Limitaciones para la responsabilidad penal de las empresas

Hace ya algo más de cuatro años que empecé a hablar de este asunto en el blog; desde el principio me ha parecido una sinrazón. Ahora, por fin, empiezan a haber sentencias que apuntan a que existen limitaciones para la responsabilidad penal de las empresas. La tendencia desde que salió la normativa era intentar imputar a las empresas el delito cuando este se acreditaba para las personas físicas, algo así como dos penas en paralelo sin mayor aportación de pruebas. En definitiva, un sinsentido. Ahora son ya dos las sentencias del Supremo que apuntan hacia una racionalización del tema que espero que se acabe de aclarar.

Nuevas sentencias: Limitaciones para la responsabilidad penal de las empresas

#Limitaciones para la responsabilidad penal de las empresas

Limitaciones para la responsabilidad penal de las empresas. A ver si van entrando en razón.

Resumiendo: La empresa solo responde si se han incumplido de manera grave los deberes de prevención de delitos, por lo que no puede ser responsable automáticamente de todos los delitos cometidos por personas físicas en el ejercicio de las actividades sociales de la empresa. Dice la última sentencia que solo responde si se han «incumplido gravemente los deberes de supervisión, vigilancia y control de su actividad, atendidas las circunstancias del caso». «La responsabilidad penal de las personas jurídicas, no se produce a partir de la simple acreditación del hecho delictivo atribuido a la persona física». Se exige del fiscal el mismo esfuerzo probatorio que se le requiere para demostrar la procedencia de cualquier otra pena que tenga como destinataria a una persona física.

Sigue diciendo: «La responsabilidad de las personas jurídicas solo puede declararse después de un proceso con todas las garantías».

En definitiva: Los magistrados «no pueden  identificarse con la tesis de que en el sistema español puede hablarse de una responsabilidad penal de las personas jurídicas, pero no de un delito de las personas jurídicas. No hay responsabilidad penal sin delito precedente. Lo contrario abriría una peligrosísima vía con efectos irreversibles en los fundamentos mismos del sistema penal».

Estas sentencias no serán el final de lo que yo considero una patraña jurídica (a la legislación sobre la responsabilidad penal de las empresas me refiero), pero espero que sirvan por lo menos para afinar un poco la situación y que no resulte tan kafkiana.

 

Ramón Cerdá

 

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

5 Comentarios.

  1. Buenas tardes,

    Hace poco he descubierto que mi socio me escondía/engañaba con importes bastantes altos. Tengo posibilidad de cerrar la empresa? Yo tengo menos porcentaje que el en la empresa.

    Gracias.

    • Cerrar la empresa para que no le engañe tampoco parece lo mejor. ¿Por qué no le vende sus participaciones y que él haga lo que quiera y usted recupera la inversión? Ser socio de una sociedad así no resulta muy interesante.
      Supongo que el administrador es él y usted es socia minoritaria… No puede, por su cuenta cerrar la empresa por las bravas.

  2. Es que todas estas sentencias en el fondo reflejan lo absurdo de que las empresas sean penalmente responsables, lo que a todo jurista o persona formada legalmente le parece contranatura. Pero los políticos y diputados que lo gestionaron y convirtieron en ley reflejaron el resquemor por no decir odio declarado a la empresa que late en nuestra sociedad.

    • Los empresarios estamos mal vistos, eso ya no hay quien lo cambie. Pero hagan las leyes que hagan al respecto (sobre la «penalidad» de las empresas), no dejará de ser un tema absurdo.

Deja un comentario

Trackbacks y Pingbacks:


La Lectura de Ramón