Revocaciones de NIF anteriores a la Ley 36/2006

Lo de las revocaciones de NIF tiene mucha guasa. Por una parte, ha quedado demostrado que no sirve absolutamente para nada puesto que la sociedad puede funcionar perfectamente y, de hecho, para rehabilitarlo, lo que hay que hacer es justificar ante Hacienda que la sociedad ya tiene actividad. Recordemos que el motivo principal de revocación de un NIF es la inactividad de una sociedad durante un largo período de tiempo.

Revocaciones de NIF ilegales

#revocaciones de NIF

Revocaciones de NIF + ilegalidad + procedimiento mal aplicado + ignorancia = perjuicio para el contribuyente

Aunque no es el tema de este artículo, no puedo dejar de mencionar que las primeras revocaciones de NIF que realizó Hacienda fueron completamente ilegales. Yo conseguí algunas sentencias favorables después de mucha perseverancia, aunque fue una victoria pírrica porque luego Hacienda hizo de las suyas y cambió la ley a su gusto y conveniencia (es lo que tiene que las sentencias no sean de su agrado).

Pese a las sentencias favorables y al descaro administrativo de cambiar la ley a destiempo y caprichosamente, luego se negaron a rehabilitar algunas de las que quedaron colgadas en tal circunstancia. Sociedades que, de todos modos, luego he ido vendiendo y los NIF se han rehabilitado cuando el cliente ha justificado el inicio de actividad. Por cierto, aprovecho para decir que me quedan algunas que estoy vendiendo por debajo del coste a solo 900 euros, pese a la mucha antigüedad que tienen.

El caso es que a la hora de rehabilitar el NIF, hay que distinguir las que lo tienen revocado con anterioridad a la entrada en vigor de la Ley 36/2006 de 29 de noviembre y las que son posteriores. Las posteriores, cuando se rehabilitan se tienen que publicar en el BOE; las anteriores, que son de las que tengo yo, no se publican porque en su día tampoco se publicó la revocación.

#administrador de una sociedad

Disponibilidad inmediata
902 195 024

Ineptitud histórica: Registro/Hacienda

El usuario se encuentra con la ineptitud de siempre en estos casos. Hay que tener en cuenta que alguna (la mayoría no) de estas sociedades tienen comunicada la revocación en el registro, con lo cual, no se puede inscribir cambio alguno hasta que no se rehabilita, lo que tampoco es ningún inconveniente. Lo curioso es que el Registro se niega a inscribir a pesar de haber recibido la comunicación de Hacienda de la rehabilitación… porque no se ha publicado en el BOE. La ignorancia es lo que hace.

Gran parte de culpa la tiene Hacienda por varios motivos:

1.- Esas revocaciones tendrían que haberse rehabilitado de oficio, pero no se rehabilitaron (cuestión de orgullo mal entendido).

2.- Cuando se solicitó la rehabilitación por primera vez al no hacerlo de oficio, tendrían que haber sido más humildes y aceptar que no era correcto que permanecieran con el NIF revocado cuando los acuerdos se tomaron cuando la ley no los amparaba. Pero humildad no es algo que se enseñe en la escuela de Hacienda. Allí se aprende a ser de otra manera.

3.- Es absurdo que en el mismísimo ACUERDO DE REHABILITACIÓN digan textualmente:

«Le informamos que, la publicación del presente acuerdo de rehabilitación en el Boletín Oficial del Estado determinará que el Registro Público correspondiente proceda a extender en la hoja abierta a la entidad afectada una anotación de rehabilitación de dicho número de identificación fiscal. Igualmente le informamos que estas publicaciones en el Boletín Oficial del Estado tienen lugar los días cinco y veinte de cada mes, o en su caso, el inmediato hábil posterior».

RESUMEN: Hacienda rehabilita, no publica en el BOE porque es anterior a la Ley (o sea, ilegal) y el Registro se queda esperando la publicación (porque en el fondo tampoco tiene ni idea de cómo funciona este asunto). Consecuencia: más retrasos, más gastos, más tiempo perdido… Una vergüenza de país que no lo arregla nadie, mande quien mande después de las elecciones de hace un par de días.

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

6 Comentarios.

  1. Poco le importa a los señores de hacienda este y otros asuntos, hacienda (aeat) de ser un referente en la administración electrónica a pasado a ser el último de la fila, todo son escusas y problemas para el contribuyente.
    Eso si, la productividad no la perdonan y ahora en Diciembre se han llevado una buena tajada, más de 8.000€, mientras Juan pueblo paga.

  2. yo a esto le veo un problema. Si para rehabilitar el CIF hay que acreditar la actividad, y la actividad exige la previa alta censal modelo 036, y dicha alta exige la presentación de la escritura de acuerdos, ¿cómo se hace el alta censal y la inscripción de los acuerdos en el registro si el registro no inscribe por estar el CIF revocado?
    A veces pienso que cuando el Sr. Marx (don Julius Henry no Karl) escribió la escena de “la parte contratante de la primera parte contratante…” estaba pensando en la Administración (no solo Hacienda) española.

    • Esa es otra de las especialidades de la hacienda española cuando no haces lo que te indican, aunque no sea legal, es meterte en un bucle sin fin para que no tengas más solución que rendirte a sus caprichos. No todo el mundo tiene los memoles y el dinero para pleitear contra ellos una y otra vez.

      Ramón es quizás la excepción que confirma la regla. Debe tener muchos amigos en hacienda. Pero la talla de uno se mide más por los enemigos que por los supuestos amigos.

      Aunque hay figuras poco exploradas como es la petición de responsabilidad y la prevaricación personal del funcionario que deberían usarse más para que otros cuando vean la cabeza cortar del vecino pongan su barba a remojar. Ahora toda decisión administrativa tiene un responsable que se debe identificar a petición del administrado.

      • Tengo claro que soy una excepción y no suelo tener demasiadas pegas a la hora de enfrentarme judicialmente con Hacienda. El problema es que eso de la justicia va también como va (no son hermanos, pero sí hermanastros, y los genes del padre son los mismos). Casos de revocación ilegal tuve muchos y conseguí alrededor de doscientas sentencias favorables… Así y todo, luego recurrieron… Y algunas (unas pocas) las ganaron. Es absurdo que tratándose de expedientes idénticos cada uno acabe de una manera (radicalmente opuesta). Pero a raíz de todo aquello acusé a cierta persona de prevaricación porque, después de decenas y decenas de sentencias favorables, seguía revocándome los NIF de las nuevas sociedades que constituía. Todo acabó en un pleito, pero no yo como demandante, sino como demandado. Y me demandaron por duplicado; por una parte lo hizo Hacienda y por otra este buen señor. Hacienda perdió, pero este hombre de gran corazón y sabiduría, ganó el pleito y me costó indemnizarlo con 6.000 euros (y la prohibición expresa de seguir carteándome con él). Pero bueno, después de la pequeña fortuna que llevaba gastada (tuve que iniciar 245 pleitos en distintas provincias) esto era poca cosa y los considero bien empleados.

    • Son especialistas en este tipo de absurdos. En cualquier caso y después de muchos años peleando con ellos y dándoles la solución, al final sí que los rehabilitan (de hecho este se ha rehabilitado), pero el procedimiento es ridículo y sin sentido.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón