Salario mínimo interprofesional, ¿una propuesta populista?

Comenzaré el año con una opinión polémica: Lo del salario mínimo interprofesional siempre me ha parecido una propuesta política populista. Ojo, digo siempre; no me estoy refiriendo a estos nuevos partidos políticos de ahora (Podemos & CIA) a los que se les llama a diario «populistas». Porque el populismo no es algo exclusivo de Podemos; tan populista es que el PP juegue con el miedo a que se pierdan las pensiones si otro partido más radical entra en el Gobierno, para asegurarse el voto cautivo de nuestros mayores, como populista es que Podemos proponga que los mayores no voten alegando falta de criterio o manipulación, para asegurarse ellos un porcentaje mayor de votantes entre el censo electoral reducido. Y ejemplos hay muchos y son aplicables a todos los partidos políticos. Mi conclusión es que lo que es verdaderamente populista es la política… en general. ¿Por qué? Muy sencillo, porque la política va de mayorías, y si se buscan muchos votos hay que saber hablar sin decir nada para que todos los ciudadanos se puedan sentir identificados con esas palabras vacías que cada uno interpreta como más le interesa. ¿Por qué UCD fue el primer partido que ganó las elecciones? Pues porque la derecha era la derecha y la izquierda era la izquierda y cada parte aglutinaba a los de pensamientos más extremos. El centro hablaba a los de derechas y a los de izquierdas por igual, sin alarmarlos, intentando buscar argumentos que no asustaran a nadie. Sí, UCD puede que fuera el primer ejemplo en democracia española de populismo… Y por eso ganó las elecciones. ¿Pero qué tiene todo esto que ver con lo del salario mínimo interprofesional?

Populismo y salario mínimo interprofesional

#Salario mínimo interprofesional

Salario mínimo interprofesional. ¿Es la solución a la crisis o perjudica a quien pretende beneficiar?

En general los partidos políticos defienden el salario mínimo interprofesional precisamente porque es algo populista, algo que la gente trabajadora (que son mayoría aunque no tengan trabajo) quiere oír. Y me parece normal que los partidos políticos lo entiendan así y se aprovechen de ello. Eso es populismo (marketing para conseguir votos).

Yo tengo un concepto muy diferente de lo que es el salario mínimo interprofesional y de cómo se utiliza políticamente para aborregarnos un poco más. Y no, no estoy en contra de los derechos de los trabajadores; no vayan a creer (todos mis empleados cobran por encima del salario mínimo interprofesional, hoy, y siempre antes de hoy).

Populismo es pensar que todos somos capaces de generar lo mismo, pero la realidad es bien distinta. Para un empleador (empresario, autónomo, o como lo queramos llamar —hay quien nos llama terroristas en las redes—), contratar a alguien que sea incapaz de producir más de 14.000 euros al año (apurando mucho las cifras) no le resulta rentable porque va a perder dinero. ¿Por qué? Pues por las matemáticas que aprendimos en EGB; si a mí como empresario, contratar a alguien pagándole el salario mínimo al que obliga la legislación, me cuesta casi 1.200 euros al mes (contando prorrateo de pagas extra y cotizaciones sociales), ¿por qué voy a querer contratar a alguien incapaz de conseguir un rendimiento mayor con su trabajo? Y eso sin contar con posibles bajas médicas, maternales, u otros tipos de absentismo laboral no previstos en el momento de la contratación. Si lo analizamos fríamente, el salario mínimo interprofesional produce desempleo en cierto segmento de la población, se quiera admitir, o no. Porque no todos somos iguales, no todos tenemos las mismas capacidades productivas, al igual que no todos somos igual de guapos, o feos, o altos, o bajos. A mayor salario mínimo interprofesional, mayor tamaño tendrá el segmento de población afectada por esa discriminación encubierta, porque para que sean rentables al empresario deberán de ser capaces de producir mayores ingresos con su trabajo, cosa que con la crisis, que no acaba de desaparecer, cada vez en más complicado porque los márgenes de las empresas (especialmente de las pequeñas y de los autónomos que curiosamente son los mayores empleadores) son más pequeños.

Para entenderlo un poco mejor:

Imaginemos que por ley se estableciera que no se pudieran vender teléfonos móviles por menos de ochocientos euros. ¿Qué pasaría?

a) Mucha gente que ahora tiene móvil dejaría de tenerlo porque no dispondría de ingresos suficientes para comprar uno nuevo cuando tuviera que cambiarlo. Eso haría que muchos móviles se quedaran sin dueño. Trasladado al lenguaje laboral, que no serían contratados (que nadie lea aquí que el empleador es dueño del empleado).

b) Seguirían habiendo móviles de baja calidad y de alta calidad, pero como todos tendrían un precio similar por la limitación impuesta por el Gobierno, las personas que sí dispusieran de dinero para pagarlo, comprarían los modelos de alta calidad y no los de baja calidad que serían al mismo precio o muy similar que los otros. Trasladado al plano laboral, si el empresario tiene que pagar un mínimo, tanto si el trabajador es bueno como si no lo es, lógicamente contratará al que le pueda cubrir los gastos y generar beneficios. Se quedará con el modelo de alta gama, por decirlo de manera que se entienda.

Uno se plantea preguntas con todo esto del salario mínimo interprofesional:

¿Se puede salir de la crisis aplicando un salario mínimo interprofesional cada vez más alto?

¿En todos los países prósperos y con poco paro hay salario mínimo interprofesional? He estado indagando y no he encontrado toda la información que me hubiera gustado, pero tengo entendido que Suiza y Dinamarca, por poner dos ejemplos, no tienen establecido ningún salario mínimo interprofesional y sus economías están más saneadas que la nuestra.

¿Y qué pasa con los giros recientes en los que algún país ha cambiado de estrategia y ha aplicado o quiere aplicar el salario mínimo interprofesional? Sería el caso de Alemania. ¿Es por superar una crisis? Pienso que no. La economía es bastante saneada. ¿Puede planear sobre esta medida el populismo? Entiendo que sí porque también existe populismo en la política alemana; aplicar el salario mínimo interprofesional en Alemania es como un impuesto adicional a las empresas, pero un impuesto que se pueden permitir porque la economía va mejor que en España. Al mismo tiempo, muchos trabajadores se ven recompensados y eso genera pesebre de votos. Es, por llamarlo de alguna manera, un reparto de riqueza que genera votos. Reparto que no es posible si la economía no está saneada porque en sí mismo, el salario mínimo interprofesional no genera ningún tipo de riqueza.

Una última reflexión: En una economía de pleno empleo sin paro, el salario mínimo interprofesional beneficiaría a los trabajadores menos productivos (los otros ya estarían cobrando más). En una economía con paro, el salario mínimo interprofesional acaba perjudicando a quien pretende proteger: los trabajadores menos productivos. Pero nada de todo eso importa porque el salario mínimo interprofesional, funcione o no funcione, genera votos.

 

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

22 Comentarios.

  1. ¡Feliz año a todos!

    Aquí confluyen dos realidades muy diferentes.
    La primera es que el empresario nunca querrá emplear a quién no produzca, al menos, lo suficiente para cubrir gastos.
    La segunda es que cualquier ciudadano tiene derecho a la subsistencia.

    Por tanto, si el sistema económico hace inviable la permanencia en su interior de aquellas personas cuya productividad esté por debajo de su coste (alimentación, alojamiento, sanidad…) ¿qué hacemos con ellos?

    Ojalá todo el mundo fuera personal cualificado pero los braceros y peones tendrán que seguir viviendo y lo correcto sería que pudieran hacerlo de su trabajo mejor que de ayudas sociales.

    A este dilema nos han traido la globalización y el neoliberalismo. Pero soluciones no nos dan.

    • A esos improductivos que tienen derecho a subsistencia, los tendrá que mantener el Estado, no el empresario dándoles un trabajo improductivo. No se le pueden trasladar todas las cargas al empresario y pretender que se genere empleo.

      • La cuestión no es quién debe pagar sino como hemos llegado a esta situación que no es sólo de cuantía del salario mínimo.

        No hace mucho, ahora es casi imposible, un hombre podía subsistir de su sudor. Aunque no supiera más que leer y escribir y las cuatro reglas. Si hacía falta podía descargar camiones.

        Ahora ha surgido una nueva pobreza: la de los que, estando trabajando, no llegan a fin de mes.

        ¿Pero cómo hemos podido involucionar hasta este estado de cosas?

        Me dirá usted (y con toda razón) que la gente debe estudiar y formarse para poder acceder a empleos de mayor cualificación pero la estrategia política parece oponerse a ello. Me explico.

        Podríamos empezar por preguntarnos donde mejorar la educación en España lo cual sería otro tema de debate más complejo si cabe que éste.

        Y deberíamos preguntarnos porqué en 2017 nuestro modelo productivo aún no ha apostado por el empleo de alta cualificación y mantiene el modelo de mano de obra intensiva de bajo coste. Tan bajo que hay quién, ni teniendo trabajo es económicamente auto-suficiente.

        Sobre todo cuando con la inminente robotización, es de esperar un creciente excedente de mano de obra pero a nivel global.

        Y da igual ser graduado universitario si se acaba en una hamburguesería por falta de mejores oportunidades.

        ¿Soluciones? Complejas y casi revolucionarias. No sé si la renta básica universal, o el complemento salarial. El tema me supera, no soy capaz de posicionarme. Por eso me niego a simplificar la cuestión de si el salario mínimo más elevado crea o destruye empleo. Es mucho más trascendente que eso.

        • En realidad no le voy a argumentar lo de los estudios porque, sinceramente, no creo que deban ser imprescindibles para desarrollar según qué tipo de trabajos. De hecho he argumentado más de una vez que estoy en contra de que todo el mundo tenga que tener carrera en perjuicio de la formación profesional. Seleccionar a un camarero en función de su titulación académica es un absurdo.

          • Tiene usted razón. Un camarero no necesita ninguna titulación académica.
            Pero es fácilmente sustituible por un robot. Eso ya está pasando en Corea y Japón.
            Supongo que un ingeniero es más difícilmente sustituíble pero si cada vez está más elevado el límite de la rentabilidad me parece que cada vez vamos a ser menos trabajando para alimentar a más.
            Veremos por donde explota ésto.

          • Yo pienso que a la larga (o no tan a la larga), el paro no debería ser el problema porque no será necesario que trabajemos todos. Los puestos no cualificados serán sustituidos por máquinas y lo ideal sería que esas máquinas (las empresas que las explotan) pagasen la correspondiente seguridad social para ir cubriendo rentas mínimas de los que se han quedado fuera del sistema de trabajo. Los que trabajaremos seremos los que lo hagamos porque nos gusta en lo que nos gusta. Complicado, casi utópico, pero creo que las cosas irán por ahí si no explota el mundo antes.

  2. Lolo Rovira

    Querido Ramón, antes de nada, feliz 2017. Y al hilo de tu post, sin dar mi opinión, te voy a contar un cuento: Ocupando un puesto de responsabilidad en una subcontrata de la Comunidad de Madrid y con personal a mi cargo, mi salario justo antes de la entrada en vigor de la reforma laboral era de unos 1500 Euros netos al mes, trabajando unas doscientas horas. Justo tras la reforma laboral me subrogaron con un salario de alrededor de 900 euros que es el que tengo ahora mismo, es decir, el salario mínimo más el plus de mi categoría. El 1 de Abril de 2016 nos libramos de caer en las garras de una empresa que pretendía que renunciáramos a todos los pluses y complementos y trabajáramos 200 horas por el salario mínimo interprofesional. El trato dura hasta el 1 de Julio, en el que , si Cifuentes, que dice que todo este desaguisado está amparado por la ley, no lo remedia, comenzaré a cobrar el salario mínimo interprofesional sin complemento de categoría ni pluses y trabajando 200 horas por contrato. Yo sí me alegro de saber que en vez de 670 euros, voy a ganar unos 700 euros trabajando 200 horas. Mi complemento de responsabilidad, según la empresa, es que tengo que estar agradecido de conservar mi puesto de trabajo que podría ocupar cualquier desempleado de larga duración o cualquier joven con empuje buscando una oportunidad. Tienes razón, aún teniendo personas a mi cargo, ni mi sector ni mi cometido son productivos. Detrás de mí van más de 500 trabajadores subcontratados por la Comunidad de Madrid que tampoco son productivas, algunos con más de 60 años, que han perdido su antigüedad y con ella sus quinquenios, sus pluses y que actualmente ya cobran 670€… Y con este panorama tengo que escuchar que como no somos productivos no nos merecemos tener unas condiciones mínimas de contratación… ¡IMPRESIONANTE RAZONAMIENTO! Por cierto, si para que sea rentable la producción tienen que tener esclavos porque no pueden pagar un mínimo decente, a lo mejor es que no tienen que producir nada, dejar de “parecer empresarios” y ponerse a buscar un trabajo porque han elegido un negocio que no rinde. O a lo mejor es que cuesta desprenderse del mercedes y la vidorra padre para pagar un salario decente, que es lo que pretende el señor que me quiere pagar menos de 700€. No sé, a lo mejor son puntos de vista… Fin del cuento.

    • Empresarios, como trabajadores, los hay de muy impresentables. El SMI no va a solucionar eso.

      • Claro que no. No se trata de hacer angelitos de los sinvergüenzas. De hecho, estos empresarios eran muy buenos hasta que les han facilitado ser unos impresentables. Facilitado por ley. Y como los empresarios no son lentejas que se puedan expurgar, o pones un mínimo a todos o el malo te come. Porque, fíjate, es curioso, dile a cualquier empresa de las que puede subrogar a más de 500 empleados en la Comunidad de Madrid si prefiere pagar 900€ o 670€, a ver dónde quedan los buenos empresarios de los que hablas. Y, solo por si acaso, he sido empresario más de 20 años, en ocasiones con plantillas alrededor de los 400 empleados, y yo, que soy muy bueno, hubiera preferido pagar como un impresentable. Imagínate, 400 empleados por 400€ todos los meses durante 20 años… ¡qué chollo! Lamentablemente tenía un mínimo, ya sabes cómo son los convenios. Está claro, tú, eres, querido amigo, una excepción muy honrosa en un mundo de sinvergüenzas como yo…

        • Perdona, no había profundizado en esta frase “Trasladado al plano laboral, si el empresario tiene que pagar un mínimo, tanto si el trabajador es bueno como si no lo es, lógicamente contratará al que le pueda cubrir los gastos y generar beneficios”…. ¿De verdad habrá algún empresario tan estúpido que si no existe un mínimo vaya a contratar a alguien que no cubra gastos y genere beneficios? Imagino que como empresario elegirá siempre a los mejores y a los que más posibilidades de rendimiento le den. Vamos, creo yo, porque si no, trasladado a lo del móvil, es como decir que el empresario, si no le piden un mínimo por el móvil, va a comprarse el malo… ¡de chufla!

        • Mi argumentación va dirigida al pequeño empresario y los autónomos que, al fin y al cabo, somos los que generamos el grueso del empleo. Hablar de empresas de 400 o 500 empleados es cosa distinta. Si a un autónomo se le pone un mínimo a pagar no siempre podrá hacer frente a las cotizaciones y no contratará. En cuanto a tu otro comentario sobre lo del móvil, igual no me he expresado bien. Al no haber un precio mínimo, no es de idiotas comprar/contratar el más malo porque es más barato, es cuestión de posibilidades y necesidades. De hecho es lo que pasa ahora; hay móviles de todo tipo y precio y cada uno se compra el que quiere o puede. Es cuando se establece (hipotéticamente) un precio mínimo, cuando nadie que pueda comprar uno comprará el malo porque todos tendrán el mismo precio y comprarán el bueno. Igual en ese matiz no hemos conectado 🙂

  3. JOSÉ MARÍA LÓPEZ RUBIO

    querido Ramón, en mi pueblo tal día como hoy, 1/1/2017, no hay periódico y no hay pan.
    vives en otro planeta.

  4. Yo Ramón ya hace tiempo que creo que nuestros políticos no es que sean tontos sino que son mala gente. El SMI, como se sabe, subirá un 8% a partir del próximo 1 de enero, pero, por el contrario, mantendrá congelada el año próximo la cuantía del Iprem, el indicador que sirve de referencia para calcular si un ciudadano tiene derecho a determinadas ayudas públicas. Eso significa, ni más ni menos, que todas las políticas sociales vinculadas a la cuantía del Iprem quedan un año más en 532,51 euros mensuales.
    Vamos que lo que hacen es un brindis al viento subiendo el salario mínimo lo que.como tu bien señalas no va a beneficiar a esas personas que posiblemente no sean contratadas, y esa carga se transmite al empresario, y por otra parte se quitan un monto de ayudas sociales

    • Por ahí van los tiros, pero hay mucha… muchísima gente, que no piensa así. De ahí mis comentarios sobre el populismo de este tipo de medidas. La gente quiere un SMI, y lo quiere lo más alto posible… No le importa todo lo demás, no le importa que eso perjudique al empleo o al pequeño empresario… Es todo muy triste.

  5. estoy de acuerdo con Rafael pero se deja algunas cosas en el tintero, un país con 17 gobiernos, de esos 17 gobiernos vienen 52 diputaciones provinciales y algunas a sumar generales con enchufados politicos por doquier cobrando una pasa gansa por no hacer nada empresas públicas que saquean al contribuyente y en pérdidas todas, más de 3.000.000 de funcionarios, cree Vd. D. Ramón que si se quitasen bastantes cargas que mantener a lo mejor aún pagando por un trabajador 2.000 euros al mes igual le produciría más por la sencilla razón de que habría más potenciales compradores, si la gente no tiene con que vivir que consumo pueden hacer? Me lo puede explicar? Yo estoy jubilado este año ya pierdo un 1,25% sin contar la subida de impuestos bestiales de ibis, numerito de circulación aguas, vertidos que por cierto no entran en el IPC, con lo cual cada vez tendré menos dinero para gastar y lo más seguro que van a conseguir por lo menos en mi caso que tengo mis 2 hijos fuera de éste país de miserables, es que venda todo lo que tengo y me largue a vivir a otro país que con la pensión me llegue para vivir dignamente. Por ejemplo Marruecos cerca de Melilla que con 100 miserables euros puedes comer y tener techo.

    • No discuto nada de eso. Solo hablo de números y de la escasa rentabilidad de las empresas (me refiero a ls pequeñas y a los autónomos que son las que más empleo dan). Se haga lo que se haga, si una empresa no consigue sacarle una rentabilidad al trabajador, perderá dinero y cerrará (y el trabajador se quedará sin trabajo). Eso es todo. No digo que me parezca ni poco ni mucho el salario, solo que todo debe ir en consonancia y establecer un mínimo no beneficia precisamente a quienes dicen que quieren beneficiar.

  6. Primero: parece olvidar que el salario mínimo es mínimo.
    Segundo: en Suiza sí hay salario mínimo. Votado en referéndum, además. Y es cinco veces mayor que en España.
    Tercero: el problema no está en el salario mínimo, sino en la falta de ganas de innovar y mejorar de las empresas españolas. Aquí, por ejemplo, la diversificación y la creatividad son consideradas negativas. Un país dónde la economía reside en la banca, las eléctricas y la construcción, no es que no se pueda permitir un salario mínimo. Es que no se puede permitir nada, porque no crea riqueza.

    • Vaya usted a comprar un kilo de tomates o una barra de pan a Suiza y ya verá porque el salario mínimo de Suiza es 5 veces el de aquí.

      De nada.

    • ¿Y qué soluciona entonces establecer un salario mínimo por ley? Yo hablo de números y de rentabilidad de las pequeñas empresas. La solución no es el salario mínimo si la empresa no lo puede pagar (no olvide las cotizaciones y cargas adicionales). Y en cuanto a lo que dice de Suiza, ya comenté que no encontré muchos datos al respecto, pero si es como usted dice, nos encontramos con la misma situación que Alemania, que se lo puede permitir porque la economía es buena (aunque no me parezca una buena idea), pero en España no es la solución.

    • Disculpe, pero cuando sepa lo que vale un kilo de tomates o dos barras de pan en Suiza hablamos de comparar salarios mínimos. Si no estamos pecando de la actitud populista izquierdista tan en boga.

      • Pepe Barrientos

        Se deberia poner la cantidad en porcentaje coste de vivir/salario, y seguramente españa saldria perdiendo. Vivo en Uk y efectivamente la comida es mas cara pero la luz, el gas, el internet son mas baratos aparte de que los sueldos son mas altos. En porcentaje salgo ganando que si estuviera en españa.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón