Por lo visto quieren acabar con los exhortos judiciales

Actualmente es bastante habitual que cuando el interrogado no reside en la ciudad del Juzgado donde se está investigando la causa, se le remitan las preguntas via exhorto a otro Juzgado más cercano a su domicilio. Es algo lógico, especialmente cuando se trata de testigos, porque una cosa es estar obligado a colaborar con la justicia, y otra bien distinta que lo obliguen a uno a viajar sin pagarle el desplazamiento. En los casos en los que se trata de un imputado y no de un testigo también se utiliza la fórmula del exhorto, aunque algunos jueces son reacios a aplicarlo.

El problema es que parece ser que se quiere reformar este asunto y se está planteando la opción de que sea siempre el juez que lleva la causa quien interrogue al testigo/imputado, lo cual dejaría sin efecto el sistema actual de exhortos con el consiguiente perjuicio para la persona que se tiene que desplazar.

Personalmente es algo que me puede afectar bastante porque es habitual recibir citaciones para ir a declarar, y ya me veo viajando por toda España de Juzgado en Juzgado como si no tuviera otra cosa que hacer, cuando todo se resumiría con un par de preguntas hechas por exhorto. ¿Quién me pagará a mí todo eso? Evidentemente nadie, ¿me puedo negar?, pues no, la única opción de que me paguen el viaje es haciendo caso omiso a la citación, esperar a que me detengan, que me hagan pasar una noche en calabozo, comerme el bocadillo que me den para cenar y que me metan en una furgoneta de la Guardia Civil para trasladarme al juzgado en cuestión, y la verdad es que este sistema, aunque económico para mi bolsillo, no me convence demasiado.

Intentaré que se hagan estas cosas por videoconferencia, pero de un modo u otro, me parece que se está gestando un nuevo abuso en contra del ciudadano. Como mínimo tendrían que pagar el desplazamiento y el día perdido, pero las cosas no funcionan de ese modo.

Lamentable. Muy lamentable.

 

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

2 Comentarios.

  1. Apreciado Ramón,
    Le paso información interesante:
    – Se ha implantado el sistema telemático de exhortos (“la justicia lenta no es justicia”).
    – Los calendarios de guardis son públicos: los propone cada Junta de Jueces y los aprueba la Sala de Gobierno del TSJ correspondiente. Pra quejas: Juez Decano, TSJ o CGPJ (en los TSJ se puso de moda un ¡gabinete de prensa! pero también una oficina de información al público).
    – En defensa de la instimable Benemérita: sólo en causas penales puede acudirse al auxilio de la policia judicial (ojo, la local no lo es… y en las autonomías hay lo que hay), y siendo penal no se juega. El problema está en que las órdenes judiciales que reciben no son “autoexplicativas”: citar es citar: al imputado ha de ser personal, igual que si se notifica sentencia penal, etc. Si a la policía no le dice nada el Juzgado, intentará cumplir lo más exhaustivamente posible, no es su culpa (antes al contrario, es de agradecer). Así que me remito al punto primero: los exhortos se inventaron para algo.

    Nota final: la legislación acaba de modificarse: los carteros ya no son funcionarios son “empleados”: ya no pueden “certificar” una firma.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón