Nadie está obligado a opinar de todo

Creo que todos deberíamos estar de acuerdo en que nadie está obligado a opinar de todo, pero no me estoy refiriendo a opinar sobre cualquier tema, sino a otra cosa. La verdad es que voy a tener que explicarme un poco mejor para que mis lectores me entiendan, aunque este es uno de esos artículos de autojustificación que de tanto en tanto escribo, y no porque me sienta obligado a justificar mis actos, que ya hace tiempo que dejé de hacerlo, sino porque me parece necesario dejar claras algunas cuestiones antes de que se pierda el control sobre ellas.

¿Qué quiero decir con eso de que nadie está obligado a opinar de todo?

#Nadie está obligado a opinar de todo

Nadie está obligado a opinar de todo. Si hay cosas de las que no me apetece hablar, simplemente no escribo sobre ellas. A nadie tendría que molestarle.

Cuando alguien como yo se pone a escribir a diario en un blog que ya tiene un nivel de visitas y lectores importante, se expone a que lo pongan verde, si no todos los días, al menos sí de vez en cuando. Eso tampoco me preocupa, aunque si quiero ser sincero, debo admitir que algunos comentarios me llegan a molestar. Pero no los borro; ahí quedan, incluso muchos de ellos los contesto educadamente. Creo que el hecho de que haya comentarios de todo tipo enriquece el blog y sirve también para que yo no me crea infalible y acabe diciendo tonterías pensando que son grandes pensamientos.

Dicho todo esto, aclaro:

En el blog trato los temas que más me interesan, por eso no aparecen artículos relacionados con los deportes, y casi nunca hablo de corrupción. La corrupción da para mucho y podría escribir algo cada día, pero es un tema que me aburre y, salvo alguna cuestión muy puntual, prefiero dejarla de lado. Otras veces escribo sobre algo que me ha indignado en un momento dado, como es el caso del artículo del otro día sobre los insultos al torero fallecido. Ese artículo es el típico que acaba encendiendo el debate, especialmente en las redes sociales, y mucha gente acaba discutiendo entre sí, y no precisamente por el contenido del artículo. Alguien me reprochaba en Facebook que en su día no hubiera escrito sobre los tuits ofensivos contra los catalanes cuando ocurrió el accidente de Germanwings en 2015. No sé a cuenta de qué, la verdad. Ni siquiera sé si hablé de ello o no, pero como decía antes, nadie está obligado a opinar de todo. ¿No puedo opinar sobre lo del torero si previamente no he pasado por el confesionario y he opinado sobre los catalanes? No lo entiendo.

Cuando escribí sobre lo de las «reinas magas» también me dijeron que solo atacaba a ese color de gobierno y no a los otros, cosa totalmente falsa porque lo único que hago es opinar de las cosas que no me parecen bien, sin tener en cuenta si son del PP o de Podemos.

Cuando dije que no me parecía bien la medida del PSOE de limitar los pagos en efectivo, hubo quien me preguntó si diría lo mismo en caso de tratarse de una medida del PP. Curiosamente la medida la acabó poniendo en marcha el PP después de ganar las elecciones y yo la he estado criticando desde entonces. Me da igual que sea del PP o del PSOE, lo que no me parece bien es la medida, ¿por qué tendría que dejar de criticarla por el hecho de que la haya implantado el PP?

El otro día, hablando de otra de las prohibiciones de libros, uno de los lectores me echó en cara que mencionase el color del gobierno cuando en otros artículos no lo hacía…

En definitiva, se me puede criticar sobre todo lo que escribo, pero lo que no entiendo es que el argumento siempre acabe siendo el mismo.

Pues nada, ya me he desahogado y lo hago en domingo que es cuando tengo menos visitas en el blog; tampoco pretendo viralizar el asunto, solo quería dejar constancia de ello.

Gracias a todos los que me leéis.

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

10 Comentarios.

  1. Imaginarse a Sísifo feliz - pingback on 19 septiembre, 2017 @8:44
  2. JOSE LUIS SUAREZ

    ramón continua exponiendo tus criterios. un abrazo

  3. Es que vd. un hombre discreto, en el sentido recto de la palabra (la de la Edad de Oro española): “inteligente”.

    Como dice el proverbio: “soy esclavo de mis palabras, pero dueño de mis silencios” y a nadie le es dado dictarle qué decir,.como tampoco sobre lo que opinar.

    Suelo alucinar cuando encuentro (en vivo o por tv y demás) a “gentes con opinión formada sobre todos los temas posibles”… suelen ser esos mismos que al poco cambian de criterio según le vaya la feria a “los suyos”. Sí: exactamente esos que parten de la descalificación “etiquetada” (progre, facha, liberticida, franquista, estalinista-bolivariano, meapilas…) sin aportar argumento alguno al asunto de que se trate.

    A mí, que dudo hasta de la duda, me viene a la cabeza una frase famosa: “La opinión es como el culo: todos tenemos uno” ¡y no por ello hemos de que ir exhibiéndolo en público!

    Por mi parte le agradezco que siga dándoles a tirios y a troyanos (¡y a diestros y a siniestros, cómo no!) pues su crítica es constructiva y en absoluto “pontifica.” Y a quien no guste, ya sabe qué hacer.

  4. Amen estimado Ramon. Libertad de expresion!!

    Y a quien no le guste que no mire, libertad de leer lo que uno quiera.

    Un abrazo, sigue asi ya que los dias se hacen mas amenos!!

  5. Luis Miguel

    Articulo genial como todos Animo

  6. Sabes que ocurre Ramón?, que hay un tipo de gente que lo que busca simplemente es leer su propia opinión escrita por otro que se expresa mejor. Yo cuando leo tu blog y otros, precisamente busco enriquecer mi pensamiento con otras opiniones y otras razones a favor y en contra de las mías propias. De hecho algo que me gusta especialmente de tu blog es que también cuentas con otros lectores cuyas opiniones suelen ser muy razonadas y a los que también sigo y leo con interés.Leo tu blog con el afán de coger de otros (aprender) ideas y razones sobre un tema para matizar reforzar o incluso cambiar las mías propias. Lamentablemente no es lo habitual hoy en dia. Por eso han triunfado los “memes” y cualquier tonto recibe su minuto de gloria cogiendo lo expresado por otro y compartiéndolo en redes sociales recibiendo “me gustas” de otros tantos tontos para los que eso explica su opinión. Al que opina distinto simplemente lo insultan como expresión de la incapacidad de razonar contra sus opiniones distintas. Es lo que hay ahora, y frecuencuentemente te encuentras con aquel que era “el tonto de la clase” de comentarista político o de otros temas, en redes sociales para mendigar sus “me gustas” o “retuits” diarios y sentirse alguien. La verdad es que a mi ese tipo de gente me importa más bien, no poco sino nada. Así Ramón que sigue en tu línea y ánimo.

  7. Siga asi Ramon, opine sobre lo que le parezca bien, acaso no vivimos en un pais libre, siempre habrá quien lo critique, seguramente como pasa siempre los que más han de callar, y por supuesto los faltos de memoria, que se olvidan que existe la opción de no seguir, incluso mas importante todavía, respetar la opinion de los demas, aunque sea contraria a la mia

  8. Sigue así Ramón, ya nos vamos dando cuenta que estos progres (que son los que van de libres y tolerantes), son los más liberticidas e intolerantes que ha parido madre.

  9. Ánimo Ramón, y opina como siempre de lo que consideres y o te apetezca.
    Creo que le número de visitas y de gente que te seguimos habla por sí mismo.

    A pasar un feliz domingo .

Deja un comentario

Trackbacks y Pingbacks:


La Lectura de Ramón