Sentencia a favor de D. Joaquín Borrell, ex-decano del Colegio Notarial de Valencia

No hace mucho tiempo fuí condenado a pagar 6.000 euros a D. Ramón Marzal Doménech, Jefe de la dependencia Regional de Hacienda de Valencia por intromisión ilegítima a su derecho al honor, como yan publiqué en un artículo anterior. Por aquel entonces y por motivos similares tuve también mis más y mis menos con D. Joaquin Borrell, el entonces decano del Colegio Notarial de Valencia, el cual me ha estado haciendo la vida imposible durante siete de sus ocho años de mandato continuado.

Pero esta vez no he sido yo el condenado, dado que no soy el único que tiene una opinión negativa de este señor (Como parece ser que él la tiene de mí. Al fin y al cabo, ambos tenemos derecho a discrepar el uno del otro guardando las formas).

En esta ocasión los condenados han sido el también ex-decano del Colegio Notarial de Madrid D. José Aristónico Garcia y director de la revista EL NOTARIO DEL SIGLO XXI.

Todo proviene de un artículo que se publicó en dicha revista en el número 17 de enero-febrero de 2008, en la sección “Las notas de Juvenal” En dicho artículo titulado “OBSESIÓN PATOLÓGICA” (no haré comentarios sobre el título no vaya a ser que me quieran demandar también a mí), ni siquiera mencionan el nombre del Sr. Borrell, pero por lo visto se encontró plenamente identificado y presentó la oportuna querella en  su momento.

Parece ser que le ha salido bastante bien (no se si el Sr. Aristónico tiene previsto recurrir) porque le corresponde una indemnización de 5.000 euros (su honor está un poco por debajo del Sr. Marzal, aunque bastante por encima de los príncipes de Asturias cuyo honor fue “tasado” en 1.000 euros cada uno cuando lo de la publicación ofensiva en la portada de EL JUEVES. Estas valoraciones por lo visto son bastante subjetivas y se mueven en función del viento que sopla en cada momento.

El caso es que el Tribunal, a pesar de que el artículo estaba publicado en una sección de tono jocoso, o como dice el propio tribunal: “satírica”, cree que las expresiones claramente ofensivas que se utilizaron estaban fuera de lugar.

Los “culpables” han sido también condenados a publicar una nota de disculpas en la misma sección. Artículo que supongo que tendré ocasión de leer en breve, aunque si se presenta recurso quizás tardemos un poco más en verlo, o no lleguemos nunca a leerlo si finalmente le dieran la razón al Sr. Aristónico.

El artículo que dió origen a todo y que ahora tendrán que rectificar cuando la sentencia sea firme, en la redacción de EL NOTARIO DEL SIGLO XXI comenzaba así:

“La obsesiva y patológica fijación de cierto decano del litoral por cuestiones de otro colegio, puesta de manifiesto en las habituales pastorales que dirige a sus colegiados, es patética.”

Como digo, en ningún punto se mencionaba el nombre, pero eso, y el hecho de que la sección sea satírica, no ha influido en la decisión del Juez.

Nada quiero criticar ni en un sentido ni en otro, sino únicamente mencionar y dar a conocer unos hechos a los que he tenido acceso por mis lecturas habituales de las revistas EL NOTARIO DE EL SIGLO XXI y EL CONSEJO Revista Interna del Notariado.

Está claro que las relaciones entre los distintos colegios notariales no son precisamente buenas por lo que se ve.

Que cada uno opine lo que quiera. Yo se muy bien por quien decantarme en este caso.

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

0 Comentarios.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón