Reparación gratuita del Volkswagen… ¿o no?

Desde que se destapó el asunto de Volkswagen y el resto de marcas afectadas, mucho es lo que se ha estado hablando del tema. Una de las cosas que más me han llamado la atención del asunto es que se citará a los clientes para que vayan al concesionario para la reparación gratuita del Volkswagen… y yo me pregunto: ¿Reparación? ¿El cliente sabe lo que le van a reparar? Es más… ¿el cliente querrá que se le «repare» el coche?

Reparación gratuita del Volkswagen… ¿en qué consistiría?

#Reparación gratuita del Volkswagen

Reparación gratuita del Volkswagen. ¿Interesa acudir al concesionario?

En el mundo del automóvil no es inusual que de tanto en tanto, clientes que han adquirido flamantes coches nuevos (de la marca que sean), reciban una circular instándoles a pasarse por el concesionario para que se les sustituya tal o cual pieza. Evidentemente todo eso es gratuito y normalmente el cliente, aunque es una molestia, no suele poner muchas pegas porque sabe que es por el bien del coche: una pieza defectuosa, o algo que hay que ajustar… ¿Pero estamos ante un caso de estos con lo de Volkswagen? Yo pienso que no, y que bien mirado, a los clientes no les interesa para nada acudir al concesionario para la supuesta reparación.

Lo primero que hemos de tener en cuenta es que el coche no está estropeado, simplemente se le ha incluido una programación que le permite reconocer cuándo se le está haciendo una prueba (detecta, entre otras cosas, cuándo está encima de una máquina de rodillos). Cuando el coche se da cuenta de esto, automáticamente cambia su programación para que parezca que genera menos emisiones nocivas.

¿Qué ocurrirá si lo llevamos al taller?

Ante todo, hay que tener en cuenta que lo que le han hecho al coche de serie, no afecta a la seguridad. Es un fraude, no digo que no, pero no afecta para nada a la seguridad. Cuando lo llevemos al taller se limitarán a hacer una reprogramación (parece que algunos modelos requerirán también el cambio de alguna pieza). Al reprogramarlo, el coche ya no falseará las lecturas porque no necesitará hacerlo, es decir, con esos ajustes contaminará menos… Pero no olvidemos que por esa misma regla de tres, el coche va a tener menos prestaciones y es más que probable que aumente el consumo. O sea, que vamos a tener un coche bastante peor. ¿De verdad nos interesa acudir a la cita? ¿Nos pueden obligar? Habría que planteárselo.

Ramón Cerdá

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

4 Comentarios.

  1. VW y el grupo VAG han venido empleando un mismo bloque, misma cilindrada; que han comercializado con distintos niveles de potencia. A no ser que lo hayan conseguido por software, supongo que los más potentes tendrán distinta bomba inyectora, distinto turbo, distinta culata… habría que analizar el tema mecánico y qué elementos concretos marcan la diferencia pero intuyo que el “upgrade” sería posible de tal forma que el usuario final no notara demasiado la diferencia.
    Podemos dudar si eso comprometería la duración de la mecánica pero los motores VW, incluso sin trampas, son bastante fiables. En caso de duda propondrán una ampliación de garantía.
    La intervención se tendrá que hacer sí o sí porque intuyo también (no quiero dar ideas) que las ITV lo exigirán. Al ser una reforma de importancia, los propietarios de VW tendrán que acudir a la estación de ITV con su certificado correspondiente y se anotaría en la ficha técnica dicha reforma de importancia. Se dará seguramente un plazo de cortesía (años) y cuando termine, aquellos coches que no hayan sido corregidos simplemente no podrán pasar la ITV.
    Opino que los propietarios de VW querrán hacerlo lo antes posible. Aún no se sabe como reaccionará el mercado de segunda mano, pero nadie querría comprar un coche que sabe que tiene un problema concreto público y notorio.
    Como tampoco se sabe qué pasará con los motores que lleguen con muchos kilómetros a cuestas o en mal estado y como aguantarán la modificación.
    En cualquier caso aún no hemos visto nada. Esto acaba de empezar.

  2. Lo primero que hay que tener en cuenta, es que no se incumplen las leyes medioambientales europeas, sino sólo las americanas que son muy duras con el NOx. Este es un problema exclusivamente de los diésel porque ellos no fabrican coches diésel y son todos importados. Es una especie de arancel encubierto a loa coches extranjeros. Esto es parte de una guerra comercial USA – UE. Volkswagen es el culo de Europa donde los USA nos han dado la patada.

    Estoy de acuerdo en que no hay nada que reparar, y lo mejor es no tocar para nada el coche si las autoridades europeas no lo hacen obligatorio, que ante el escándalo, mucho me temo que algo van a tener que hacer. Por ahora, su táctica es esperar a que escampe la tormenta y se deje de hablar en la prensa. Esta campaña no es más que una anestesia de la misma.

  3. Efectivamente, no estamos hablando de una avería.
    Es un fraude, por que el vehículo se vende con una potencia que incumple la ley al sobrepasar los límites de contaminación.
    La centralita del vehículo está preparada para detectar situaciones de control, y sólo en ese momento restringe los límites contaminantes; por ejemplo obligando a trabajar la EGR (reducción de los gases emitidos) y otras válvulas, después del test (ITV) el vehículo funcionando normalmente tiene un comportamiento mucho mas eficiente en cuanto a potencia e ineficiente en cuanto al tratamiento de sus gases de escape, es decir a normas ambientales.
    La ley dice que un vehículo que no cumple las normas no puede circular, luego en realidad están circulando millones por toda Europa, contaminando a placer.
    Otro asunto es que a Europa no le interese transcender el escándalo en toda su magnitud, aún menos a los proyectos de nuestro país y dicha marca.
    Los usuarios han sido timados ya que les han vendido un coche con unas prestaciones ilegales, y la solución consistirá en rebajar las prestaciones hasta hacerlas legales o rediseñar un nuevo motor. Los costes de rediseñar el motor son inviables. Luego la única opción es controlar los gases y bajar la potencia del vehículo a base de reducir la alimentación y recircular mucho mas los gases de escape.
    Ante esta solución, tendrán que ofrecer algo mas para persuadir a todos los usuarios afectados, algo así como un plan de mantenimiento y garantía, o incluso una indemnización.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón