Plagio. ¿Cuatro años de cárcel?

Cuatro años de cárcel es lo que piden para Darío Frías Paredes, profesor de primaria y presunto culpable de plagio. Se trata de un poemario que, además, ha resultado ganador del premio Blas de Otero del ayuntamiento de Majadahonda (6.000 euros). La verdad es que de poesía entiendo más bien poco y no soy quien para juzgar si con los ejemplos que se comentan, se puede acusar de plagio o no a este poeta, o supuesto poeta. Si es cierto que ha plagiado, creo que con haber devuelto el premio (que ya lo ha devuelto) y con el escarnio público que esto le ha supuesto, ya tiene bastante castigo. Ir más allá y querer meterlo cuatro años en prisión por tan escaso delito, me parece demasiado. El sonrojo no le va a desaparecer en años, y más siendo profesor.

Claro que hay cosas bastante raras, como que devolviera (o renunciara) al premio alegando motivos personales. Tal vez ya le habían llegado rumores de lo que se le venía encima y prefirió curarse en salud.

Plagio o no plagio, esa es la cuestión

#plagio

Hay quien dice que hay plagio en el Guernica de Picasso, con imágenes provenientes de una antigua Biblia

Fue Jorge de Arco quien, tras adquirir un ejemplar con la intención de reseñarlo se percató de ciertas similitudes con otras obras que conocía. El título del poemario es Volverse sombra, editado por Hiperión.

Según la demanda, el plagio consiste en respetar los contenidos y la estructura lírica de los versos cambiando palabras de igual métrica y a veces idéntico significado.

Y no digo que no, plagio habrá (o no), pero que digan que ha plagiado hasta la dedicatoria ya me parece de chiste. Frías lo dedica a su hija Laura, y Aganzo (el poeta supuestamente plagiado) lo dedica también a su hija Laura. Digo yo que tendrán sendas hijas de igual nombre. Decir que eso es plagio me parece un tanto fuerte.

Me llamó la atención un comentario de un lector en uno de los artículos que hablaban sobre el tema que decía cosas que todos hemos oído alguna vez, como que Neruda plagió a Tagore y que Picasso era un gran plagiador. Basta con entrar en Google y escribir Picasso plagiador y pinchar el intro. De hecho, hay una frase de Picasso bastante esclarecedora: «Los buenos artistas copian. Los genios, roban».

¿Inspiración, admiración, robo, influencias, intertextualidad, plagio?

También el gran Camilo José Cela fue acusado de plagio.

¿Y qué me dicen del tema Stairway to Heaven de Led Zeppelin? Un tema, nada más y nada menos que de 1971 y que 45 años después es sospechoso de plagio. Un jurado de Los Angeles estimó hace poco que no existe plagio como se decía de un tema instrumental de Spirit, pero ahí estuvo la acusación. Sin duda buscando alguna compensación económica.

A mí, sinceramente, la cosa no me parece tan grave, o no lo bastante como para ingresar en prisión.

Ramón Cerdá

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

8 Comentarios.

  1. Guillermo Borao

    Y digo que no conocerá la cárcel porque aunque pidan cuatro años, intuyo que le caerían seis meses.

  2. Guillermo Borao

    Estuve siguiendo la noticia desde el momento en el que el poeta renunció por motivos personales. Por lo que leí más tarde, el supuesto plagio había sido colosal, con variaciones como «En la tierra de X» a «En la tierra de Y».

    Pero culpabilidad aparte, lo que no comparto con tu opinión es que el escarnio público sea suficiente pena, porque entonces al escarnio lo convierto en engarnio y me hago un sinvergüenza de narices que me río con cada vez que me pillen.

    Si no es cárcel, que al fin y al cabo sin antecedentes no debería conocerla, la multa debería ser ejemplar, porque nadie sabe lo que estas situaciones afectan a los jurados, al resto de participantes o a las editoriales. Si en España tuviésemos un poco más de mano dura con ciertas conductas, uno se lo pensaría dos veces a la hora de cometer tan pésimo delito. Ojalá que la sentencia lo declare inocente y se demuestre que no hubo copia sino «leve inspiración», por ampararme en el eufemismo. Pero si no, un poeta que roba versos también roba sentimientos, y eso es robar una vida. Y quien se atreve a robar una vida ajena, no creo que le duela en exceso el veredicto público.

  3. Con la debida distancia a que me obliga no conocer directamente el asunto, quiero pensar que, de haber condena, esta será benévola.
    Este señor, si es que ha plagiado, no ha matado, ni violado, ni se ha enriquecido espectacularmente gracias a ese presunto plagio.

    De todas formas vivimos en un pais en el que se castiga implacablemente al ciudadano por sus errores mientras que los delincuentes disfrutan de una sorprendente tendencia a irse de rositas.

    A un señor quieren meterle en la cárcel cuatro años por hacer un circuito de motocross en un terreno de su propiedad. A quién le interese puede buscar en Google información sobre el tema.

    La actual Ley de Enjuiciamiento Criminal está pensada para el robagallinas, no para el gran defraudador. Esto lo dijo Carlos Lesmes. A ver si todavía me acusan de plagio a mí.

    • Yo tampoco conozco los detalles del plagio, pero pienso (y espero) como usted que la sangre no llegue al río y no haya necesidad de cárcel cuando hay por ahí tantos delincuentes que pueden merecerlo más. Puede que lo que haya hecho no esté bien y que sea incluso vergonzoso, pero bueno, nadie es perfecto.

  4. Yo plagio muchos días (bueno…..muchos no), al misionero y nunca me ha acusado de plagio, ni me ha pedido derechos de autor.

  5. Plagiar: «Copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas COMO PROPIAS. (DLE).

    De lo cual, copiar no es malo… lo malo es atribuirse la creación intelectual (derechos de propiedad intelectual) y -en su caso- obtener beneficios de ello.

    Algunos ejemplos: «The Beach Boys» plagiaron a Chuck Berry; Michael Jackson a Al Bano (et altri); las canciones «Loka» y «La lambada» son copias…

    Chaplin «compuso» la BSO de «Luces de la ciudad»… ¡y resulta que es «La violetera» del maestro Padilla! (a quien «se lo chivó» Tony Leblanc, dijo).

    ¡Porque lo del «negro» de Ana Rosa Quintana da para un libro!

    Pero la «inspiración» en la obra ajena no solo es lícita, sino que es incluso obligatoria pues (citando a Cicerón) «no hay nada nuevo bajo el sol», de todo se ha de aprender… y todo es mejorable.

    Sin duda, Pablo era un genio. Y tenía razón.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón