Los abogados y sus amigos

De vez en cuando me gusta colgar en el Blog algo que he visto circular por la red, solo lo hago cuando el contenido me parece interesante. En este caso el texto que pegaré a continuación habla de algo muy típico, cuando alguien le hace una consulta legal a su amigo abogado, con la certeza de que este está obligado a contestar profesionalmente sin cobrarle. Debo decir que esto no pasa solo con los abogados, suele ser muy habitual en todas aquellas profesiones intangibles que no son muy valoradas por la gente en general, a mí me ocurría bastante en mis años de asesor. Sé que les pasa mucho a los actores de teatro, el otro día escuché en la radio (no recuerdo a quién estaban entrevistando) que contaba una anécdota: Voy a la carnicería y el carnicero me pide unas entradas (de gratis, se entiende), ¿qué pensaría él si yo le pidiera unos filetes de igual manera?, ¿por qué se da por hecho que uno puede regalar las entradas al teatro y el otro no puede regalar la carne? Se puede pensar que la entrada no vale nada si el asiento está vacío, que solo es una invitación, puede ser, pero ¿qué ocurre en el mundo literario? Todo amigo de un escritor se siente con derecho a un libro gratis… y dedicado,  y hay que recordar que el autor debe comprarlos a la editorial, en ningún caso se los regalan. Bueno, a lo que íbamos, a continuación pego el texto, porque no tiene desperdicio:

 

‎1º Su Abogado duerme. Puede parecerle hasta mentira, pero su Abogado necesita dormir como cualquier otra persona. Sólo llame a su móvil o al teléfono de la casa en caso de real emergencia, de lo contrario, llame a su despacho.

2º Su Abogado come y bebe. Parece increíble, pero es verdad. Necesita alimentarse y tiene adecuado un horario para hacerlo, incluso relajadamente.

3º Esta es quizás la más increíble: su Abogado puede tener familia, y de hecho generalmente la tiene. Por eso debe y desea dedicarle tiempo y disfrutar de ella.

4º Siendo el Abogado persona como cualquier otra, necesita descansar el fin de semana. El domingo a las 22 horas no es un horario adecuado para leerle un documento que recibió el martes anterior a las 15 horas.

5º Su Abogado, como cualquier ciudadano, necesita dinero. ¡Esa sí que no se la esperaba!. Por eso no vaya a la consulta pensando en no pagarle (¡A la tienda va uno sin dinero? Y al dentista?).

6º Si es gentileza de su Abogado no cobrarle, manifiéstele como cliente su gratitud, el abogado tiene además de necesidades gustos, regale un detalle.

7º Su Abogado no es vidente, ni brujo, ni mago, no consulta el Tarot, ni tiene la bola de cristal. Si eso es lo que Ud. esperaba de él lamentamos defraudar su expectativa. Contrate un Paranormal o un Detective.

8º En reuniones de amigos o fiestas de familia, su Abogado deja de ser «el Abogado» y reasume su condición de amigo o pariente. No le pida consejos, opiniones, etc. Él también tiene derecho a divertirse,
desconectar del trabajo e ir a las fiestas sin miedo a que lo atropellen con preguntas, es incomodo e impropio que le consulten en una reunión social…

9º Un Abogado está especializado en unas materias concretas no le pregunte cualquier cuestión que le venga a la cabeza acerca de su multa administrativa, de un robo penal, de una deuda dineraria civil, de una junta de propietarios, de la declaración fiscal de la renta, del despido laboral de un conocido… etc…. El Abogado no lo sabe todo.

10º Pedir lo mismo varias veces NO hace que su Abogado trabaje más rápido.

11º Si el horario de trabajo es hasta las 19 horas, no significa que Ud. pueda llamar a las 18:58. Pregúntele por teléfono ¿puede contestarme?, Por favor un poco de prudencia y consideración – que tal si está conduciendo, comiendo, copulando, durmiendo, etc…..
EL ABOGADO ES HUMANO……

12º Cuando el abogado explica algo no lo bombardee con miles de preguntas. Por favor, escuche primero y pregunte después.

13º El Abogado no inventó las frases «lo barato sale caro «quien mal paga, paga el doble». Pero está de acuerdo con ellas.

14º El Abogado a veces se equivoca, es más, tiene derecho como cualquier otro a equivocarse, no es infalible, transmítele correctamente el asunto que te preocupa, déjale reflexionar, estudiar y consultar y así reducirás las probabilidades de error al mínimo. Si necesitas respuestas rápidas y con presunta garantía de seguridad a tus asuntos legales consulta google, vera lo difícil que es decidirse y acertar y sobre todo lo perdido que se encuentra.

Usted ha aprendido algunas cosas sobre el Abogado, compártalas con sus amigos, familiares y vecinos.

SU ABOGADO SE LO AGRADECERÁ.

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

1 Comentarios.

  1. Cierto es, el sablazo de prestaciones profesionales afecta a muchos colectivos como intérpretes y médicos. Le pongo un ejemplo:

    Un médico y un abogado están charlando en una fiesta cuando se les acerca otro invitado y le dice al médico:
    – Perdone doctor, pero es que me encuentro muy cansado, me cuesta respirar, tengo la nariz tapada y me duele todo.
    – Probablemente no es más que una alergia. Tómese cualquier antihistamínico y una aspirina; tenga mi tarjeta, y si no ha mejorado en un par de días, llámeme y le examinaré.
    El hombre se aleja muy contento y entonces el médico le dice al abogado:
    – De verdad que me fastidia que la gente me moleste continuamente con tonterías así: ¿crees que debería cobrarles?
    – Por supuesto: es un contrato de prestación de servicios por un profesional y se presume por ello la obligación de pago y bla, bla bla.

    Al día siguiente, el médico llega a su despacho y se encuentra la factura del abogado.
    =)

Deja un comentario


La Lectura de Ramón