Negocios en la clandestinidad con «santo y seña»

#negocios en la clandestinidad

Los negocios en la clandestinidad, obligados por la necesidad.

Negocios en la clandestinidad

para sobrevivir


Nunca he tenido negocios en la clandestinidad, pero la verdad es que cada vez entiendo más a quien los tiene, porque normalmente no es por capricho. El agobiante sistema de cotizaciones y fiscal, y mucho más en los últimos tiempos de total abuso y recorte, lo único que provoca es que muchos tengan que abandonar el barco antes del hundimiento, aferrándose a cualquier cosa que flote por los alrededores. Si lo que flota es ganarse la vida sin hacer facturas y sin pagar autónomo… pues eso es lo que hay.

Lógicamente, a su vez, los negocios en la clandestinidad van en perjuicio y detrimento de los que vamos quedando en el barco (cada vez menos), y provoca otro abandono, y así hasta que la espiral acabe por absorbernos a todos.

Que el gobierno lo está haciendo fatal es algo de lo que no tengo duda ninguna, y que las políticas de subir los impuestos son totalmente inapropiadas, también lo tengo claro. ¿Por qué no cambian de política? No lo sé, puedo tener mis teorías más o menos acertadas pero la triste realidad es que no lo sé. No lo llego a comprender.

Si a todo eso le añadimos la corrupción que no es esporádica ni localizada sino continua y general, se nos augura un negro futuro y una, cada vez mayor, economía sumergida… más negocios en la clandestinidad…  y hasta de trueque.

¿Qué están haciendo muchos pequeños empresarios después de desaparecer del mapa oficial del empresariado?
  1. Montan sus pequeños negocios en la clandestinidad de su propio domicilio.
  2. No están abiertos al público sino que dejan entrar solo a quienes les conocen y con precauciones, estableciendo en algunos casos incluso un santo y seña para identificarse. Como ejemplo, una sala de fiestas ilegal en Madrid: «Está todo bien pensado. Por dentro las ventanas están tapiadas y desde fuera no se ve nada. Además, el piso de arriba es del mismo dueño así que no levanta sospechas» Cosas parecidas y ya muy típicas ocurren con las peluquerías, los salones de estética, masajes, e incluso saunas, cocineros que elaboran menús domésticos, sastres y modistas…

¿Es criticable esto? Que cada uno opine, pero a mí me parece que quienes tienen la culpa son los que pretenden robarnos hasta el último céntimo que conseguimos ganar. Por cierto, recordemos que en el caso de las peluquerías, el último empujón para que abandonaran el barco lo dio el gobierno cuando subió el IVA del 8% al 21%. Dicen que esperaban recaudar más con ello (ignorancia supina)… pero lo único que han conseguido es una mayor clandestinidad y por supuesto recaudar menos por estos conceptos.

Aquí tenemos parte de la culpa: http://elblogderamon.com/la-mayor-subida-de-iva-de-la-historia-el-162-de-plumazo/

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

1 Comentarios.

  1. IVA, ¿hasta cuándo? | El Blog de Ramon - pingback on 6 septiembre, 2013 @8:00

Deja un comentario

Trackbacks y Pingbacks:


La Lectura de Ramón