Prueba diabólica, algo que no debería existir

Una prueba diabólica es aquella que Hacienda u otra Administración exige al contribuyente/ciudadano y que es imposible de llevar a cabo. Y no, no es que sea tan raro que nos obliguen a la prueba diabólica. La última vez que fui víctima de una prueba diabólica y que, además, perdí en tribunales, cosa que aún me duele por injusta, fue cuando la Seguridad Social me pidió que probase la inactividad de una sociedad durante un período en concreto.

Prueba diabólica de inactividad

#prueba diabólica

Prueba diabólica, sentencia en contra

Puede parecer fácil, pero no lo es cuando la otra parte afirma que sí que había actividad y no tiene la necesidad de probarlo. ¿Cómo se prueba la inactividad de una empresa? Es imposible. Se puede probar la actividad aportando facturas, contactos de clientes y proveedores, impuestos presentados, etc. etc., pero es del todo imposible probar la completa inactividad.

Llegado a ese punto, la cosa tuvo que ir a Tribunales y, una jueza a la que no voy a nombrar por innombrable, tuvo la desfachatez de decir que era yo quien tenía que probar la inactividad, y que como no bastaba con los impuestos (a cero) que yo había presentado… pues eso, que la razón para los listos de la Seguridad Social.

Curiosamente (o absurdamente), en fechas muy cercanas a ese caso, tuve otro idéntico, solo que relacionado con otra provincia y por supuesto con otro juez (en esta ocasión un santo varón). Ahí me dio la razón. ¿Qué se le va a hacer?

El caso es que parece ser que ahora estas cuestiones deberían quedar más claras, si se aplica una reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña del pasado 20 de marzo de 2014, al menos si lo que se cuestiona es la acreditación de los gastos o no, en el caso de profesionales. No sé si la sentencia podría valer de algo para un caso como el que acabo de comentar.

Según la reciente sentencia, el contribuyente solo tendrá la obligación de acreditar que el gasto ha sido declarado y contabilizado, salvo que la ley indique expresamente que la carga de la prueba es del contribuyente. En el caso del IRPF nada se dice al respecto.

No sé si servirá de mucho, pero en cualquier caso es un tirón de orejas (merecido) para Hacienda.

 

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

16 Comentarios.

Deja un comentario

Trackbacks y Pingbacks:


La Lectura de Ramón