Se comportan como veletas y nos tratan como a idiotas

Que si 120… no, ahora a 110… pero ¿por qué no otra vez a 120 aunque digamos que la reducción ha sido todo un éxito? Luego suben los accidentes un fin de semana y ya andan diciendo ¡que es porque han subido la velocidad a 120!… pero no lo vuelven a bajar a 110… porque la verdad es que nadie lo tiene claro y ellos son los primeros que no se creen que es por la velocidad. Pero en algo estaban pensando, alguna cosa más tenían que hacer antes de que terminara el año, y como todo, lo harán por nuestro bien. Según palabras del propio Navarro, para hacer la norma “más sencilla y comprensible”, como si no supiésemos leer los números de las señales. Ahora para hacérnoslo más fácil, no se distinguirá entre carreteras secundarias con más de 1,5 metros de arcén, de las que tienen menos, y para hacérnoslo facilito (que somos torpes e idiotas y no entendemos de números), generalizará la velocidad… a 90 km. hora.

Y no nos preocupemos por los costes. Ya ha dicho que no hará falta cambiar las señales…

¡¡ SE LIMITARÁ A QUITARLAS PORQUE YA NO HACEN FALTA !!

A ver cómo se lo explico a estos pobrecitos para que me entiendan...

Así que ahora no podremos ir a más de 90… tanto dará una carretera secundaria con 1,5 metros de arcén y una recta de kilómetros, como una carretera sin arcén y llena de curvas… Como somos tontos, según él, ahora nos será más fácil porque no tendremos que ir pendientes de esas complicadísimas señales de velocidad que tanto nos confunden… ¿qué querrá decir ese uno con dos ceros detrás? ¿Será la hora?

Indignante.

¿Cuál será la próxima?

 

Ramón Cerdá

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

0 Comentarios.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón