Sanción según la capacidad económica del sancionado

Sanción según la capacidad económica del sancionado, o lo que es lo mismo, que ante una misma infracción de Tráfico, la multa sea distinta para un mileurista que para alguien con mayor poder adquisitivo. Esa es una de las tantas tonterías que se proponen en campaña electoral; en este caso los señores de Podemos. Me gustaría analizar la propuesta:

Sanción según la capacidad económica. ¿Por qué y qué ventajas puede tener?

#Sanción según la capacidad económica

Sanción según la capacidad económica. Propuesta populista en la recta final de elecciones.

Está claro que si nos pillan a 140 por hora a dos personas en el mismo punto, pero uno de nosotros es un mileurista (o está en el paro) y el otro tiene unos ingresos anuales superiores a sesenta mil euros, el problema no será el mismo para ambos; le dolerá mucho más al bolsillo del mileurista que al otro. Pero no debemos olvidar que ambos han cometido la misma falta (ir a 140 kilómetros hora) y eso no debemos perderlo de vista ni un instante; no vayamos a confundirnos y acabar pensando que lo que es un delito es ganar sesenta mil euros al año. La propuesta de calcular el importe de la sanción según la capacidad económica no deja de ser populista y, como siempre, es malinterpretada.

Al proponer eso en campaña electoral están dando a entender que el que gane poco, pagará poca sanción y el que gane mucho, pagará mucho más. Vale, hasta ahí se entiende, pero no se vayan a creer que lo que harían es bajar el importe de la sanción a los que tienen pocos recursos; lo que harían si entrara en vigor una propuesta de este tipo sería crear un escalado creciente para que otros paguen más. Por lo tanto:

1.- Se da un imagen (otra vez) de caza de brujas contra el que tiene ingresos superiores a la media, que claro, son todos unos ladrones sin conciencia porque si no fuera así no tendrían esos ingresos y serían mileuristas que es lo que hay que ser en este país para que no lo juzguen a uno de aprovechado. Eso es lo que se insinúa entre líneas; siempre la clase obrera contra la patronal. Recordemos que hay muchos más obreros que patronos; de ahí la propuesta: para captar más votos. ¿Pero a costa de qué? ¿De dar a entender que bajarán las multas? ¿Es tan fácil de engañar la gente? Pues sí, está demostrado que sí.

2.- El problema de la diferencia de ingresos hace ya una década que quedó resuelto y así se dijo entonces, con el carnet por puntos. Aunque económicamente la multa le pueda doler más a uno que a otro, la retirada de puntos perjudica por igual al que gana más que al que gana menos, porque puntos tiene en origen los mismos, de manera que la sanción es más democrática. Ya se hizo así para que quien tuviera muchos ingresos no lo arreglara todo a golpe de talonario. Así que en estos momentos, la propuesta es absurda, innecesaria y, además, está planteada con engañifas.

3.- De todos modos, el asunto ni es nuevo, ni es inexistente. De hecho existe y está previsto, solo que no en una multa normal sino cuando hay delito y la cosa acaba ante el juez. Será el propio juez, en caso de condena, quien determinará la cuantía a pagar y para ello tendrá en cuenta la capacidad económica del condenado. Por lo tanto vuelvo a insistir en que la propuesta no tiene otra utilidad que la captación de votos por medio de engaños o medias verdades (por si alguien no se había dado cuenta).

4.- Además… ¿qué aporta eso a la realidad de la problemática del país? ¿Qué nos interesa ahora que las multas vayan en proporción a los ingresos o no? ¿Son esas las cosas que van a estar comentando en campaña? ¿Para qué?, ¿Para no hablar de lo que tienen que hablar?

 

Ramón Cerdá

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

14 Comentarios.

  1. Seré corto, una gilip..llez más de campaña electoral

  2. (Disculpen, lo dejé a la mitad) Respecto al infractor reincidente, el Código de Tráfico y Seguridad Vial, sólo contempla la posibilidad de aumentar la multa en un 30%. Pero es gracias a los puntos que incidir sí que son los puntos losel castigo apenas trastoca la situación económica del infractor con medios, es decir, si el castigo apenas es castigo – o mejor dicho, si apenas supone castigo-, habría infractores que tiendan a repetir la falta -de hecho, me temo que hay a porrillo-.
    Aplicando el castigo exponencial, que comentaba el

    • Como he comentado en otras respuestas, para eso está el carnet por puntos, para que con independencia de lo que le toque a uno el bolsillo, le suponga un problema tener que renovar carnet. Incrementar la multa (en cuantía) a quien tenga más dinero solo incrementará el insaciable afán recaudatorio de la administración. Y de eso ya estamos servidos.

  3. Dejando aparte que esta propuesta sale a la luz en plena campaña electoral, por lo que tiene pocas posibilidades de llegar a algo, considero que es una propuesta claramente discriminatoria. Si a

  4. Estamos en campaña electoral… ¡ya se vuelve a hablar de Gibraltar!

    Dejando eso aparte, por supuesto que es esencial que la sanción duela al pudiente del mismo modo que al que no. Y si se trata de que Hacienda no recaude, los “servicios en beneficio de la comunidad” es la sanción más personal que conozco. 😉

    • Correcto, esa y los puntos. Subir el montante de la multa es discriminatorio.
      Y volviendo a los servicios para la comunidad, de entrada le molestaría más al pudiente que al mileurista, así que ya tenemos solucionado lo de castigarlo más por tener dinero, que no hay que olvidar que eso es malo y hay que perseguirlo; aquí el que no es mileurista es un delincuente a ojos de la gente en general y hay que ir a por él.

  5. Del tema de desigualdades sociales podría estar hablando horas, están ahí, son evidentes y, por supuesto, no son justas, lo cual no significa que “todo valga”.
    Lo que si me parece claro es que si a un mileurista le ponen una multa de 500 euros, va a tener cuidado de que no le caigan más y la medida será eficaz.
    No me gustaría chocarme de frente con alguien a 150 por hora al que 500 euros le supongan lo que a otro 50 y las multas le den risa. Además seguro que la carrocería de su coche será mejor que la del mío … Pero, ¿y si a los reincidentes se les fuera multando exponencialmente?

  6. En un primer análisis MUY superficial creo que a la mayoría nos parecería bien esta medida pues reconoce que, efectivamente, a quién tenga dinero le dará igual infringir. Pagará lo que le cobren y a correr (en sentido literal) mientras que al obrero o al parado el quebranto puede que le llegue a afectar en su vida personal.

    Sin embargo, lo que esta medida demuestra es que no se ha querido analizar la situación con un mínimo rigor.

    Me hubiera gustado escuchar medidas para frenar los abusos que la administración y la “autoridad” cometen contra muchos ciudadanos y reconocer que existe principalmente un ánimo recaudatorio.
    Me hubiera gustado también escuchar que se va a potenciar la investigación de accidentes con criterios ciéntificos. Y no limitarse a decir que todo es velocidad y alcohol y que el culpable es siempre el conductor. Que además la DGT se sigue sacando de la manga las cifras que mejor le convienen.
    Igualmente me hubiera agradado ver una disposición no sólo a solucionar los puntos negros sino a mejorar el mantenimiento general de nuestras carreteras empezando por utilizar asfalto de mejor calidad y no esa cosa brillante que cuando llueve se convierte en un peligro y continuando por los guardarrailes y la señalización.
    O si las ruinosas, y algunas ya cerradas, autopistas de peaje podrían reconvertirse en vias rápidas de verdad. Si no con velocidad libre que eso ya sería la repanocha, si al menos que se pudiera ir a 150 o 160 km/h.
    Y puestos a esperar (en vano) también me hubiera gustado oir hablar de helicópteros. Pero no con radar, sino medicalizados.

    Pero no. Lo primero de lo que hablan es de las multas.

    Es decir, que les trae al pairo.

    Pues vaya decepción…

  7. De acuerdo en parte. Pero si por un momento pensaramos que la finalidad de la sanción no es tanto la recaudación en si como la pretensión de que no se vuelva a cometer la infracción, tal vez sí tendría sentido una propuesta así.
    Lo digo tan solo por aportar otro punto de vista.
    Saludos.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón