Rotación del objeto social de nuestras sociedades

El objeto social de nuestras sociedades es muy amplio, pero hemos advertido que en las consultas que pueden hacerse al Registro Mercantil o a otras bases de datos más o menos actualizadas, suele aparecer únicamente el primer epígrafe, o incluso una pequeña parte del mismo, sin reflejar la completa realidad del objeto social.

Uno de los “efectos secundarios” que esto produce es que aparentemente todas nuestras sociedades se dedican al tema inmobiliario, lo cual desde luego no es así.

Hemos recibido algunas sugerencias de clientes que nos plantean la posibilidad de que constituyamos sociedades con epígrafes diferentes, y ante esta solicitud, y siguiendo con nuestro compromiso de calidad, lo que estamos haciendo es mantener el objeto social amplio de nuestras sociedades, pero rotar el orden de los epígrafes, de manera que la primera actividad varíe en función de la fecha de constitución.

Esta medida no afectará para nada a los clientes que simplemente busquen un objeto social amplio, pero le podrá dar una mejor opción para aquellos que prefieran que el primer epígrafe no sea siempre el inmobiliario.

Con independencia de esto, la posibilidad de cambiar el objeto social siempre seguirá vigente, y queda incluida en el precio de nuestras sociedades limitadas.

Esperamos con esto haber dado una respuesta acertada.

Para que se pueda consultar el comienzo de los objetos, hemos habilitado una zona en nuestra página web:

Rotación objeto social

y como siempre, el OBJETO SOCIAL completo se puede consultar el:

El objeto social de nuestras sociedades

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

0 Comentarios.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón