Optimización fiscal, ¿eso es legal?

Siempre que hablo con alguien de optimización fiscal, surge la duda de si es legal o no es legal. La respuesta contundente es que sí es legal; entendiendo la optimización fiscal como la elección de una fiscalidad entre varias posibles. No estoy hablando de economía sumergida ni de fraude fiscal, ni siquiera de paraísos fiscales, aunque estos, al menos en determinados casos, también pueden considerarse como una opción no necesariamente descabellada.

¿Por qué entonces está tan perseguida la optimización fiscal?

#optimización fiscal

Señor Montoro: Recuerde que la optimización fiscal es perfectamente legal.

Que la optimización fiscal esté perseguida es una de tantas vergüenzas de nuestra querida Hacienda, encabezada por el señor Montoro, enemigo declarado de cualquier tipo de optimización fiscal. Para él, y por ende para Hacienda, cualquier maniobra para ingresar un euro menos de impuestos, es un fraude y debe ser perseguida (sin motivo ni razón). Luego nos encontramos con flagrantes contradicciones porque sus teorías no son tan fáciles de sustentar como a él (y a otros del club) les gustaría.

Por poner un ejemplo sencillo de optimización fiscal podríamos hablar de los profesionales que facturan sus servicios a través de sociedades limitadas, algo perfectamente legítimo pero que Hacienda ve con muy malos ojos. En ningún caso podemos hablar de fraude ni de evasión de impuestos, pero como el resultado es que se puede pagar menos… Pues a Hacienda no le gusta lo más mínimo y frunce la nariz como si estuviera ante un cadáver en descomposición. Curiosamente, ahora tenemos un caso recientísimo con el asunto de la infanta. La mismísima Hacienda ha aceptado la deducción de unas facturas emitidas de esta manera (a través de sociedades), para que no se le pueda computar el delito fiscal. No voy a discutir tal cosa, pero lo que no es de recibo es que, cuando quieren, o les interesa, o se les presiona… Ellos mismos argumentan la opción, pero luego son también ellos quienes salen a la caza y captura de profesionales que facturan a través de sus sociedades y les hacen un traje a medida. Eso es lo vergonzoso.

#administrador de una sociedad

Disponibilidad inmediata
902 195 024

Curiosamente, y para acabarla de liar, el Ministerio de Industria aconseja a los autónomos que tributen tal y como en su momento lo hizo el señor Juan Carlos Monedero (fundador de Podemos). Según la Red de Creación de Empresas del departamento dirigido por el señor José Manuel Soria, aquellos autónomos que facturen más de 50.000 euros al año deberían constituir una sociedad limitada unipersonal porque tiene una fiscalidad más interesante (entiéndase optimización fiscal). Además, argumenta que puede hacerse porque «no existe un número mínimo de trabajadores».

Optimización fiscal: Ministerio de Industria versus Hacienda

¿Esto cómo se come?

Hacienda (Montoro) argumentaba en el caso de Monedero que no podía facturar con una empresa sin trabajadores; Industria en cambio dice que no hay mínimo legal de trabajadores.

Hacienda ha obligado (o quiere obligar; no sé en qué estadio se encuentra el caso) a Monedero a tributar por el 52% en lugar del 25% que le correspondía por sociedades. Industria lo dice claro y ya ha hecho el cálculo; por eso recomienda la sociedad a partir de los 50.000 euros anuales de facturación.

Personalmente tengo claro que Industria es quien tiene razón en este asunto, pero también tengo claro que Hacienda no va a cambiar de criterio por ello y seguirá con sus persecuciones. Lo único que puedo aconsejar, además de usar la optimización fiscal siempre que sea posible, es no dejarse pisotear y acudir a tribunales siempre que el señor Montoro quiera meternos la mano en la cartera sin permiso.

Monedero amenaza:

El señor Monedero nunca ha sido santo de mi devoción, pero debo decir que en esto tiene mi más completo apoyo. Por lo visto ha anunciado un par de reclamaciones más que interesantes para que imputen al señor Montoro una violación del artículo 95 de la Ley General Tributaria por una vulneración en la custodia de datos fiscales. Se basa en una contradicción de procedimiento más que llamativa: Fueron agentes de Vigilancia Aduanera los que notificaron a Monedero la apertura de expediente de inspección, lo cual, no siendo ilegal, es cuanto menos poco procedente. La Policía solo actúa de este modo en casos de gran delincuencia o narcotráfico, y desde luego no estamos hablando de ningún delito económico de importancia, ni de drogas.

Los datos de Monedero salieron raudamente a la palestra en los medios de comunicación, algo que no debía de haber sucedido… pero sucedió, y además, aposta, porque interesaba que se hablara del asunto.

Creo que Hacienda se tiene bien merecido que Monedero actúe contundentemente  contra ellos vía tribunales. Tengo curiosidad por ver cómo termina este asunto.

En lo único que pueden tener razón los de Hacienda:

Como ya comenté en un artículo de enero del pasado año, en lo que sí podrían tener razón con el asunto de Monedero es en la irregularidad de facturar con una sociedad de reciente constitución, trabajos realizados con anterioridad a su existencia. Eso no parece lo más apropiado, pero imagino que también es discutible.

Para los que duden o critiquen la optimización fiscal: ¿Qué es lo que hacemos todos con nuestra renta? Elegir entre conjunta o individual, según paguemos menos… ¿No es así?

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

10 Comentarios.

  1. Comprendo que el asunto es técnicamente complejo. Con ser parecido, el caso de Monedero tiene ciertos matices que no le disculpan. Lo que hizo inicialmente no es legal. O por lo menos fiscalmente lo hizo mal. No seré yo ahora el que le explique como debía haberlo hecho teniendo un inspector fiscal en las filas de Podemos.

    Si un profesional utiliza una sociedad o empresa unipersonal para facturar no se le exime de pagar por renta, como hizo Monedero. Según la modificación del reglamento del año 2008 (nov) del Impuesto de Sociedades y consecuentemente del IRPF, que se remite a aquel, el profesional tiene que facturar a su sociedad como mínimo el 85% de la factura o se le imputará en renta la totalidad de la factura de la sociedad. Y era así desde la modificación del Impuesto de sociedades en 2006, que en estos casos afecta a la ley del IRPF, lo que ocurre es que el reglamento que la desarrollaba no se publicó hasta noviembre de 2008. Aunque hacienda no podía aplicarlo hasta febrero de 2009 (dos meses), lo cierto es que lo aplica desde las declaraciones de 2007 (aunque lo hace desde que Montoro llegó al poder en 2012, no antes, con evidente afán recaudador).

    La razón es un tema técnicamente complejo, y por ello muchos no se atreven a recurrir, y que es el tema de personas o empresas vinculadas, que es por donde hacienda, como no puede de otra forma porque vulneraría la legislación mercantil, lo ataca. Una legislación que se hizo para atacar los diferentes precios respecto al mercado que empresas vinculadas utilizan para desplazar beneficios entre ellas (es para lo que lo que lo recomendó la OCDE y los nuevos planes contables vigentes), se utiliza para atacar fiscalmente a los profesionales.

    La legislación anterior que estaba bastante clara en la ley de 2004, -cuando se sustituyó a la transparencia fiscal- para los profesionales que utilizaban sociedades, fue derogada en 2006, y algo más restrictivo (antes no había el límite del 85% sino que se remitía a los precios de mercado de cada sector y podía ser del 50%, 65%, 75% u 80%), quizás porque chocaba con las leyes mercantiles o de la Unión Europea y la OCDE, se publicó pero ya en forma del reglamento del IS. Es decir, no solo bajó de escalón legal la regulación para profesionales, sino que durante dos años, ejercicios de 2007 y 2008, no había un criterio legal (facturar el 85% para las empresas de reducida dimensión y otros condicionantes) por no haber Reglamento que lo regulara.

    Además, la hacienda se ha sacado de la manga un concepto de “empresa personalísma” para, como en la prensa se le ha atacado a Monedero (en su culo se ha querido pegar a todos los profesionales) y respecto al cual Montoro declaró: una empresa que no tiene empleados es una “tapadera ilegal”. Cargándose de paso toda la legislación mercantil española y europea. Y por lo visto en otros ministerios no se han enterado, como el de Industria que es el responsable de la Pequeña y Mediana empresa.

    Afortunadamente ya hay sentencias echando por tierra ese criterio, ya que, aparte de la legislación, los jueces han argumentado que hoy en día con los medios informáticos y de telecomunicaciones, llevando un smartfone o tablet de última generación puedes gestionar una empresa desde cualquier lugar donde estés (extranjero, un aeropuerto, en la calle, en un transporte público, etc, sin más que una conexión telefónica o wifi) donde antes necesitabas, como mínimo, una secretaria-telefonista-contable.

    O sea, que hoy más que nunca una empresa de reducidas dimensiones se puede llevar sólo con un gerente y echar mano en caso necesario de colaboradores externos en forma de autónomos o proveedores de servicios. Yo conozco empresas farmaceúticas que las lleva una sóla persona, y subcontrata el picking, el shiping, la publicidad y la distribución y vende a través de internet. Y en otros sectores, además de los servicios como los comerciales, los de telecomunicaciones, etc.

    El error de Monedero, no es pues utilizar una empresa para facturar. Ha sido que él mismo, como profesional, no le facturó los servicios a su empresa. Y como al ser facturación posterior al 2009, esta debía ser al menos del 85% de la factura principal de la empresa al Banco del Alba, so pena de incurrir en sanción por empresa vinculada. Por eso se le ha imputado el 100% a él (el se adelantó con una complementaria para eludir la sanción al hacerse público después de esconderse durante algnos días de las citaciones de hacienda).

    La legislación sobre actividades vinculadas es verdaderamente compleja y se escapa de este comentario pero es lo que hacienda utiliza cogiéndolo por los pelos, porque no tiene otra, aunque lo vende periodisticamente como “empresas tapadera”, “empresas sin contenido real”, “uso fraudulento de empresas instrumentales con ánimo defraudador” y demás milongas todas fuera de la legislación vigente en España y en el mundo occidental.

    Incluso, con escaso éxito, se ha pretendido que la Comisión Europea legisle sobre el tema, hasta el momento sin éxito (no ha pasado de declaraciones políticas voluntaristas) porque habría que derogar la legislación mercantil basada en varios principios, la limitación de responsabilidad de una sociedad mercantil, el libre establecimiento de empresa y la propiedad (que en una sociedad está dividida en partes alícuotas susceptibles de venta o transacción) del fondo de comercio generado en la actividad económica.

    Además, como el ministerio de Industria español, la Unión Europea está realizando un increíble esfuerzo de fomento y desarrollo de la pequeña y mediana empresa como fuente de actividad económica y creación de empleo con varias directivas específicas según el Tratado de Lisboa. No olvidemos que toda empresa, desde APPLE, Microdsoft, Facebook, GOOGLE (por qué será que son todas norteamericanas), o incluso la ZARA de Amancio Ortega, antes de ser multinacionales, en sus orígenes eran microempresas unipersonales o casi, en un garage o el salón de una casa. La UE no puede deshacer con una mano, la fiscal, lo que intenta desarrollar con la otra. Está en juego la competitividad de Europa con otros continentes (USA, Asia, etc). En España a Montoro le da igual.

  2. A mí me hicieron un traje a medida con este tema también con el sufrimiento psicológico que conlleva que es peor que la liquidación.

    • Sí, a menudo el ensañamiento de ciertos inspectores es mucho peor que el asunto económico.

      • Como Paco, somos miles los profesionales que hemos sufrido a la hacienda de Montoro, con trajes a medida y constntes vulneraciones de la legislación. Espero que con el tiempo los tribunales pongan a estos Hijos de Pu…blicanos en su sitio aunque los daños morales no hay quien te los resarza y las consecuencias económicas para la economía nacional, tampoco. Pongo como ejemplo a Cesar Vidal que se ha tenido que exiliar y renunciar a su programa radiofónico seguido por cientos de miles por la persecución fiscal sin base legal. Por no hablar de toda una clase media de profesionales a los que se ha masacrado fiscalmente.

        • Y el hecho de que César Vidal y cualquiera como él, siempre será considerado por la sociedad como culpable de los hechos, acabe como acabe la cosa.

          • Tiene un blog, en internet, que he descubierto gracias a la lista de morosos de hacienda, que es una demostración de que no se puede poner puertas al campo. Desde USA con amor….y pagar a impuestos aquí No mientras esté Montoro.

          • Pues le echaré un vistazo, seguro que puedo aprovechar algo para mi blog. Gracias.

          • No por mí y por eso contribuyo humildemente a defender a los profesionales atacados y vilipendiados por hacienda y la prensa caníbal desde este y otros blogs.

            Otro efecto indeseado de la publicación de la lista de hacienda ha sido la entrada en concurso de acreedores de alguna de las empresas que ha aparecido en la lista. Por ejemplo Inmobiliaria Chamartín, la última inmobiliaria promotora del Grupo del G14 de las grandes, que se había salvado de la quema del sector y que finalmente al salir publicado que debía 20 millones de euros a hacienda a presentado concurso voluntario de acreedores el pasado 5 de enero, a los pocos días, con un pasivo de miles de millones y que probablemente se acabe con un Ere de cientos de personas. La demagogia tiene un precio para la sociedad. Y la irresponsabilidad de sus dirigentes también.

            El PP de Rajoy y Montoro, con una mayoría absoluta sin precedentes tomó la decisión de dejar su programa electoral ideológico a un lado y dedicarse sólo a la economía. Parafraseando a Clinton: “…es la economía estúpido”.

            Pero lo hizo machacando fiscalmente a la clase media y profesional. Y pretendía seguir gobernando con sus votos? Evidentemente NO. Se ha inventado un partido OGRO para dar miedo a sus votantes partiendo de unos “Frikis” (Arriola dixit) y utilizando el poder mediático que salvó de la quiebra para que le hiciera el trabajo sucio (La Sexta, la Cuatro). O Yo o el Caos del frente popular…y ahí estamos. Lobos disfrazados de corderos.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón