Multas innecesarias. La pérdida del factor humano

Multas innecesarias, sí, y no lo digo yo, aunque suene muy fuerte, lo dicen desde la Asociación Unificada de Guardias Civiles. Califican a la normativa de «productividad» (de la que ya he hablado en multitud de ocasiones) como perversa y maquiavélica porque desde que se implantó hace ya siete años, no hace más que generar malestar, competitividad y animadversión entre los agentes.

La Asociación ha ganado varios pleitos contra el cuerpo de la Guardia Civil, pero según dicen, cada vez que ganan un caso modifican algo en la normativa y siguen haciéndolo mal. Porque lo bien cierto es que en líneas generales nada ha cambiado desde hace siete años; a los agentes lo que más les interesa es poner multas para que no les quiten los pluses (yo lo llamo comisiones por multar).

¿Multas innecesarias? ¿Lo podemos consentir?

#Multas innecesarias

Multas innecesarias para cumplir objetivos

Antes era muy habitual que un agente te parara por algún motivo y si la infracción no era muy grave, se limitaran a hacerte una advertencia. Ahora no, ahora la prioridad es multar, y cuanto más alta sea la sanción, tanto mejor.

Dicen que la presión interna es brutal, y que si no llegan a los objetivos, inmediatamente reciben una carta haciéndoselo saber. Entre compañeros no se dicen lo que llevan multado porque a lo que cada uno le interesa es cubrir su cupo cuanto antes. Si se recibe la temida carta, la única solución es incrementar el número de multas en los días siguientes para recuperar el terreno perdido y no dejar de cobrar las comisiones.

Tensión, pocos días de plazo y necesidad de cobrar = multas innecesarias

De este asunto hay dos cosas básicas que me molestan, y mucho:

1.- El hecho de que midan la productividad con las multas y no con otros servicios realmente necesarios.

2.- Que esquiven artificiosamente las sentencias en contra del sistema aplicando simples parches sin solucionar el verdadero problema. La única solución es no condicionar la productividad al número o importancia de las sanciones; es así de sencillo. Y siguen diciéndonos que no tienen afán recaudatorio; o sea, que nos toman por gilipollas además de multarnos.

Ramón Cerdá

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

6 Comentarios.

  1. Entre la “productividad” de la Guardia Civil y la “mordida” de los policías mexicanos, me parece más ética la segunda. Las dos son un robo sin duda, pero al menos, la mordida fomenta la iniciativa privada, permite el regateo, y sale mucho más económica​.
    Pagar al ladrón directamente es preferible indudablemente que pagarle para que mantenga a toda una mafia.

  2. BEATRIZ EUGENIA

    Me encanta, hablas alto y claro; como debe ser… no me pierdo ningún comentario. Estás siempre atento a lo que el común quiere saber.
    Muchas gracias por tan valioso aportes

  3. Que a la DGT le interesa primordialmente la recaudación y que, a la hora de la verdad, somos los ciudadanos los que tenemos que velar por nuestra propia seguridad eso ya no hay ni que discutirlo.

    Pero si casi todos lo vemos claramente ya, ¿cómo hemos llegado a esto?

    ¿Hay una minoría que decide por nosotros y la mayoría calla y otorga?
    ¿Nos hemos vuelto todos locos?

    Me consuela, o más bien me desconsuela pensar que el pais está sumido en una especie de enajenación colectiva; no sé si estamos en manos de psicópatas o similares.

    Es imposible que quienes toman decisiones irracionales en materia de vivienda, sanidad, economía, régimen territorial o inmigración vayan a hacerlo bien en materia de tráfico. Pero lo peor es que ni los que están ni los que quieren estar muestran intención de mover ni un puñetero dedo en este aspecto.

    Siento más que haber dado mi opinión o proponer alguna solución haberme limitado a desahogarme porque, de momento, no veo salida a la situación.

  4. Habría que cuestionarse entonces la presunción de veracidad ya que su base es la imparcialidad del funcionario y no lo es (imparcial) quien tiene un interés directo en que la sanción se produzca.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón