Más libros prohibidos por simple ignorancia

En varias ocasiones he hablado sobre libros prohibidos en este blog porque, dentro del universo de las prohibiciones, puede que sea la que más me molesta, que todavía hoy en día haya quien se permita el lujo de prejuzgar y prohibir libros argumentando que tiene más cultura que los demás, como si estuviéramos en plena Edad Media con la Inquisición haciendo de las suyas. Sí, más libros prohibidos… Una pena.

No deberían haber más libros prohibidos

#más libros prohibidos

Más libros prohibidos. ¡Cuánta ignorancia y prepotencia!

Me da igual de qué sea el libro; todo libro merece la oportunidad de ser leído, y si su contenido, según alguna mente cerrada puede dañar al lector, puedo consentir que se advierta de ello en algún foro, para que quien no quiera caer en las garras de un libro maligno, pueda consultar ese consejo. Entiendo que al igual que un libro puede tener recomendaciones y buenas reseñas, puede ser legítimo que alguien aconseje no leerlo; pero de ahí a prohibirlo, va un trecho que no tendríamos que consentir. E insisto una vez más en que no importa cuán aberrante le puedan parecer a alguien según qué contenidos.

Esta vez me he animado de nuevo a hablar del tema por un par de recientes prohibiciones:

De frente, en corto y por derecho, que es un libro de coaching basado en el toreo, que ha sido vetado porque (dicen) el toreo no es cultura.

Xatet meu… prohibido por estar escrito en valenciano, pero no según las reglas de la AVL.

Estos dos títulos han tenido vetado el acceso a una biblioteca pública, concretamente la del Ayuntamiento de Alcalalí. A título meramente informativo diré que dicho ayuntamiento está gobernado por Compromís, PSPV y EUPV.

Ambos títulos fueron enviados por la Diputación de Alicante y devueltos por la biblioteca en un acto de prepotencia que me parece sencillamente ridículo e inapropiado. Por lo visto solo ellos pueden decidir qué es cultura y qué no lo es, o qué está bien escrito y qué no.

Parte del texto de la carta de devolución de los libros:

«sembla vergonyós que es destinen diners públics en la promoció i difusió d’este tipus de llibres (…) i agraïriem que no ens féreu arribar més material sobre aquesta temàtica».

La traduciré para que todos lo entiendan:

«Es vergonzoso que se destine dinero público en la promoción y difusión de este tipo de libros […], agradeceríamos que no nos hicieran llegar más material sobre esta temática».

Personalmente lo tendría claro. A partir de ahora no les enviaría ningún libro más. Que se compren los que quieran… con su dinero, y que adviertan a los usuarios de la biblioteca sobre el tipo de censura que realizan. O directamente que cierren la biblioteca.

Señores de ese ayuntamiento, permítanme que les ponga un cero en cultura y otro en educación.

Ramón Cerdá

 

 

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

11 Comentarios.

  1. Francisco A. Espinosa Albacete

    Hola Ramón, estoy de acuerdo contigo en todo, Esto del pensamiento políticamente correcto o único, que estos quieren imponer demuestra lo que son, unos totalitarios y ya nos debemos comenzar a estar atentos a estas situaciones que el populismo y la bajada del nivel cultural está creando en la sociedad es inquietante.Más cultura, tolerancia, respeto y sentido común es lo que falta, a la vez que ser implacables con los intolerantes y los que han aprovechado el poder o su cercanía para robar. Es un esfuerzo de todos
    Un abrazo y gracias por los ejemplares que me enviaste
    Paco

    • Gracias a ti, es un placer tenerte entre mis amigos, aunque no tengamos muchas ocasiones de vernos.
      Y sí, es cierto lo que dices, hemos de estar atentos o se nos acabarán comiendo por los pies.
      Un abrazo.

  2. José Antonio Gracia Percebal

    Quien es nadie para decirnos lo que tenemos que leer. Un profesor de filososfía nos repetía con frecuencia: Desconfiar detodo aquel que en nombre de lo que sea quiere salvaros de algo.

    Me siguen cayendo muy mal los censores, los protectores y los «salvatodo».

  3. Se empieza así y se termina como en la famosa película de Francois Truffaut Farenhielt 451 basada en la novela de Ray Bradbury . Esa es la temperatura a la que arde el papel.

    O como en 1933 se hizo por el régimen nazi en la Opernplatz de la Universidad de Humboldt por los estudiantes nacionalsocialistas nada mas llegar Hitler al poder.

    Otra quema importante fue la quema de la famosa biblioteca de Abderraman III en Córdoba, que pasaba por ser, después de la de Alejandría, la mayor de la historia, con muchos textos recuperados de la anterior quema de esta. Su sucesor, un califa sectario, la quemó y sólo dejó el Corán como único libro.

    Definición de Wikipedia con la que coincido totalmente: «La quema de libros es la práctica, generalmente promovida por autoridades políticas o religiosas, de destruir libros u otro material escrito; está vinculada al fanatismo ideológico y suele acompañar a muchos conflictos bélicos. La práctica generalmente es pública y está motivada por objeciones morales, políticas o religiosas, al material publicado. En tiempos modernos, otras formas de almacenamiento de información, como grabaciones, discos de vinilo, CD, videocasetes y páginas de internet, se han incluido dentro de esta práctica.»

  4. Poco o nada que añadir que no se haya dicho ya.

    No por ser cosa frecuente, deja de ser terrible que la dictadura de lo politicamente correcto gane posiciones día a día.
    No nos queda otra que condenar estos comportamientos y defender nuestras libertades.

    Sí, claro que hay libros deleznables pero leerlos o no debe ser una decisión individual del lector.

  5. JOSÉ MARÍA LÓPEZ RUBIO

    Viene al caso, y es que estoy leyendo ahora «filosofía de las leyes» de Campoamor, que estuvo prohibido. Me está aclarando ideas; y es que este Campoamor piensa igual que yo en una nota más alta.

  6. Esa es la tolerancia de los podemitas…

Deja un comentario


La Lectura de Ramón