Presión fiscal. ¿Es correcta su definición actual?

Veamos primero cuál es la definición de presión fiscal antes de analizar si es del todo correcta o no:

La presión fiscal viene definida por el total de impuestos, directos e indirectos, que recauda Hacienda en relación con la actividad económica anual del país (PIB).

Otra posible definición sería:

Término económico para referirse al porcentaje de los ingresos que los particulares y empresas aportan efectivamente al Estado en concepto de impuestos en relación al PIB. De ese modo, la presión fiscal de un país es el porcentaje del PIB recaudado por el Estado en concepto de impuestos. En general puede decirse que en las economías desarrolladas, la presión tributaria total se ubica entre el 30% y el 50%.

¿Qué más es la presión fiscal?

#Presión fiscal

La actual definición de presión fiscal es insuficiente

Ambas definiciones anteriores se aceptan como correctas y eso es lo que se entiende por presión fiscal. En el fondo no es otra cosa que una manera de poder comparar unos países con otros en relación a los impuestos que deben sufrir sus ciudadanos.

Ahora bien, en mi opinión, estas definiciones de presión fiscal se quedan cortas. Me explico:

Tenemos un ejemplo actual que puede valernos para explicar mi teoría respecto de la presión fiscal. Estos días están anunciando que Hacienda va a aumentar (parece ser que solo a las grandes empresas) los pagos a cuenta deL Impuesto de Sociedades. Eso supone que esas empresas tendrán que anticipar importantes cantidades de dinero para que Hacienda disponga antes de él y puedan hacer contabilidad creativa para reducir el déficit de cara a Europa (un simple y chabacano maquillaje de cuentas planteado de manera rimbombante).

Es cierto que al finalizar el ejercicio social, esas empresas acabarán pagando lo mismo que estaban pagando hasta ahora, pero habrán tenido que pagarlo antes. Eso no se considera un aumento de su presión fiscal porque no es un incremento de impuestos, pero yo considero que sí que lo es. ¿Acaso si usted le debe dinero a alguien, sentirá la misma presión si puede pagar a cómodos plazos durante años, que si el acreedor le exige que lo pague todo en quince días? Aunque la cantidad a pagar sea la misma, el momento del pago también influye.

Y hay otros matices sobre qué es más presión fiscal

1.- Si Hacienda retrasa sus obligaciones de devolver impuestos al contribuyente, eso es MÁS PRESIÓN FISCAL.

2.- Si Hacienda, a pesar de deberle dinero a usted en concepto de IVA y usted haber solicitado la devolución en enero, llegado el mes de abril le obliga a usted a ingresar el IVA del primer trimestre, sin haber recibido la devolución anterior… eso es MÁS PRESIÓN FISCAL.

3.- Si Hacienda aumenta los requerimientos por sanciones y cada vez lo hace con menos fundamento, aunque las sanciones no se consideren impuestos, eso también es MÁS PRESIÓN FISCAL.

4.- Si usted recurre en los tribunales un acta de Hacienda y para ello tiene que pagarla o avalarla y luego esperar años a que el tribunal le dé la razón, eso también es MÁS PRESIÓN FISCAL.

5.- Si usted sigue pagando los mismos impuestos pero le recortan los derechos, eso también es MÁS PRESIÓN FISCAL.

6.- Si paga los mismos impuestos pero baja su nivel adquisitivo, eso también es MÁS PRESIÓN FISCAL.

Por todo lo anterior, considero que se debería de cambiar la definición de presión fiscal porque posiblemente, cuando se esté comparando la presión fiscal entre países, se esté llegando a conclusiones muy alejadas de la realidad.

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

6 Comentarios.

  1. Todas las estadísticas esconden una mentira o una verdad a medias. Los economistas serios no utilizan el concepto presión fiscal sino esfuerzo fiscal que lo pone en relación a la renta recibida. No es lo mismo una presión fiscal del 40% en España o en Dinamarca que tiene una renta per cápita mucho mayor.

    Además se olvida un pequeño detalle: en Dinamarca la seguridad social se paga con los impuestos mientras que en España hay otro impuesto al trabajo llamado cotización a la Seguridad Social que es uno de los mayores del mundo.

    O sea que ya sabemos que esa estadística esconde al menos dos mentiras. Señores Inspectores de Hacienda, como sé que tontos no son, ni desinformados tampoco, sólo me queda pensar que son unos tramposos.

  2. José Antonio Gracia Percebal.

    Y después de todo lo dicho, si tienes una duda, llamas para que te la aclaren y después de 30 minutos, el ultimo con el que te han pasado te dice aquello de no sabría que contestarle, o aquello otro de vaya a un gestor…

    Me tienes enganchado totalmente, pero lo malo de todo esto es que la Seguridad Social es aún peor y la ayuntamientos… ¡¡Madre mía, madre mía, madre mía!!!

  3. Carlos Boadas

    Muy acertado, una vez más, Ramón.
    Siempre pienso que estos comentarios críticos pero acertados deberían llegar a quien ejerce ese acto criticable, pero pienso que todos esos (y otros) comentarios caen “en saco roto”, porque nadie con “autoridad fiscal” los lee o, en el peor de los casos, los ignora. Es más fácil.
    Sin acudir a los consabidos Podemos y compañía, que están muy pasados de rosca, creo que sería muy interesante que alguien o alguna institución se dedicara, de verdad, a escuchar lo que dice el sufrido ciudadano.
    El atropello continuo que sufrimos desde nuestra querida HP hace pensar que “ellos” viven en otro mundo, en donde no hay problemas económicos para los “súbditos”.
    Yo, personalmente, lo veo mal, a nivel de que escuchen a la gente.
    Creo que ningún político ni autoridad, está por la labor.
    Por eso siempre leo tu blog. Es refrescante, al menos.
    Sigue así.

    • Gracias. Como dices, es difícil que esto llegue donde tiene que llegar, aunque me consta con certeza que tengo lectores de Hacienda, como los tengo de la Policía y la Judicatura. Otra cosa muy distinta es que se den por aludidos.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón