eliminarlo y me parece que se le echaron los perros encima hasta tal punto, que ya no se ha vuelto a hablar del tema.

En esta sentencia en concreto hablamos de una malnutrición a un bebé, no por abandono, sino por ignorancia, por querer seguir unas costumbres ancestrales absurdas relacionadas con la religión. Pero la sentencia alega que la mujer era prácticamente analfabeta y que estaba sometida al hombre. Lo curioso es que en ningún caso se dice que el hombre quisiera hacer daño a su hijo. O sea, que ninguno de los padres querían causarle daño, pero por lamentables circunstancias así ocurrió.

¿Por qué entonces la sentencia condena a dos años a la mujer y a cuatro al hombre? La diferencia (el doble) ya me parece una barbaridad, pero hay más: la mujer no tendrá que cumplir condena si no tiene antecedentes, y el hombre se tendrá que chupar los cuatro años, menos los que le puedan quitar por buena conducta y otras cuestiones. Mientras, la mujer, según dicen completamente ignorante y analfabeta, se queda sola en casa y en país extraño.

La sentencia de la Audiencia de Barcelona dice entre otras cosas:

El padre «insistía en que se alimentara a sus hijos conforme a la dieta típica de su país».

La madre, mostraba sumisión al marido «propia de la religión mahometana que profesan y de los roles imperantes en la cultura de su país de origen».

Todo ello cultural. Sí, una cultura distinta a la nuestra, pero cultura al fin y al cabo.

Una m… de sentencia bajo mi punto de vista.

Ramón Cerdá

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

6 Comentarios.

  1. agravantes de las sentencias por sexo las hay muchas y tengo uno muy cercano, yo votare al partico » ciudadanos» que lleve esa reforma de la ley tan injusta que se le aplica ha todo varon, menos al inventor de la misma sr. aguilar, minitro de justicia del peor gobernate que hemos tenido desde fernando VII. animo ciudadano, os votaremos muchos hombres y tambien muchas mujeres que saben de lo injusta de esta ley,

  2. Dejando a un lado el tema de los usos y costumbres de cada pais, un juez con un poco de sentido común a lo que condena a este matrimonio es a recibir clases de alfabetización, aprendizaje del idioma y nociones como mínimo básicas de alimentación e higiene para que el niño no vuelva a sufrir más. Y controles periódicos para comprobar que cumplen con lo aprendido. Ser ignorante no es delito, el delito vendría después si persisten en el comportamiento anterior cuando se les ha explicado lo que es correcto para el pequeño y lo que no. Vamos, es mi razonamiento.

  3. Mi felicitación por su mesurado «post».
    La existencia de dos Derechos Penales distintos por razón de género se ha declarado «constitucional» (no olvidemos que el T.C. no es Poder Judicial sino un órgano político del Poder Legislativo) pero es a todas luces injusta (y por ello el T.S. la va corrigiendo).
    De la Ley Integral contra violencia de género (aprobada por unanimidad) destacó dos elementos objetivos y uno subjetivo: «violencia ejercida por varón sobre mujer», «en el ámbito de una relación afectiva presente o pretérita (e incluso sin convivencia alguna)» y «con una intencionalidad denigrante» (todos los entrecomillados son míos y para concretar los conceptos).
    Dejando aparte otras consideraciones (y tengo muchas), la violencia puede ser ejercida «sobre personas a cargo de esa mujer», siempre que sea con las demás circunstancias: es una «violencia indirecta» sobre persona interpuesta.
    La literalidad de la ley presume tal intención (!) por lo que los principios de presunción de inocencia y de que la carga de la prueba atañe a la acusación… quedan en nada. Hasta que el TS pone las cosas en su sitio (y es inimaginable que una sentencia del TS y acorde con el Derecho Penal sea anulada en ninguna otra instancia). Es decir: actualmente la intención de denigrar a la mujer por razón de sexo ha de demostrarse (no parece ser el supuesto ¿no?).
    Para evitar los contenidos socioculturales de esa Sentencia de la A.P., expongo un caso real y casi idéntico: unos padres veganos fueron enterrando a sus hijos, uno tras otro, pues no sobrevivían a una dieta a base solo de leche de almendras (creo que se puede encontrar aún en Internet si el abusivo «derecho al olvido» no lo impide).
    La única razón que permite castigar más a uno de los padres es por haberse probado menor autoría en el otro. Y eso no tiene relación con la violencia de género (ni por raza, religión o etc.)

Deja un comentario

Trackbacks y Pingbacks:


La Lectura de Ramón