Prueba de alcoholemia a un Guardia Civil

¿Sabían ustedes que los agentes de la Guardia Civil también están obligados a someterse a la prueba de alcoholemia, incluso si no están conduciendo, cuando son requeridos para ello por un mando superior?

Sentencia condenatoria por negarse a la prueba de alcoholemia

#prueba de alcoholemia

La Guardia Civil está obligada a someterse a la prueba de alcoholemia si son requeridos por un mando superior.

Una reciente sentencia confirma la sanción de seis meses de suspensión a un agente que, mientras estaba multando a un conductor, tuvo la inesperada visita de un mando que se percató de que, tanto él como su compañero, tenían síntomas de haber bebido (olor a alcohol en el aliento, habla balbuciente e inseguridad al andar).

Ambos fueron requeridos a someterse a la prueba de alcoholemia y los dos se negaron a ello. El resultado fue que les retiraron las armas y posteriormente fueron sancionados con seis meses de suspensión y cambio de destino. Uno de ellos recurrió ante el tribunal al entender que la sanción era excesiva y que no estaba demostrado que hubiera bebido.

Los hechos ocurrieron en 2011, y según el fallo hay testimonios suficientes. Durante el control rutinario se escuchó a sus compañeros decir:  «vas borracho y te has negado a soplar», «has bebido, vas borracho».

En cualquier caso la sanción no es por ir borracho sino por negarse a someterse a la prueba de alcoholemia, lo cual está tasado como falta muy grave en el reglamento disciplinario de la Guardia Civil. También hay que tener en cuenta que la sanción tampoco se limitaba al hecho de haberse negado a someterse a la prueba de alcoholemia, sino a la desatención del servicio, otra falta muy grave. Por lo visto, horas antes de su relevo, y por lo tanto cuando estaban aún de servicio, se les vio frecuentando varios bares de la localidad de Guadarrama, y aunque no hay testimonios de lo que bebieron, se supone que era alcohol en vista del resultado final.

Imagino que los de los bares habrán preferido no decir lo que les sirvieron, que seguramente ni siquiera cobraron, porque esa es otra costumbre bastante afianzada en el cuerpo.

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

11 Comentarios.

  1. Pues efectivamente, el número ha sido sancionado, pero después de tres años y pico de pleitos, hasta que el TS ha resuelto en firme la sentencia del TMC por negarse a “soplar” el alcoholimetro, para demostrar que no había “soplado” alcohol.

    La pareja de agentes de Tráfico de la Guardia Civil hizo realidad aquello del mundo al revés, ellos siempre dispuestos para hacernos soplar, no están en absoluto dispuestos a soplar cuando les toca a ellos, pero están dispuestos a llegar al TS a ver si hay suerte. En fin, un mal ejemplo, que creo no se corresponde con la práctica general de la benemérita.

  2. En el caso de la guardia civil el chequeo debería ser constante, es más lo debería hacer para poder arrancar el coche o la moto.

  3. que bueno eres ramon, aun dandote collejas esre un caballero.

  4. Una consulta: ¿Pueden los guardias o policías tomar alcohol mientras están de servicio? Lo digo porque los he visto muchas veces en los bares, durante los tiempos de descanso que su reglamento les permite, tomándose más de una copa, o acompañando de vino el bocadillo o tentenpié de turno.

    ¿Se les puede denunciar? ¿De qué forma? ¿Serviría para algo?

    • Denunciar se puede, servir… depende. Si muchos denunciaran seguro que serviría; una denuncia aislada es raro que prospere. También hay que preguntarse si vale la pena o no. Una cosa es verlos tomando un carajillo en el bar después de desayunar y otra distinta que anden borrachos de servicio. En cualquier caso no pueden tomar alcohol mientras están de servicio. Por otro lado, podría darse el caso de que hubieran terminado su turno de servicio y todavía llevaran el uniforme, quizás en ese caso la cosa no estuviera tan clara.

  5. Tengo dos comentarios alternativos y no sé cual dejar: a) país, b) en qué manos estamos (respecto a la seguridad y tal).
    Y respecto a la última frase, me parece que no es exactamente un invento…

  6. José Antonio Gracia Percebal

    La verdad es que desde que vivo en un pueblo de Aragón, mi opinión sobre la Guardia Civil ha variado. Los veo como cazadores de automovilistas y agricultores. Lo que pase dentro del cuerpo no me importa mucho, pero veo bien que les hagan controles porque llevan vehículos y armas.

  7. Seguía tu blog porque me gustaban tus puntos de vista bastante políticamente incorrectos. Sin estar de acuerdo totalmente con tus opiniones era interesante oír una voz crítica sobre muchos temas. Sin embargo, la forma de terminar hoy el artículo, con un ataque gratuito a todo un cuerpo de funcionarios, sin aportar pruebas y sugiriendo un comportamiento al estilo mafioso de visitar los establecimientos e irse sin pagar aprovechando la autoridad de la Guardia Civil, me parece completamente fuera de lugar e impropio de alguien que suele razonar sus opiniones con el derecho y las pruebas en la mano.

    No me ha molestado porque le tenga especial aprecio o antipatía a la Guardia Civil, me hubiese molestado igualmente con cualquier ataque sin fundamente a cualquier colectivo.

    • Bueno, supongo que lo que le habrá molestado es la frase final porque todo lo demás está basado en sentencia y testimonios supuestamente válidos:

      «Imagino que los de los bares habrán preferido no decir lo que les sirvieron, que seguramente ni siquiera cobraron, porque esa es otra costumbre bastante afianzada en el cuerpo.»

      Tal vez he generalizado demasiado, pero conozco casos personalmente, y no solo en cuanto a bares. De todos modos es cierto, debería de haber sido más específico y no generalizar tanto.

      Gracias por leerme (y por dejar sus comentarios, aunque sean collejas de estas)

Deja un comentario


La Lectura de Ramón