Nueva ley de montes y su efecto… en las redes sociales

Personalmente no es que esté muy a favor de la nueva ley de montes; creo que, de alguna manera, es un paso atrás sobre la anterior modificación que impedía la recalificación de terrenos, pero que no esté totalmente de acuerdo con la nueva redacción de la ley no quita para que aún lo esté menos con las muchas publicaciones, comentarios en redes sociales y pseudonoticias, indicando que los incendios de este año están causados por la nueva ley de montes. Eso no es más que otro de tantos bulos que se extienden como la pólvora, mucho más rápidamente que un incendio. La gente en general está bastante sensibilizada con estos temas y a veces son normales estas reacciones, pero tendríamos que recapacitar un poco más antes de sacar conclusiones precipitadas y darle al Me Gusta, o compartir cualquier noticia.

La nueva ley de montes no puede ser la causa de los incendios de 2015

Lo primero que tendríamos que tener en cuenta, además de que el 2012 fue un año récord en incendios y la ley no permitía las recalificaciones, es que la tan cacareada ley, aún no ha entrado en vigor, y en su redacción no está prevista la retroactividad, con lo cual, si alguien ha quemado un monte buscando la recalificación, ha metido la pata hasta el hombro.

#nueva ley de montes

¿Puede ser la nueva ley de montes la causante del incremento en el número de incendios?

Otras observaciones para meditar sobre la nueva ley de montes:

Cuando oímos recalificación enseguida pensamos en construcción, y la mayoría de las recalificaciones son para usos ganaderos o agrícolas. Construir en un lugar quemado es caro y, además, obliga a hacer inversiones en otros lugares para compensar la pérdida forestal del terreno quemado, con lo cual no quiero decir que no pueda ser rentable en algún caso concreto, pero de ahí a decir que la ola de incendios está ocasionada por las buscadas recalificaciones me parece absurdo.

Hay muchos incendios, en primer lugar porque somos uno de los países con mayor superficie apta para quemar, porcentualmente mucho mayor que la de la mayoría. También hay más incendios, o al menos estos se propagan más, porque el bosque está abandonado, no hay ganadería, no se limpia como antes, no se recoge leña porque no es rentable, y todo eso hace que el incendio, provocado o no, se propague más rápido y afecte a muchas más hectáreas. Todo suma.

Otra mentira a medias es eso de que se queman bosques para comprar la madera barata. Tal vez en otros tiempos, pero hoy por hoy, esa madera solo sirve para tableros de conglomerado, no es apta para cortes de madera rentables.

En resumen, que la ley será lo que será, pero no es la causa de los incendios, al menos no de los de este verano.

Ramón Cerdá

 

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

6 Comentarios.

  1. Nadie quema por quemar amigo Ramón, lo que está claro es que detrás de esto siempre hay un móvil, ¿ Se investiga lo suficiente como el gran crimen que cometen los pirómanos? ¿Que condenas se les imponen? UN SALUDO

  2. entre las causas de los incendios que no menciona el artículo está sin duda la falta de civismo de todos nosotros y lo poco que cuidamos nuestro entorno.

  3. Certero análisis, como nos tiene acostumbrados… pero parcial (nada es perfecto): al fin y al cabo “solo es bosque que se pierde para siempre jamás…”

    El efecto más perverso de esa ley no que “anime a quemar hectáreas para conseguir la rentable recalificación”, sino que a los más de 6.400 agentes forestales y medio ambientales se les ha quitado la competencia para perseguir los delitos de incendio… (que creo que sigue siendo uno de los pocos que conoce el Tribunal del Jurado): http://agentesclm.blogspot.com.es/2015_02_01_archive.html

    Luego ya, que la masa forestal, la biodiversidad y/o lapropiedad ajena se vea afectada por el calentamiento global, los pirómanos o por ciertos honrados bienintencionados, es… “peccata minuta”.

    ¡No sea el caso de que nos volvamos locos y reforestemos Los Monegros y demás!

    • Sí, eso entraría en mi comentario al inicio del artículo:

      «Personalmente no es que esté muy a favor de la nueva ley de montes; creo que, de alguna manera, es un paso atrás sobre la anterior modificación que impedía la recalificación de terrenos, pero que no esté totalmente de acuerdo con la nueva redacción de la ley no quita para que aún lo esté menos con las muchas publicaciones, comentarios en redes sociales y pseudonoticias».

      Me he centrado en lo de la causa del incendio porque es a eso a lo que se refieren los muchos comentarios en redes. Lo que no quita que la modificación sobre lo de los agentes forestales no sea grave.

      • Las causas naturales y las “accidentales no buscadas ex profeso” son las que son, y por eso no resulta “natural” que se se hayan incrementado (¿ex profeso?) los incendios tras la publicación de la Ley: si cada año hay menos bosque que quemar, resulta “ilógico” que este año se incrementen su número y extensión 😉

        ¡Claro que un BOE no causa incendios… salvo que lo empleen como tea quienes se vayan a beneficiar de ellos! 😉

        Por cierto, dificlmente esas parcelas se dedicarán a explotar dehesas de vacuno, apicultura y demás, ni a dedicarlas a la agricultura… Incluso dudo que se dedicase al “sector industria”. La experiencia señala que se dedicarán a Vivienda y Hostelería (salvo que se pueda especular de otro modo: construir una estación de AVE, un aeropuerto “o así”).

        Todo ello salvo mejor y más fundada opinión, claro…

Deja un comentario


La Lectura de Ramón