Recurrir siempre. Puedes ganar aunque no tengas razón.

Mi recomendación desde que empecé a escribir en este blog, tanto con asuntos de Hacienda como con multas de Tráfico u otros requerimientos y sanciones, es RECURRIR SIEMPRE. Sé, y lo he repetido muchas veces en estas páginas, que muchas veces, pensándolo en frío puede no valer la pena recurrir, y más cuando es una multa de Tráfico de 200 euros que ya te dicen que si la pagas rápido y no recurres se te queda en 100… ¿vale la pena recurrir? Puede que económicamente no valga la pena, pero muchas veces deberíamos de recurrir porque es precisamente gracias a ese sistema de

#recurrir siempre

Recurrir siempre. Puedes ganar aunque no tengas razón. Fíjate en los plazos y las prescripciones, entre otras cosas.

«descuentos pronto pago» que hacen parecer a Tráfico la Teletienda, lo que hace que abusen de nosotros continuamente, generando muchas sanciones injustas que se acaban pagando «para evitar males mayores». Pero donde más quería incidir era en que PUEDES GANAR AUNQUE NO TENGAS RAZÓN. La Administración en general sigue funcionando muy mal y lo de los plazos a menudo no se cumple, o se saltan algún procedimiento… cualquier defecto de forma que pueda detectarse en todo el proceso sancionador puede ser suficiente para que nos den la razón en los tribunales, o más que darnos la razón, para que condenen a la Administración y le impida cobrarnos una sanción que, pudiendo ser correcta, no ha seguido el procedimiento legal oportuno.

Puedes ganar aunque no tengas razón. Por eso recomiendo recurrir siempre

Siendo así, lo que recomiendo, no solo es determinar si lo que nos piden es correcto o no, sino la forma en que nos lo piden. Hay que enterarse de los plazos, las prescripciones, los pasos que cada procedimiento sancionador debe seguir y buscar cualquier resquicio para actuar en contra de la aplicación de la sanción. Para eso necesitaremos a menudo de la ayuda de algún profesional, pero vale la pena.

Ramón Cerdá

 

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

2 Comentarios.

  1. Buenas tardes.
    Me gustaría comentar mi caso.
    Llevo muchos años practicando ciclismo de carretera y hace unos meses, circulando por una nacional me da el alto una coche de tráfico de la guardia civil con sirenas incluidas. Les pregunto que si he cometido algún delito y me dicen muy cabreados que me van ha denunciar por ir fuera del arcén ya que está prohibido ir por la calzada. Me piden la documentación, les digo que la bicicleta no tiene documentación y les doy el DNI y denuncia de 200 euros. Como no estoy de acuerdo, decido recurrir, abren un periodo de alegaciones, manifiesto mi disconformidad por el mal estado de los arcenes y por equivocación en el vehículo, no es un ciclo como indican los agentes, sino una bicicleta, sólo indican el nombre comercial del vehículo. El agente se ratifica en el informe y me confirman la sanción, Pago los 200 euros, a la espera de que resuelvan el recurso de reposición. Sólo me queda la vía contenciosa. He demostrado con fotografías el mal estado de la vía, señalizada en mal estado, además es vía ciclista. Que me aconsejáis. Saludos.

    • Yo aconsejo siempre recurrir, no obstante, si en esa calzada lo obligatorio es ir por el arcén, el que esté en mal estado no justifica ir por el carril principal. Lo que corresponde hacer en esos casos (aunque no sirve de nada) es presentar una denuncia o una queja a Fomento (creo que es Fomento el ministerio que lo lleva, pero no estoy seguro).
      Por ponerle un ejemplo, y no lo hago por desanimarlo, es como si yo fuese en coche y por estar mi carril lleno de baches, me pusiera a circular por la izquierda con el riesgo evidente que eso ocasionaría a los que vienen en sentido contrario. Sé que no es exactamente lo mismo, pero creo que es un símil aceptable para lo que quería exponer. Aún así, yo recurriría. Suerte.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón