Rescate de las autopistas, algunas reflexiones

Hace apenas cuatro telediarios asistimos al gran rescate de la Banca. Ese rescate que pretendía salvar un sector estratégico y que permitiría a los ahorradores no perder su dinero y, además, conseguiría que el crédito volviese a fluir con rapidez y eficacia para, de ese modo, acabar con la crisis en un plis plas. Bueno, parece ser que eso no fue exactamente así y lo que ocurrió simplemente es que todos nos hicimos cargo de una barbaridad de pérdidas cuando nadie antes llamó a nuestra puerta para repartir con nosotros los beneficios previos. Con la actual quiebra y rescate de las autopistas, parece que va a ocurrir algo parecido, o incluso más descarado.

#rescate de las autopistas

El Rescate de las autopistas se hará con nuestro dinero

Parece evidente que ha habido un serio conflicto de intereses en la construcción de algunas autopistas y a buen seguro más de uno se habrá hinchado los bolsillos con comisiones o con beneficios superiores a los que serían lógicos. ¿Cómo termina esto? Como todos sabemos: con el rescate de las autopistas con el dinero de todos y tapando lo sucedido hasta llegar al punto en que nos encontramos.

Rescate de las autopistas. Seré breve pero destacaré algunos puntos que me parecen interesantes:

1.- Las autopistas son una concesión administrativa para una serie de años (25 creo que es el caso) en la que la empresa concesionaria es la que se encarga de la explotación y por consiguiente se queda con los beneficios (si los hubiere).

2.- Para que haya beneficios deben existir ingresos suficientes, en este caso producidos por los usuarios de la vía que pagan los peajes. En estos casos parece ser que los cálculos que se hicieron no fueron realistas y se realizaron al revés, es decir, una vez supieron lo que había que amortizar calcularon el tráfico necesario y esa fue la previsión. Lógicamente no se hacen así las cosas. Lo achacan a la crisis, pero no es cierto porque el tráfico de esas vías parece ser que nunca superó el 30% de lo previsto, ni siquiera al principio cuando la crisis nadie se la olía.

3.- En esta película hay cuatro actores principales: la Concesionaria, la Constructora, el Banco y el Estado. El Estado cede los derechos de explotación a la Concesionaria, la Concesionaria contrata con la Constructora y pide un préstamo al Banco (con la sola garantía de la autopista que aún no se ha construido).

4.- No conozco todos los casos, pero en alguno de ellos, Concesionaria y Constructora son del mismo grupo empresarial, con lo cual, el hecho de hinchar los costes de construcción es pan comido siendo lo que más interesa por varios motivos:

a) Los beneficios de la Concesionaria no son seguros y además son lentos porque tendrían que ocurrir durante 25 años. Los de la Constructora, en cambio, son rápidos y se pueden hinchar. No tiene problemas de cobro porque el Banco es el que financia a la Concesionaria.

b) Si todo va bien, la Concesionaria tendrá beneficios y pagará al Banco, pero si no va bien, la Constructora ya ha cobrado, ha generado un beneficio cuantioso y se desentiende del problema.

c) Como la garantía de la Concesionaria de cara al banco es la propia autopista, le bastará con declararse en quiebra y apartarse del negocio sin tener que seguir pagando el crédito.

d) Con los bancos ya sabemos lo que pasa.

En definitiva, que al final de la película, el estado (nosotros) se hace cargo del desaguisado y paga (pagamos) los platos rotos.

Expropiación

Existe otro motivo para que los costes de construcción se hayan disparado y son los costes de expropiación de los cuales, además, es el Estado el responsable y no la Concesionaria. Se expropiaron muchos terrenos rústicos que valían dos pesetas y se pagó una pequeña fortuna por ellos porque se tuvieron que acoger a una ley que decía que todo terreno expropiado era potencialmente urbanizable y como tal había que calcularlo.

Y mientras, el señor Montoro amenazando a los autónomos y pequeñas empresas con mirarnos hasta el ojete del culo.

¿Serán además los responsables de que nos cobren en las autovías?

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

5 Comentarios.

  1. Otro de los grandes bodrios estatales; las beneficiadas, las grandes constructoras que a lo largo de los años se han venido repartiendo el pastel de las grandes obras del Estado corrupto en que hemos vivido ; si el chollo daba beneficios, estos iban a parar integros a las constructoras confabuladas y corruptas y si estas se equivocaban, como así ha sucedido en buena parte de los trayectos; grandes financieros, proyectistas, arquitectos en su desenfrenada carrera a sacar tajada, ahora le pasan la factura al Estado porque las cuentas no les salen; mal ejemplo que nos dan al pueblo llano y laborioso que se han cargado con este tipo de acciones deshonestas, suma y sigue……

  2. Y mientras se dilapidan estas enormes e inimaginables cantidades de dinero público, recortes y más recortes en sanidad o educación públicas para seguir manteniendo los sueldos millonarios de banqueros avaros y criminales. http://diario-de-un-ateo.blogspot.com/2012/05/breve-reflexion-dominical-sobre-la.html

  3. Apreciado Ramón: A su análisis claro y meridiano solo le echo en falta determinar la orientación política de los Gobiernos cómplices, desde tiempos de Franco hasta al actual ¿rescate?

    Me explico: que las entonces las concesionarias untaran y colaran como pérdidas sus ganacias netas, a nadie extraña: en dictadura al ciudadano se le oculta información.

    Que los que prorrogaron las concesiones durante la democracia eran gente estudiada y «demócrata», de todos es sabido: nos engañaron bien («OTAN: de entrada NO»). Basta ver quien sigue cobrando -y bien- de Bancos y Constructoras).

    Pero consentir que quienes mintieron para alcanzar el gobierno sigan presumiendo de «demócratas» y de «liberales», de que «van en buena dirección, que han recuperado la econo(suya) sin tocar un ápice del (su) estado de bienestar» … es constatar que somos tontos y que nos los merecemos: Nos roban sin recato.

    No es crisis, es la más colosal de las estafas: anteponen Banca y Corporaciones (que no tienen ni patria ni alma) a los propios ciudadanos.

    Ya veremos en las Elecciones Europeas…aunque ellos se la sude: saben que el bipartido podrido está muerto y enterrado y ya se han asegurado sus jubilaciones doradas… y que no pisarán la cárcel (parafraseando a D.Manuel Fraga: «la Justicia es suya»).

Deja un comentario

Trackbacks y Pingbacks:


La Lectura de Ramón