Responsabilidad de los asesores fiscales

La tendencia es desde hace algunos años, la de incrementar cada vez más la responsabilidad de los asesores fiscales, y es algo que me preocupa porque creo que no es la solución para luchar contra el fraude; aunque está claro que tanto Hacienda como la Policía y la Fiscalía, lo que quieren es poder cargarle el muerto a alguien (que sea el culpable o no, importa menos), y si es a más de uno, pues tanto mejor porque eso liga bien con las estadísticas. Si el asesor fiscal participa en la consecución de un delito como socio o partícipe o a comisión de lo que se trinque, no digo que no sea tan responsable como el que más, pero que se intente responsabilizar a los asesores cuando sus clientes son los que han evadido impuestos (con o sin asesoramiento previo), eso ya no me parece tan bien. ¿Qué ocurre con los abogados defensores? Un abogado puede estar defendiendo a un asesino e incluso saber que es culpable. Es totalmente lícito porque cualquiera tiene derecho a una buena defensa, sea culpable o no. ¿Qué pasaría si condenaran también al abogado defensor al demostrar que su cliente era culpable y que toda la estrategia de defensa estaba montada sobre mentiras? Recordemos que el acusado (imputado, investigado, o como se le quiera llamar ahora) tiene derecho a mentir para defenderse (sí, tal cual, eso es así), y el abogado puede aconsejarle cuándo es mejor que tenga la boca cerrada y cuándo debe decir… lo que tenga que decir, sea cierto o no.

La responsabilidad de los asesores fiscales por los supuestos delitos de sus clientes

#Responsabilidad de los asesores fiscales

Responsabilidad de los asesores fiscales. Ya está bien de querer cargar el muerto al profesional

Hace poco me pasaron una noticia en la que se decía que el conocido Murli Kessomal se enfrenta a una posible pena de cárcel de dos años y medio (y una importante multa y alguna que otra incompatibilidad) por eludir (sus clientes) algo menos de medio millón de euros en la operación de venta de un hotel.

La acusación es por haber aconsejado a la empresa Amadores Dunas SA una operación supuestamente destinada a minorar el pago de impuestos a través de la Reserva para Inversiones de Canarias (RIC) y el Régimen Especial de las Fusiones (FEAC). Según la fiscal, el asesor «ideo y planificó» la operación para eludir la obligación de tributar por la RIC. Y añade que su participación resultó ser esencial por sus conocimientos jurídicos, económicos y contables. Esto último me recuerda al algunos interrogatorios que he sufrido y en los que lo primero que se me ha preguntado por parte de la fiscalía era qué estudios tengo. Por lo visto, lo de tener conocimientos ahora está mal visto y penado, además de ser un agravante para cualquier cosa. Como siempre… ¡Viva la mediocridad!

Y esto no ha hecho más que empezar:

Europa quiere reforzar el seguimiento de los consejeros fiscales (asesores en su acepción más amplia), para lo que la Comisión quiere ver «cómo elaborar medidas disuasivas eficaces contra aquellos que fomentan y hacen posible la planificación fiscal agresiva».

Siguiendo con los conocimientos, vuelvo al ejemplo de antes… ¿Se podrá condenar al abogado del asesino por disponer de los conocimientos jurídicos necesarios, que le han permitido una defensa adecuada? Creo que una vez más se están mezclando churras con merinas. Si realmente ha habido un fraude y se demuestra, habrá que ir contra quien lo ha cometido, no contra quien asesoró a esta empresa.

También me resulta curioso que algunos investigados recientes (no voy a dar aquí nombres porque el caso ya está bastante mediatizado) por blanqueo de capitales, argumenten su defensa con aquello de que fue el asesor quien lo hizo. Eso es tener muy mala leche, perdonen que se lo diga. El asesor podrá haber informado de qué cosas se podrían hacer y de cuáles no, y el cliente será quien deberá tomar la decisión (la decisión nunca la toma el asesor). A ver si aprendemos a que cada cual apechugue con la parte que le toca.

Ramón Cerdá

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

19 Comentarios.

  1. Estoy de acuerdo totalmente con usted. El asesor plantea todas las posibilidades y es el cliente quien decide .

  2. pues yo tengo el siguiente problema , tengo una pequeña sl ( ahora mismo apenas me da para sacar un minimo sueldo ) y desde que inicie contrate un gestor que me llevara los papeles , y todo fue bien los primeros años ahora 12 de empresa , pero en los ultimos dos años he tenido inspeccion de hacienda y multaza , yo pregunte ¿ porque , que he hecho ? y me dijeron que meter la factura del coche como iva desgravable , mirando en internet he visto que solo puede meterse el 50 % , a mi de esto no me dijo nada el gestor , a mi me daba igual meter un 50 o 10 % , lo que correspondiese . ¿ eso es culpa mia ? ¿ entonces para que cobra el gestor si yo tengo que revisar lo que hace ? pago mas de 130 euros al mes por llevarme ivas , impuesto de sociedades y lo que salga . ahora me ha llegado otra multa de hacienda ( por unos datos incorrectos de un modelo 347 ) ¿ tambien tengo la culpa yo ? es increible ! menudo chollo montar una gestoria , si lo hago bien cobro , si lo hago mal paga el cliente y sigo cobrando .

    Si hubiera guardado el dinero pagado al gestor para pagar multas me hubiera resultado mas economico

    • . Ese es otro tema que nada tiene que ver con lo que he querido plantear. Para ello, el asesor fiscal debe de tener contratado un seguro de responsabilidad civil (yo lo tenía cuando era asesor). En ese caso el cliente reclama al asesor, el asesor acepta la culpa o es condenado en tribunales y el seguro se hace cargo de los daños.

  3. BEATRIZ EUGENIA ECHEVERRY MUÑOZ

    Creo que ésta situación de responsabilidades es muy relativa por que lo más usual es que se acuda a un asesor por que no conocemos del tema o tenemos poca información y queremos dejar el asunto en manos de un profesional en la materia.
    Algunos asesores obran sin ética y sólo con intereses lucrativos. Otros en cambio explican con detalle la gestión a realizar y solicitan la conformidad del cliente; que decidirá si se actúa de una y otra manera, asumiendo la responsabilidad y consecuencias.

  4. José Antonio Gracia Percebal

    Como siempre tiene más razón que un santo.

    La enfermedad me hizo dejar que esta “profesión”, y la verdad es que me lo estoy pensando mucho y si la salud me permite volver a la actividad, de ninguna manera ejerceré de nuevo como Asesor Fiscal. Estoy arto de ser el malo de la película y al que le cargan todos “los muertos”.

    Comencé en el marketing y la dirección comercial, seguí con la enseñanza … Cualquier cosa antes que darme de alta de nuevo como Asesor Fiscal.

    Los muertos están muy bien en los cementerios.

    • jeje, yo cuando traspasé la asesoría firmé un contrato de no competencia para diez años. Contrato que ya ha vencido y que, por lo tanto, ya no es aplicable y puedo volver a ser asesor cuando quiera… pero lo cierto es que no quiero 😉

  5. Mi comentario se refiere a que estoy de acuerdo con lo dicho por anónimo en cuanto a que la línea en el abogado está en que el asesoramiento es posterior. Si a mi me llamase un cliente y me dijese quiero matar a mi vecino qué tengo que hacer? Y yo le aconsejase sobre atenuntes coartadas etc…yo sería un participe de ese delito. Si me llamase y me dijese acabo de matar a mi vecino, y yo le aconsejase por ejemplo que se entregue para aplicar un atenuntes o le prestase cualquier otro consejo jurídico no sería participe y obraría amparado en el ejercicio de ni profesión en cuanto al encubrimiento siempre y cuando mi actividad fuese meramente la propia de mi profesión (no conductas ajenas como ocultar el cuerpo por ejemplo)

  6. Totalmente de acuerdo Ramón, y en el caso de Murli y asesores se junta con la corrupción política y judicial, sabe mucho de todos en Las Palmas de GC y quieren tenerlo atado corto.Siempre he pensado y así se lo he manifestado a los asesores, que realmente son el “brazo armado” de Hacienda y la TGSS. En el 99% de las asesorías , lo único que te hacen es como “cumplir con hacienda y tgss para no tener problemas”hay tantas dificultades y arbitrariedades, que solo con cumplir…ya está.Lo de la optimización fiscal y como beneficiarte de las leyes…eso es para otros(Murli).Sin querer, se le sigue el juego a Hacienda/TGSS, y ahora se les acojona, ni te desvíes lo más mínimo, que te vas a la cárcel y/o te cierro el chiringuito.

    • Durante mis primeros años como asesor (hace mucho que ya no ejerzo) caí en esa trampa, hasta el punto que evitaba presentar recursos para evitar un enfrentamiento «innecesario». Los asesores en general evitan ese enfrentamiento porque representan a muchos clientes y si se enfrentan con Hacienda por uno de ellos, luego piensan que les puede perjudicar en los otros. Esa y otras actitudes son las que acaban en lo que usted tan bien ha explicado. Yo cambié de actitud y me pasé al otro extremo, al de asesorar al cliente y no jugar a lo que es mejor para Hacienda. Eso duró unos años más, hasta que me harté del asunto. Las leyes están para interpretarlas y de eso Hacienda sabe mucho porque siempre la interpreta a su favor. Lo mismo puede hacer el asesor e interpretarla de otro modo para favorecer al cliente.

  7. El delito ya esta cometido….una buena defensa con un abogado que aún sabiendo de la culpabilidad del investigado etc…..
    Que pasa si antes del asesinato ,es el abogado quien asesora ,cómo ,cuándo, y dónde ,además de decirle posibles coartadas.
    Es el antes, el durante y el después…por lo que no se puede generalizar todos los delitos..

    • Totalmente de acuerdo esa es la diferencia, porque cuando el asesoramiento es anterior, en que se diferencia con respecto a una planificación delictiva?, En nada, el asesor entonces entra a ser un participe. Creo que en el caso de los asesores fiscales (cuya labor normalmente es anterior) o que debe contener templarse es si la actuación recomendada es claramente un delito o no, y dado que además en estos delitos se tiene en cuenta para serlo l cuantia de lo defraudado u ocultado, si el asesor es o no conocedor de que se entra en esa cuantia

      • La actividad de asesor implica precisamente esa anticipación; asesoras al cliente para hacer algo futuro según una interpretación flexible de la norma. La matización que aportas me parece muy correcta, como el hecho de que el asesor no perciba cantidad alguna de lo supuestamente defraudado, cosa que cambiaría el planteamiento.

  8. Jonathan Pérez

    Que pasa cuando el asesor comete una negligencia elaborando la documentación, hacienda, s.social

    • Ese es otro tema que nada tiene que ver con lo que he querido plantear. Para ello, el asesor fiscal debe de tener contratado un seguro de responsabilidad civil (yo lo tenía cuando era asesor). En ese caso el cliente reclama al asesor, el asesor acepta la culpa o es condenado en tribunales y el seguro se hace cargo de los daños.

  9. > Recordemos que el acusado (imputado, investigado, o como se le quiera llamar
    > ahora) tiene derecho a mentir para defenderse (sí, tal cual, eso es así), y el
    > abogado puede aconsejarle cuándo es mejor que tenga la boca cerrada y
    > cuándo debe decir… lo que tenga que decir, sea cierto o no.

    Dejad de decir mentiras.

  10. El problema viene cuando los asesores plantean a clientes operaciones que, no sólo resultan beneficiosas para sus ingresos, sino que implican contradecir alguna que otra norma fiscal…..y ya sabemos como somos los españoles cuando nos ofrecen la posibilidad de pagar menos…..si por tus conocimientos sabes que estas infringiendo leyes algo de Responsabilidad tienes en todo ello, por supuesto una parte pero cooperador necesario si que has sido aunque sea más complicado de demostrar

Deja un comentario


La Lectura de Ramón