Retroactividad total en las cláusulas suelo (1/3)

Ha tenido que ser una vez más Europa la que, además de colorearle la cara a nuestro sistema judicial, haya puesto el dedo en la llaga. Esta vez con la retroactividad total en las cláusulas suelo, y es que, lo que parecía evidente desde el principio, nos lo han tenido que decir desde fuera porque aquí nos cuesta entender las cosas.

Retroactividad total, como no podía ser de otro modo

#Retroactividad total

Retroactividad total. Por fin el sentido común nos llega desde Europa

Yo ya lo dije en varias ocasiones, no solo en lo de las cláusulas suelo, sino también en alguna otra sentencia. Quizá sea porque no entienda tanto de leyes como otros, pero nunca he visto claro que se anule una cláusula y no tenga efectos retroactivos (o los tenga solo de manera parcial). Si hay un contrato y una cláusula queda anulada es como si no hubiera existido y por lo tanto, todo lo que esa cláusula ha ocasionado a lo largo del tiempo desde que se firmó, debería quedar como no existente y se tendría que regularizar. Eso es lo que yo he defendido siempre de las cláusulas suelo; si se anula la cláusula, debe haber una retroactividad total. Pero ya sabemos lo que dijeron los tribunales defendiendo a la banca.

La aplicación de esta sentencia les puede costar a los bancos alrededor de cinco mil millones de euros y caídas en las cotizaciones (6% Popular y Sabadell).

Recordemos que el Supremo declaró abusivas las cláusulas suelo y ya condenó a los bancos a devolver los importes desde 2013. Ahora lo tendrá que hacer desde 2009.

El motivo de limitar las devoluciones al 2013 fue el de tratar de evitar la ruina bancaria, cosa curiosa en una sentencia. Estoy seguro de que si a nosotros nos condenan a algo, no nos limitarán las responsabilidades en atención a nuestro bienestar financiero futuro. Y eso si no nos han embargado preventivamente todos nuestros bienes antes de la sentencia y nos han convertido en unos parias al imposibilitarnos tener ni siquiera una cuenta bancaria a nuestro nombre. Pero claro, los bancos son los bancos y nuestros tribunales están para darles algún capotazo de vez en cuando.

Algunos juzgados de los que recibían reclamaciones después de la famosa sentencia del Supremo seguían sin tener claro cómo aplicar la retroactividad. Por eso acudieron al Tribunal de Justicia de la Unión Europea consultando si tenían que aplicar la retroactividad total, o basarse en la limitación del Supremo. Estoy seguro de que estas «dudas» no debieron sentar nada bien, ni a la banca, ni al Supremo.

Otra cosa curiosa de este asunto es que el abogado general de la Unión Europea estaba a favor de la limitación planteada por el Supremo porque decía que las devoluciones podían tener límites temporales en los casos en los que hubiere repercusiones macroeconómicas asociadas (aquello del interés general blablablá) o por circunstancias excepcionales, quién sabe si se refería a razones de Estado.

La buena noticia es que la sentencia definitiva apoya la retroactividad total.

Estimación de lo que tendrán que devolver los principales bancos según un gráfico de El País:

BBVA – 1.200 millones

CAIXABANK – 750 millones

SABADELL – 352 millones

POPULAR – 334 millones

LIBERBANK – 129 millones

BANKIA – 101 millones

¿Qué dice exactamente el fallo sobre la retroactividad total?

Se limita a aplicar la lógica sin más historias:

«La declaración del carácter abusivo de una cláusula debe tener como consecuencia el restablecimiento de la situación en la que se encontraría el consumidor de no haber existido dicha cláusula».

Se puede acceder al texto íntegro de la sentencia AQUÍ.

La cara B de la sentencia

Ante todo, recalcar que estoy totalmente de acuerdo con la sentencia. La retroactividad total es lo que yo he defendido siempre, pero es cierto que estas cosas de la macroeconomía hay que mirarlas siempre con mucha atención y no quedarse en la superficie. Me explicaré:

Ayer hablaba del rescate de las autopistas. ¿Qué ha pasado? Pues que tanto los usuarios de las autopistas como los no usuarios, acabaremos financiándolas vía rescate con nuestros impuestos. ¿Qué ocurre con lo de los bancos? Pues algo parecido porque este agujero se cubrirá de un modo u otro, si no con un futuro rescate (que ya sabemos que no sería el primero), con mayores comisiones o con mayor «necesidad» bancaria creada artificiosamente. Ya sabemos eso de que cada vez quieren que paguemos menos en efectivo y dependamos de los bancos incluso para pagar la excursión de los niños o la cuota de la escalera. En definitiva, que también lo de las cláusulas suelo acabaremos pagándolas entre todos.

Y no olvidemos que si conseguimos cobrar, Hacienda querrá su parte.

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

7 Comentarios.

  1. En derecho administrativo existe la nulidad (desde origen, desde siempre, “ex tunc”) pero también la anulabilidad (desde la sentencia o resolución administrativa correctora, ex nunc). Este caso no es de derecho administrativo sino civil o mercantil.

    El problema es que el Tribunal Supremo, en la sala civil sentenciadora, ha aplicado la nulidad como si fuera la anulabilidad. Tal desaguisado jurídico que atenta contra las más elementales reglas del derecho lo hizo además utilizando argumentos basados en el interés particular de unos accionistas de bancos frente a otros también particulares de los reclamantes. Lo que nos afecta a todos es que vulneró bienes generales como son el ordenamiento jurídico y la seguridad jurídica. Yo creo que la Sala prevaricó. Dictó una sentencia a sabiendas de que era errónea causando un prejuicio a una de las partes y vulnerando los derechos de todos los españoles.

    Pero hete aquí, que nuestra legislación en algunos temas -derechos de los consumidores- está sometida al derecho comunitario y que existe un mecanismo que cualquier juez que crea que se ha vulnerado una norma europea (en este caso una Directiva de protección a los consumidores) puede interponer. Es la Cuestión Prejudicial. Un juez se salta a sus superiores juridicos y consulta directamente al TSJE. He leído que el TS había acumulado decenas de recursos similares a sentencias de instancias inferiores que estaban aplicando su doctrina ya que era inverosímil, inaudita y falta de toda lógica jurídica. Pero otros jueces fueron directamente al Tribunal Europeo de Justicia con la Cuestión Prejudical.

    El TSJE ha sido esquisito, claro y llano en una sentencia que por su simpleza la hace inapelable y hasta elegante. Sobre las normas europeas, que rigen sobre el derecho nacional y que están incorporados al mismo, la máxima instancia de interpretación son ellos. Con independencia de los argumentos (antijurídicos dentro, incluso, de nuestro ordenamiento interno) del T. Supremo para aplicar la no retroactividad, si la vulneración de un derecho de los consumidores ha sido definida, y ya lo había hecho así el propio T. Supremo, entonces tal clausula es nula desde el origen, desde siempre, no ha existido con todas sus consecuencias. Ellos no han entrado en si el TS aplicó bien o mal la vulneración del derecho del reclamante por parte del banco, sino sólo en su retroactividad.

    El problema fue que el TS, como Salomón en su famoso juicio, quiso partir el niño en dos y darle una mitad, ya muerto, a cada madre. Pero el sabio Salomón, y ahí demostró su sabiduría, sólo quería saber cual de las madres reclamantes era la auténtica. Quiero creer que el TS, presionado por el Gobierno y los Bancos afectados, dejó que el TSJE (nuestro Salomón) resolviera el asunto más adelante. Lo contrario me revuelve el estómago sólo de pensarlo.

  2. Una puntualización, el rescate a las autopistas los vamos a pagar vía multas de Tráfico-AEAT.

    Ya han empezado a señalizar muchos tramos rectos y con mucha visualización como de muy peligrosos, poniendo las famosas placas amarillas de aviso de radar.

    Un saludo.

  3. La gente debería informarse y hacerse asesorar un poco antes de firmar algo tan trascendental como una hipoteca…

    http://www.libremercado.com/2016-12-25/federico-jimenez-losantos-clausulas-suelo-de-la-clausula-turron-a-la-indemnizacion-mazapan-80962/

Deja un comentario


La Lectura de Ramón