OCU contra Hacienda. El posicionamiento de una organización de consumidores

No es habitual encontrarse con noticias que justifiquen estos titulares: OCU contra Hacienda. La verdad es que OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) no suele posicionarse en asuntos fiscales. Más bien defiende a los consumidores sobre abusos de las empresas o la falta de calidad y/o seguridad de los productos. Pero enfrentarse a Hacienda para defender a sus asociados es muy diferente. Y no es que me parezca mal; todo lo que sea luchar contra los abusos de nuestra prepotente Hacienda me parecerá perfecto y necesario.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) es una entidad privada sin ánimo de lucro totalmente independiente, creada en 1975 con el objetivo de defender los derechos de los consumidores. OCU, pese a recibir subvenciones (70 745,62 € en 2014), se financia principalmente con aportaciones de sus socios, que pagan una cuota por tener a su disposición una serie de productos y servicios.

OCU CONTRA HACIENDA

#hacienda nos roba

¿Quieres ayudar a la financiación de este Blog? Ahora puedes adquirir el libro sin costes de envío, o comprar varios ejemplares para regalo.

El argumento principal de OCU es que muchas sanciones tributarias son injustas porque no acreditan dolo. Y hablan de que cada año las reciben cientos de miles de contribuyentes. Repito: ¡Cientos de miles cada año! Seguro que valdrá la pena esa campaña de OCU contra Hacienda.

#OCU contra Hacienda

OCU contra Hacienda. Veremos en qué acaba esta campaña. No es el terreno habitual en el que se mueve OCU.

Según indica OCU (con razón) y yo mismo he dicho muchas veces, Hacienda está obligada a acreditar la culpabilidad del contribuyente y demostrar la real existencia de la infracción, pero lo normal es que se limiten a comunicar la sanción sin explicar ni argumentar en qué ha consistido la negligencia, el dolo o la culpabilidad del sancionado. Según OCU (y yo mismo), estas sanciones «no cumplen la normativa por no justificar la culpabilidad del contribuyente y son injustas tal y como reconocen distintos tribunales de justicia, incluido el Tribunal Supremo».

Falta de transparencia

Es evidente que a Hacienda no le interesa que se sepa cuántos de estos expedientes de sanción inicia cada año, y tendría que ser una información pública. Sin indicar el nombre de los contribuyentes afectados, Hacienda sí debería publicar unas estadísticas sobre el número de sanciones, su cuantía y su naturaleza. Seguramente eso conseguiría escandalizar a mucha gente que todavía piensa que Hacienda actúa de buena fe. En la Memoria de Hacienda del 2013 se indica que en el 2011 se ingresaron un total de 159 millones de euros en concepto de sanciones, sin especificar más detalles, pero es fácil llegar a la conclusión de que hay cientos de miles de contribuyentes afectados cada año; por el volumen de sanciones recaudado y porque (también en 2011) hubo unos ingresos adicionales por paralelas de 520 millones de euros, habiendo regularizado un total de 499.683 contribuyentes. La sanción media por este concepto superaba los 500 euros.

Todavía mucha gente paga esas sanciones sin recurrirlas, ora por miedo, ora por desconocimiento, sin plantearse siquiera que Hacienda puede estar robándoles lo que es suyo. El contribuyente debería informarse más, y nadie tendría que ir a Hacienda a que le hiciesen gratis la declaración. Aunque Hacienda intenta tener una imagen amigable, nunca será amiga del contribuyente.

Desde aquí deseo éxito para la campaña de OCU contra Hacienda. Solo lamento que la hayan iniciado ahora que ya hay sentencias en contra de Hacienda. Como organización de consumidores y usuarios, si querían luchar contra esto deberían de haberse mojado antes, pero bueno, lo que puedan hacer ahora también resultará interesante.

Ramón Cerdá

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

5 Comentarios.

  1. Si se recurren en periodo voluntario las sanciones y se solicita la suspensión hasta que decida la via administrativa, incluido el TEAR, no hay que pagar, se SUSPENDE. Eso no pasa con el principal que hay que garantizar por encima de 30.000 euros (antes 18.000 €).

    Ese es un secreto a voces del que hacienda no informa nunca en sus escritos. Recuerdo que un día en hacienda a una funcionaria se le ocurrió decírmelo y fue duramente reprimida en mi presencia por su jefa. “Pero no se lo digas, ya le informará su asesor….”. No voy a citar textualmente el articulo de la Ley donde se habla de la asistencia e información debidas que todo funcionario está obligado para con los ciudadanos, para no aburrirles, pero quien cumplía con su obligación era la que me informaba. Ese es el panorama de los funcionarios de hacienda. NO se les puede disculpar y decir que reciben órdenes, ya que se deben a la Ley, no a sus jefes políticos.

    • Es cierto, en general son unos impresentables.

      • Y normalmente la selección es negativa, cuanto peores más ascienden. Son los políticos, creo yo, los que los malean y seleccionan pero no sólo, ya que los funcionarios son un instrumento sin el cual los politicos no podría actuar, de ahí su responsabilidad. Aunque las generalizaciones casi siempre sean injustas.

  2. José Antonio Gracia Percebal.

    Sé que a alguien le sentará mal lo que digo pero… Tenemos la Hacienda que nos merecemos.

    Ya no se pude ser más tonto, y yo lo veo todos los días cuando la gente ve una carta de la AEAT y sale corriendo apagar porque entra en pánico, cuando va a que le hagan las declaraciones a hacienda, cuando se fían completamente de lo que les hace el gestor,cando va a que se la haga el banco, cuando… Lo dejo aquí, porque me deprimo.

    • Es posible que le siente mal a alguien, pero desde luego no a mí. Eso es así de claro, si todos recurrieran lo que tienen que recurrir y no dieran por buenas todas las barbaridades que se inventa Hacienda, algo cambiaría la cosa. Pero solo con las sanciones, ya ves… Cientos de miles de sanciones cada año… Ahí es nada. ¿Cuántos recurrirán? Y ese es el verdadero negocio de Hacienda: el pequeño contribuyente con sanciones y actas pequeñas y todas cobrables porque si no paga, al final le embargan algo. Y eso sin entrar en detalle sobre que nadie sabe los impuestos que realmente paga. Si lo calculáramos correctamente nos cogía un síncope a todos.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón