Secreto bancario en Suiza, el fin de una época

Lo del secreto bancario en Suiza parece ser que tiene los días contados. El Parlamento Europeo ha acordado recientemente dificultar a los ciudadanos europeos eludir a Hacienda desviando ingresos a cuentas bancarias en Suiza. El acuerdo (ojo que aún falta alguna que otra firma) parece ser que entrará en vigor en 2018. A partir de entonces, la Unión Europea y Suiza intercambiarán información sobre las cuentas que sus residentes tengan en territorio distinto.

Acuerdo de fin de secreto bancario en Suiza

#secreto bancario en Suiza

El secreto bancario en Suiza está previsto que termine en 2018

 

En el acuerdo alcanzado este año (2015), se han comprometido, no solo a intercambiar información sobre los ingresos, sino también sobre intereses, dividendos, ganancias derivadas de la venta de activos financieros y, quizás lo más importante: el saldo de las cuentas bancarias. El acuerdo cumple con los estándares ya existentes que se establecieron para la OCDE.

El acuerdo que está pendiente de firma, entraría en vigor el 1 de enero de 2017, dejando un año de plazo para que cada estado pueda adaptar su legislación, de manera que todo esté listo para el 1 de enero de 2018.

¿Habrá fuga de capitales en Suiza? ¿Dónde emigrarán?

Mi opinión sobre el secreto bancaria es muy distinta a la actual realidad y sé que puede resultar polémica, pero opino que el secreto bancario debería de ser absoluto, y no quiero decir con ello que esté de acuerdo con los paraísos fiscales. De hecho, si el secreto bancario fuera global, nadie necesitaría recurrir a los paraísos fiscales, con lo cual, esas fugas patrimoniales que tanto se quieren evitar, simplemente no existirían. ¿Para qué tendría nadie que recurrir a una cuenta bancaria en Suiza si pudiera tenerla en España en las mismas condiciones? Creo que es algo para meditar. Claro que se nos vende la película de siempre… Que si el narcotráfico…, que si la venta de armas… Creo que hay mejores maneras de luchar contra esas cuestiones. En todo caso, tengo claro que mi opinión dista mucho de la «corrección política» y que muchos serán los que están en contra. Lo único que quiero manifestar es que el secreto bancario podría tener muchas cosas positivas que no se tienen en cuenta (además de las negativas que ya conocemos todos).

Ramón Cerdá

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

7 Comentarios.

  1. La mas importante es que el Gran Hermano, el estado Leviatán, no pueda meter sus narices donde impera la intimidad de una persona. La Constitución establece entre los derechos fundamentales el derecho a la intimidad personal y familiar. Es uno de los derechos básicos al igual que la inviolabilidad del domicilio. Extensión de este es la cuenta bancaria.

    Son derechos que deben estar regulados por Leyes Orgánicas y que sólo a través de una Ley orgánica pueden ser modificados.

    ¿Alguien me puede decir la Ley O. que establece que el estado puede tener acceso a mis cuentas? ¿El Código Penal? Entonces será a través de un Juez que haya establecido a través del procedimiento judicial y con pruebas o indicios suficientes una presunción de delito. Fuera de ahí ni Rubalcaba antes, ni Montoro, ni ninguna autoridad administrativa tiene por qué hurgar en mis cuentas.

    A través de los movimientos de una cuenta se puede saber muchas cosas de una persona, el colegio de tus hijos, si estás afiliado a un partido político, si tienes una amante, si das pagos periódicos a una asociación, ONG, periódico, o revista (Play boy, el Mundo Obrero, La iglesia Hoy..) quién te ha hecho un ingreso, a quien se le ha hecho una transferencia, etc, muchas cuestiones de la órbita privada e intima de una persona en las que ningún funcionario (el estado actúa a través de personas) debería meter sus narices.

    Aquella frase de Rubalcaba » Yo sé todo de todo el mundo» es lo contrario de un estado de derecho, democrático y moderno y sobre todo constitucional. En este, la frase sería: «Yo podría saber todo de los presuntos delincuentes si un juez lo autoriza». Lo de Rubalcaba tiene un nombre: chantaje (de Estado)

    • Soy de esa misma opinión, de ahí que diga que estoy a favor del secreto bancario en su más amplia acepción. Y por supuesto, al igual que un juez, si hay causa probable, puede ordenar el registro de la vivienda, pues que ordene en su caso el de la cuenta bancaria, pero de ahí a que haya libre acceso… pues no.

  2. Los secretos bancarios, los secretos de estado y las protecciones de datos, a los únicos que protegen es a los tramposos. Los que no tenemos nada que ocultar sobre la procedencia y destino de cada uno de nuestros euros, nos importaría un bledo que los movimientos de nuestras cuentas fueran accesibles a cualquiera. El que algo teme, algo debe. Mientras no haya absoluta transparencia en el flujo del dinero de toda persona física o jurídica, imposible acabar con los chorizos y con las flagrantes injusticias que nos rodean y que aumentan en progresión geométrica.

    • «El no tenga nada que ocultar que tire la primera piedra….»

    • Por supuesto, respeto su opinión, pero como bien apunta otro lector habitual de este blog (Manuel RA), no es solo cuestión de fraude. Una cuenta bancaria puede decir mucho de una persona y estamos indefensos ante una situación en la que todo se nos quiere controlar. Yo no tengo nada que ocultar, al menos nada relacionado con un posible fraude fiscal, en cambio soy totalmente contrario a esa transparencia que se nos vende como que es para combatir el fraude… pero va mucho más allá. En cualquier caso, puede estar usted tranquilo porque el tema bancario será cada vez más transparente por mucho que a mí me pese.

      • El problema es que la transparencia no es en todas las direcciones, sino solamente en una, y para más inri en la contraria a la lógica. Preferiría regalar mi intimidad, que no vale nada y es lo más aburrido del mundo para los demás, a cambio de que los chorizos no pudieran ejercer.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón