Los Notarios quieren incluir el objeto social de las sociedades en las comparecencias. ¿Animo recaudatorio?

Algunos Notarios ya han tenido esta costumbre desde hace años, pero parece ser que es algo que se va a convertir en norma porque con la nueva reglamentación se tiene que incluir en las comparecencias la profesión de las personas físicas (otra tontería, porque no sirve para nada y puede ser cambiante de una comparecencia a otra) y el equivalente para las sociedades comparecientes es que se tendrá que incluir el objeto social.

¿En qué afectará?

1.- Producirá un trabajo adicional importante a la hora de preparar las escrituras porque muchas sociedades tienen objetos sociales muy amplios que habría que transcribir. Esto provocará mayores saturaciones en las Notarias y esperas a los clientes.

2.- Provocará muchos errores porque es algo que se transcribirá con prisas y sobre la marcha y ante la sensación de que no va a servir para nada y de que está provocando esperas innecesarias y una sobrecarga de trabajo no justificada, sin duda las erratas se multiplicarán, aunque eso no será importante porque no se pone para que alguien lo lea.

3.- Afectará a todas las escrituras en las cuales se comparezca en nombre de una o varias sociedades. Por lo tanto se transcribirá el objeto de las sociedades cuando éstas hagan poderes a terceros, cuando se vendan participaciones, cuando se intervenga en alguna compra, incluso, no se si será el caso, pero posiblemente también en escrituras de acuerdos sociales por modificación estatutaria.

4.- Por supuesto afectará a los costes (incrementándolos sensiblemente) de las escrituras porque los aranceles notariales contemplan dos cosas: Lo que se hace en la escritura y las páginas que ésta tiene. Por lo tanto, a mayores transcripciones inútiles, mayor número de páginas y mayores honorarios que tendrá que pagar el cliente.

5.- En los casos de escrituras que tengan que ir al registro mercantil, si al señor registrador le da por comprobar el objeto y hay errores en el mismo, ¿producirá defecto registral? si es así, mayores plazos de inscripción y más costes para el usuario.

¿Para qué sirve?

1.- Cuando alguien hace unos poderes en nombre de una empresa a favor de un tercero, lo que está delegando son sus facultades o parte de ellas, las cuales son las que cita la Ley en caso de los administradores, o las que se detallen en sus poderes. En ningún caso lo que pueda delegar o no se menciona en el objeto social que nada tiene que ver con ello. Por lo tanto, transcribir el objeto social de la mercantil poderdante es redundante y no tiene sentido.

2.- En una compraventa de participaciones, lo que se vende son las participaciones sociales que alguien tiene en una empresa. Las posibles limitaciones en la transmisión de las mismas están indicadas en la Ley o en los estatutos, pero EN NINGÚN CASO PUEDE HABER LIMITACIONES INDICADAS EN EL OBJETO SOCIAL, con lo cual es tontería perder el tiempo en estas cosas.

3.- En la compra de un inmueble, por poner un ejemplo, el administrador o apoderado actúa en nombre de la sociedad para comprar. Actúa en base a unas facultades que tiene Y QUE NO ESTÁN DETALLADAS EN EL OBJETO SOCIAL. ¿A qué viene entonces la tontería de incluir el objeto social en todas y cada una de las transcripciones?

4.- Sirve (y es lo único evidente) para incrementar las minutas sin modificar los aranceles.

¿Y por qué no se transcriben todos los estatutos?

Por la misma regla de tres cuando una empresa interviene en una escritura podrían detallarse todos los estatutos sociales. ¿Tendría eso sentido? Desde luego no tendría ninguno, pero podría ser de más interés para la escritura detallar por ejemplo la parte de los estatutos donde se detallan las limitaciones para la transmisión de participaciones si se trata de una compraventa que detallar el objeto que no viene a cuento de nada.

Entonces… ¿Cual es la finalidad?

Jurídicamente no hay ninguna justificación para tamaña sandez, y resulta molesto e inútil hasta el infinito. No quiero ser mal pensado, pero la única finalidad parece ser económica porque puede incrementar sensiblemente la facturación notarial, a pesar de que el Gobierno no autorice una subida de aranceles.

Ningún notario con los que he hablado me ha sabido explicar la utilidad de la medida, y algunos incluso se han mostrado contrarios a ella.

Pero… ¿Puede encarecer mucho las escrituras?

Todo es relativo, pero cuando hablamos de un incremento injustificado e inútil, por poco que sea puede resultar abusivo.

Pongamos un ejemplo:

1.- El objeto social de nuestras sociedades ocupa casi cuatro hojas.

2.- El coste por hoja según aranceles es de 3,25 euros más iva.

3.- Nosotros vendemos 1.200 sociedades al año.

4.- Otorgamos aproximadamente 600 poderes anuales

Supongamos que detallan el objeto social en las compraventas y en los poderes. No se si la intención es hacerlo también en los acuerdos sociales.

Si solo fuera en las compraventas (1.200) y en los poderes (600), estaríamos hablando de 1.800 documentos notariales donde hasta ahora no se incluía el objeto social y a partir de ahora, tontamente se va a incluir.

Hagamos cálculos:

1.800 protocolos con un exceso de hojas en cada uno de 4 = 7.200 hojas que podrían ahorrarse (algún que otro árbol se salvaría de la tala)

7.200 hojas x 3,25 euros  =  23.400 euros

Ahora bien, puesto que en todas nuestras constituciones aparece también una empresa constituyente, habría que añadir…

1.200 x 4 x 3,25 euros = 15.600 euros

TOTAL: 23.400 + 15.600 =  ¡ 39.000 EUROS !

Pues va a ser que sí que tiene importancia eso de incluir el objeto social.

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

0 Comentarios.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón