Patentar palabras puede convertirse en un absurdo

A menudo me pregunto por qué en ciertas legislaciones y ámbitos se pueden patentar palabras de uso común. Es absurdo porque el lenguaje es de todos y no debería de poder apropiarse nadie de su uso para su explotación económica particular. En España creo que no se puede hacer, o al menos no hasta el extremo en que está ocurriendo en Estados Unidos.

#patentar palabras

Patentar palabras de uso común no debería permitirse

¿Patentar palabras?

La obsesión por patentarlo todo en la investigación y el desarrollo de productos, cosa que sí que puede tener sentido para que ciertas empresas no se aprovechen del trabajo de investigación de otras que han dedicado mucho tiempo y dinero en desarrollar algún producto, ha llegado al absurdo de que se patenten palabras de uso común, como es el caso de CANDY, una palabra que en inglés se utiliza para referirse a los dulces.

Los titulares del juego CANDY CRUSH SAGA han conseguido meterle un gol a la oficina de patentes y marcas que, no entiendo por qué, han aprobado el registro de esta palabra, lo cual impide a otros desarrolladores de aplicaciones utilizarla. Sencillamente no lo entiendo. Si CANDY fuese algún acrónimo o una palabra inventada, podría tener un sentido el registro y su limitación de uso, pero hablamos de patentar para uso privado mercantilista una palabra como podría ser coche, casa o sofá.

Parece ser que gracias a esta aprobación ya hay algunas aplicaciones informáticas amenazadas, como es el caso de ALL CANDY CASINO SLOTS.

Esto está ocurriendo en el ámbito de los desarrolladores de las App, pero entiendo que en un momento dado puede llegar mucho más allá.

En cualquier caso me parece un abuso que no se debería permitir. Me parece bien que se registre el nombre completo como tal: «CANDY CRUSH SAGA», pero en ningún caso una palabra que por sí misma es preexistente y es de uso común, se utilice en los juegos o en cualquier otro mercado.

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

4 Comentarios.

  1. Queda claro que se “registra” un térino para evitar que otro producto o servicio pueda comercializarse aprovechando la preexistencia de otro .
    Ejemplos:
    – “Cariño, he X a los niños” se registró con miles de verbos por la productora de la primera película “Cariño, he encogido a los niños” (en realidad, la frase original en inglés, claro).
    – No puede fabricarse un coche “Baretta” porque la marca italiana de armas tuvo el buen sentido de registrar su nombre también como marca de automóviles, etc.
    El sistema estadounidense es bastante más permisivo que el europeo (de HECHO, hace poco se patentó la rueda) y es fácil acudir al notario en un drugstore…
    Pero ni allí es lo mismo una patente de invención (que tiene Registro Oficial especializado) que reservarse el uso de un nombre de modelo o marca.

  2. Estimado Ramón:

    Creo que no está bien explicado lo expuesto.

    En primer lugar, no se pueden patentar, en ningún lugar del mundo, palabras. Las Patentes son únicamente para invenciones con aplicación industrial. Las Palabras se registran, que para la oficina no es lo mismo.

    En segundo lugar, no todas las palabras, en ningún lugar del mundo, se pueden registrar, de echo hay prohibiciones absolutas y relativas. En cada caso concreto, hay que ver si existen parecidos anteriores, si es genérico, o si se reivindica en exclusiva ese genérico.

    Por todo lo demás, es muy importante para todo tipo de empresas registrar tanto sus patentes como sus marcas, ya que con eso se diferencian de los demás y pueden evitarse problemas en un futuro.

    Lo comentado es tan solo mi opinión, como siempre sujeta a otra mejor.

    Atentamente.

    • Opinión muy respetable y de agradecer. Aquí queda como complemento del artículo que solo está basado en algunas noticias que han aparecido últimamente.
      Gracias por leerme, y sobre todo por matizar lo que sea conveniente.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón