Reseñas destacadas

 

El fantasma de los sueños

EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS

 

Lo más destacado de la reseña publicada por Lecturas del mañana (extraída de su artículo-entrevista del 13-10-2009 Ramón Cerdá: un talento literario en estado puro…

Pueden ver el artículo más entrevista completos tal cual han sido publicados en el siguiente enlace:

http://literaturadart.blogspot.com/2009/10/ramon-cerda-un-talento-literario-

en.html

Tan solo hemos conocido dos autores en los últimos años que nos lo han dicho todo en las tres primeras páginas del primer capítulo de sus novelas. Uno es Stieg Larsson, quien ya ocupó un hueco en este blog. Otro…lo tienen ante ustedes, y al que damos las gracias por su innegable interés y prestación de colaborar con LITERATURA DEL MAÑANA. Es por ello que le guardamos un lugar muy especial en las páginas digitales de ésta publicación. Un puesto que coincide directamente con la forma de ser de éste notable autor. Un esencialismo natural que le ha hecho convertirse en uno de nuestros ODISE@S, entrando a formar parte de nuestros colaboradores más singulares…

Nuestros críticos opinan…

Cerdá es el tipo de escritor que escribe por que le gusta, y no para vivir de ello. Muchos han sido los escritores que han confluido en esta premisa. Un caso parecido es el del autor del éxito de ventas del año 2006: La Catedral del Mar, Ildefonso Falcones, abogado y ganador de ningún premio literario que se conozca. La facilidad que posee Cerdá para crear historias da fe que, gracias a la providencia, en España poseemos grandes escritores que, aunque años atrás fuimos eclipsados por ingleses, franceses o americanos, ahora podemos decir con la cabeza bien alta que no les tenemos que envidiar nada al respecto.

Cuando empecé a leer algunos capítulos de EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS, me sorprendió la rapidez con la que te puedes ver atrapado con su lectura. La conexión fluye instantáneamente, te embriaga, te eclipsa. Y no te fecunda con un extraordinario ritmo en el lenguaje o un exceso de recargamiento abusivo en él, muy visto en la mayoría de novelas actuales, las cuales casi podrían optar a una competición del individualismo del autor fruto de un alto grado de intelectualismo progresivo. Nada de ello vemos en Cerdá. Al contrario. Nos cautiva con la sencillez, la franqueza, medio la idealización “infantil” a veces, “madura” otras. Existen pocas obras que te calen de forma tan directa. Sin luchar por conseguir ver lo que existe detrás del argumento o las escenas en que se nos quiere sumergir. Eso coincide en que, mucho más lejos de canalizar la idea del lector o hacer ejercicio de contemplación para querer escribir aquello que le agrade, el autor nos trae aquí el fruto de aquello que es y no lo que nos quiere reflejar. O sea, ese principio subjetivo que engloba toda obra antes de ser publicada, para bien o mal de sus lectores. Ya que el “efecto venta” es importante, pero ser sincero y creíble lo es más todavía. Y a veces, el extremo embellecimiento del lenguaje no representa una

carretera hacia el resurgir literario de los autores, sino un obstáculo en su currículum. Por el contrario, en Cerdá vemos una omisión reiterada por los academicismos y una extrema asiduidad a la retórica simple, casi rozando el lenguaje popular, a modo de imagen y semejanza de nuestros pensamientos. En definitiva, Cerdá escribe lo que piensa y tal y como nace desde su cerebro, sin usar apenas recursos artificiosos con los que cargar sus textos. Está claro que algunos le podrán o no agradar la temática de sus novelas; pero lo que las aparta del género de suspense o fantástico es precisamente el lenguaje, o sea, la capacidad con lo que contar algo paranormal con nuestras propias palabras, sin ambigüedades. Ello me hace recordar las palabras de David Hume, filósofo empirista inglés cuyos tratados y ensayos se siguen teniendo muy en cuenta, contado ser de gran actualidad, incluso en nuestros días, a parte de ser considerado un gran escritor en su época: “Debemos cuidarnos más contra los excesos del refinamiento que contra los de la sencillez; y ello, porque los excesos del primero son menos bellos y más peligrosos que los de la segunda”

…, Cerdá sabe ingeniárselas para contar historias (como la de la balsa de las ranas) que, partiendo de una experiencia vivida en parte, saca a relucir todo su imaginario para adaptarlo en cada ocasión, como hacen millares de escritores, para, acto seguido narrar hechos que nunca ha vivido (como la etapa de aislamiento en el internado), sin dejar por ello la veracidad en la construcción de las escenas, que por muy reales que resulten ser no tienen necesariamente que haber ocurrido. Una dosis de realismo que transmite una profunda atracción en el lector, el cual no sabe distinguir lo real de lo que no lo es, hecho que lo convierte en copartícipe de la misma historia; una influencia literaria que tan solo es ejercida por un reducido número de escritores que solamente descubrimos cuando leemos alta literatura.

Por otra parte, Cerdá también sabe valerse de diálogos al más puro estilo Monzó, donde un hecho aislado desemboca en argumento factible para reseñar unas pocas páginas de la novela, pudiéndose incluso utilizarse como un microrrelato. A caballo de un dirty realism y los actuales géneros independientes, muchas son las categorías que salta de un lado a otro para revolver al lector hacia su su propia realidad más que con la del protagonista, ya que muchas de las secuencias casi cinemáticas de las obras de Ramón Cerdá sollozan casos que pueden parecer muy comunes a la vista de todos. Una realidad intensa que fluctúa sin parar como un remolino que lo envuelve todo. Un estilo que, sin duda puede orientarnos a géneros tan dispares como la autoayuda, el realismo social y lo fantástico…

TODOS LOS DERECHOS RESEVADOS ©Literatura del mañana, 2009

 

El encantador de abejas

 

EL ENCANTADOR DE ABEJAS

de Ramón Cerdá: ¿Qué misterios esconde la reencarnación? Por Felipe Velasco

Editorial Club Universitario acaba de publicar la novela El encantador de abejas de Ramón Cerdá, que cierra la trilogía que empezó con La habitación de las mariposas y continuó con El fantasma de los sueños, ambas también publicadas por la misma editorial. En esta ocasión, y después de la clonación del alma y los viajes astrales, le toca el turno a la reencarnación. ¿Puede ser la reencarnación una forma de inmortalidad?

¿Qué relación puede haber entre un centurión romano a punto de jubilarse, Jack el Destripador y un anodino empleado de correos del siglo XXI? Siguiendo la línea de las novelas de la trilogía de Ramón Cerdá, yo me lo jugaría todo a que la relación es el médium Consuelo, el personaje secundario (o no tan secundario, ya que en esta ocasión juega un papel determinante en la trama) que actúa como la masilla que une las tres novelas en una maravillosa combinación de tres relatos en los que Cerdá rompe con lo establecido en este tipo de temas, mezclando realidad y ficción para dar lugar a novelas de intriga y suspense magistrales, como no se habían visto antes. ¿Pero cuál es la relación en realidad?

En la más sangrienta de las novelas escritas hasta la fecha por Ramón Cerdá, nos encontramos con un argumento absolutamente sorprendente desde el principio hasta el final. Trama que transcurre en tres épocas totalmente distintas entre sí, y que solo la imaginación y creatividad de un novelista como Cerdá pueden hacerla creíble, dentro de lo que cabe, y conseguir inquietarnos.

En esta diversidad de épocas aparecen personajes tan variados como Jack el Destripador, El hombre elefante o la Virgen María, todos ellos relacionados admirablemente en una novela muy diferente a las que estamos acostumbrados. En este misterioso caso en el que los implicados pertenecen a diferentes épocas históricas, la investigación en el plano espiritual toma el papel protagonista para poder desenmarañar el argumento base de la novela. Así, Cerdá relaciona todas las épocas mediante un único punto común, que se encuentra subyacente a todas las épocas en las que desarrolla su novela: la reencarnación. ¿Qué mecanismos causan la reencarnación? ¿Podemos recordar anécdotas de vidas pasadas? ¿Qué sucede entre un periodo de vida y otro? Preguntas de este tipo serán las que nos responderá en El encantador de abejas.

A su vez, las descripciones de cada uno de los ambientes en los que transcurre la obra son perfectas, así como las versiones que dan los personajes para la misma escena. Primero nos cuenta cómo lo vio uno, y luego cómo lo observó el otro, dando visiones que complementan ambos puntos de vista y que añaden cómo fueron los sucesos según los ojos que los vieron, aportando datos de lo que sucedía también en el interior de estos personajes. Estos momentos son de los mejores en esta novela.

En definitiva, una novela que nadie debe perderse, tanto por la originalidad de la trama como por las excelentes dotes narrativas del autor.

Publicado en: http://www.todoliteratura.es/criticas-literarias/el-encantador-de-abejas-de-ramon-cerda

El fantasma de los sueños

 

EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS

por Gaceta Editorial, 28-09-2009

¡ ALGO REFRESCANTE PARA LEER !

Como ya lo he mencionado antes, todo lector tiene que darse espacio para la lectura de libros que pertenezcan a Editoriales Independientes, así como darles una oportunidad a autores menos conocidos por la comunidad popular.

Gustosamente, en esta ocasión, tengo que decir que el ejercicio de lo anterior, me ha traído un resultado fantástico. Recientemente llegó a mi mano el libro “El Fantasma de los Sueños”, del escritor Ramón Cerdá Sanjuán; ¿les suena conocido? Posiblemente no, pero les recomiendo que comiencen a incluirlo en su lista de próximas lecturas. Antes de entrar de lleno en mi opinión sobre la lectura, voy a hacerles una breve Sinopsis del argumento:

Oliver, un famoso escritor, es asesinado; lo cual da entrada para que Roberto, amante de la mujer de Oliver, se apodere de la última novela del Escritor, ganando el mérito. Iniciando una carrera en la cual el objetivo de Oliver será impedir el plagio de la novela y desvelar los misterios del asesinato, regresando a la vida, aunque su muerte ya haya sido certificada.

La razón por la que hago tan limitada reseña, es porque la novela cuenta con elementos de misterio y aventuras, que no quisiera echarles a perder antes de tiempo; es decir, vale la pena guardar la sorpresa para el lector. Bien, ahora entro de lleno en mi opinión, con la apertura de que desde el momento en el que la novela llegó a mis manos, no he parado de leerla. Han sido las 369 páginas, más veloces del Oeste. Aunque uno no lo crea por tratarse de una novela editada la ECU, “El Fantasma de los Sueños”, es una obra que lo mantiene al filo del sillón (o cama, según sea el gusto del lector), puesto que cuenta con un manejo magnifico del suspenso y la acción, recordándonos a la tradicional novela negra, pero perfilándose a un genero más paranormal.

Ramon Cerdá recrea un maravilloso viaje astral, en el cual la actividad detectivesca del propio lector, te sumerge en una lectura ágil y entretenida. Una verdadera sorpresa para el lector que no posee ninguna expectativa previa.

Un mérito mas para “El Fantasma de los Sueños”, es que cuenta con una impresionante recreación de aspectos visuales, volviéndola una novela que se impregna en la mente del lector, como si se tratase de una película.

El libro está disponible en la tienda electrónica de La Casa del Libro, donde se puede adquirir a cualquier parte del mundo. Previo a esta novela, recomiendo la lectura de “La habitación de las mariposas”; ya que se trata de una trilogía temática, aunque bien se pueden leer en desorden, contando con tramas totalmente independientes.

Calificación del Libro: 8 estrellas.

Lectura previa: La habitación de las mariposas. Lectura posterior: El Encantador de abejas.

Reseña realizada por: Sergio Mendoza Mendoza (sergiomdzmdz@gacetaeditorial.com) Fuente: Gaceta Editorial.

Publicación original en: www.gacetaeditorial.com/2009/09/resena-el-fantasma-de-los-suenos.htm

 

Dejar un comentario?

1 Comentarios.

  1. Buenas tardes señor ramon me gustaría preguntarle ya que no tengo ni idea ni se como hacer me encuentro en cituacion de desempleo y tengo a la Seguridad social y los bancos acosandome yo no me niego a pagar pero no tengo como hay alguna forma de llegar a un acuerdo por lo menos con la seguridad social

Deja un comentario


La Lectura de Ramón