Recurrir una multa admitiendo los hechos es una tontería

Hay mil maneras de recurrir una multa; unas fórmulas son más eficaces que otras, pero desde luego, lo que no hay que hacer NUNCA, es admitir los hechos en el propio texto del recurso. Nunca hay que decir eso de que «aparqué mal pero fue solo un instante» o «cuando me di cuenta de que iba por encima de la velocidad frené enseguida» o «no llevaba el cinturón porque en ese momento… »

#recurrir una multa

Recurrir una multa implica NO RECONOCER NUNCA LOS HECHOS

Es cierto que si el recurso se basa exclusivamente en la caducidad o prescripción, en principio no hay problema con admitir los hechos y luego decir que simplemente no procede multar porque ha transcurrido más tiempo del previsto por la legislación. No obstante y aun en esos casos, mi recomendación es NO ADMITIR LOS HECHOS.

Las personas solemos buscar justificación para nuestros actos, a veces de forma inconsciente, y muchas veces esa justificación es más que evidente, pero no deja de ser una justificación sobre algo que está mal, con lo cual, legislativamente hablando, eso no sirve para nada. Quizás sirva en el momento en que el agente nos va a multar y le decimos «he venido a recoger a mi madre enferma para llevarla al hospital y por eso he aparcado aquí» Eso podría valer en algunos casos para que el agente decidiera no proceder a denunciar, pero una vez impuesta la multa, si alegamos eso en el recurso, implícitamente estamos admitiendo que estábamos mal aparcados, lo cual es, ni más ni menos, el motivo de la multa y, por lo tanto, se lo estamos poniendo a huevo para que no admitan el recurso.

Sería el caso de un vecino de Valencia que ha aparecido últimamente en los medios. Según dice, aparcó mal para socorrer a la víctima de un siniestro. Mientras lo atendía, un policía local multó su vehículo. Eso llevó a una discusión y el denunciado rompió el boletín de denuncia y lo lanzó al suelo, lo cual provocó otra denuncia por ensuciar la calle. En el recurso alegó sus motivos… pero admitió haberlo hecho. En consecuencia… si la multa se la pusieron por tirar los papeles al suelo, y en el recurso admite que lo hizo… NO HAY NADA QUE HACER.

Recurrir una multa

Mi consejo:

Cuando decida recurrir una multa, alegue todo lo que crea conveniente, pero JAMÁS ADMITA LOS HECHOS.

 

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

3 Comentarios.

  1. Recurrir una multa de velocidad |El Blog de Ramón - pingback on 7 diciembre, 2014 @8:00
  2. Pasa igual con la compañia de seguros, cuando alguien te denuncia sin que tú lo sepas por un pequeño roce prácticamente parado que no tiene ninguna consecuencia, si le has dado aparcando o por detrás, aprovechará para que le arreglen el paragolpes entero. Cuando te llama la Cia.de seguros di que no estabas, niégalo, dí que no has sido tú, que se ha equivocado de matrícula, cualquier cosa, porque si dices, que es verdad que le tocaste parado pero que ambos vistéis que no tenía nada, ya te la cuelan y el otro se va con el coche arreglado a tu costa. Mucha picaresca y falta de honestidad.

  3. Manda narices, Spain is different.

Deja un comentario

Trackbacks y Pingbacks:


La Lectura de Ramón