Menores emancipados, la Ley de Sociedades de Capital pierde la oportunidad de aclarar las cosas

Ha sido tradicional en este Blog la polémica sobre si un menor emancipado puede, o no puede ser administrador de una sociedad. Mi interpretación (y la de muchos otros) de la Ley era que sí que podía ser administrador por la forma en que se redactaba el articulo correspondiente sobre quién no puede ser administrador.

Con la redacción de la nueva Ley que fusiona las anteriores, pienso que debería haberse aprovechado para aclarar este punto redactándolo de una manera más conveniente. El actual artículo 213 dice:

«Prohibiciones-No pueden ser administradores los menores de edad no emancipados…»

Según opinan todos los notarios a los que he consultado, y los registradores mercantiles con los que he tratado el tema, un menor, emancipado o no, no puede ser administrador de una sociedad por el simple hecho de que no puede asumir deudas, y por lo tanto no podría ejercer libremente su cargo de administrador.

Lo que yo me pregunto es… Si ningún menor puede ser administrador, ¿por qué la Ley no dice expresamente «No pueden ser administradores los menores de edad»? ¿Por qué añaden lo de «no emancipados»?

Entiendo que si la prohibición es para los menores no emancipados, por consiguiente está admitiendo que los sí emancipados sí que pueden ser administradores. Bajo mi punto de vista ese debería ser el criterio, y si el problema está en que un menor emancipado no puede asumir deudas, lo único que sería necesario en el supuesto de que como administrador quisiera endeudar a la sociedad, es que sus padres o tutores avalasen esa decisión. Al fin y al cabo hay muchas empresas de carácter patrimonial, o incluso de carácter mercantil, que no tienen por qué estar endeudadas.

Es algo que debería aclararse.

-Lo que dice el código civil:

Artículo 323.

La emancipación habilita al menor para regir su persona y bienes como si fuera mayor, pero hasta que llegue a la mayor edad no podrá el emancipado tomar dinero a préstamo, gravar o enajenar bienes inmuebles y establecimientos mercantiles o industriales u objetos de extraordinario valor sin consentimiento de sus padres y, a falta de ambos, sin el de su curador.

El menor emancipado podrá por sí solo comparecer en juicio.

Lo dispuesto en este artículo es aplicable también al menor que hubiere obtenido judicialmente el beneficio de la mayor edad.

 

 

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

5 Comentarios.

  1. Entonces de momento no puede ser administrador de una sociedad un menor no emancipado? La ley parece que permite a los emancipados ser administradores. Yo al menos estoy contigo en tu interpretación.

  2. Saludos! Sobre esta cuestión recuerdo que yo mismo publiqué un comentario en un artículo sobre la misma materia más antiguo en su blog. En aquel momento ya se dijo que la letra de la ley nunca es definitiva (a pesar de in claris non fit interpretatio), y que no debería tomarse literalmente el ahora artículo 213 pues la regulación de la emancipación se contiene en el art. 323 CC, además de otros artículos como el 4 CCo que regula la capacidad para el ejercicio del comercio. Lo curioso es que como ya apunté en el antiguo comentario la ley 27-Diciembre-2007 de derecho de la persona de Aragón y ahora el Código de Derecho Foral Aragonés (art. 30) permiten al menor mayor de 14 años emancipado que asistido de quienes ejercen la autoridad familiar «acepte el cargo de administrador de cualquier clase de sociedad», lo que en el ámbito mercantil es cuando menos dudoso ya que la legislación mercantil es competencia exclusiva del Estado (art. 149.1.6º CE), salvo que el legislador aragonés haya entendido que el legislador estatal daba por permitida la posibilidad de un emancipado administrador (¿?).

    • Lo recuerdo. El comentario seguramente habrá desaparecido porque lamentablemente, al cambiar la versión del Blog por otra más acorde con los tiempos, pude trasladar todos los post, pero no así los comentarios, algunos de los cuales, como el suyo, eran muy interesantes.

      De hecho yo lo utilicé como argumento con algunos notarios y registradores pero todos me acabaron diciendo lo mismo: que no era posible que un menor, emancipado o no, fuese nombrado administrador. Personalmente sigo discrepando y ahora pienso que se ha perdido la ocasión de aclararlo con la nueva redacción. Seguimos como estábamos, y yo continuo con mis dudas al respecto.

      Gracias por su participación.

      Ramón Cerdá

  3. Rafael Corral

    Notas a mi envío anterior:

    a).- El contenido del 323 CC puede ser sustituido por cualquier otro artículo foral; sólo sería relevante la norma foral que admitiera al menor emancipado para administrar, en cuanto exista cualquier limitación surgirá el mismo problema del CC

    b).- En cuanto al artículo 213 LSC este artículo establece una «Prohibición» y no una regulación de la capacidad para ser administrador, y se regula junto con incompatibilidades ex 213.2 LSC. El artículo 212 sobre requisitos subjetivos no ha querido establecer una capacidad especial para el administrador social, de modo que la Ley Mercantil se remite al Derecho Civil para tal extremo, introduciendo una única especialidad, la prohibición del 213 LSC. Por tanto, por su naturaleza e inclusión sistemática con las incompatibilidades y por la dimisión generla que efectúa esta Ley especial del tema de la capacidad para administrar, no puede, a mi juicio, efectuarse inferencia ninguna del dato de que el artículo 213 LSC sólo prohíba administrar a los menores no emancipados.

Deja un comentario

Trackbacks y Pingbacks:


La Lectura de Ramón