Libertad de horarios y Tribunal Constitucional

La libertad de horarios de los comercios hace mucho tiempo que está en el centro de la polémica. Muchos son los que defienden una libertad de horarios total, pero también son muchos los que quieren una regulación estricta y limitativa, especialmente el pequeño comercio que dice verse amenazado con estas medidas de liberalización.

¿Qué dice el Tribunal Constitucional con respecto a la libertad de horarios?

#Libertad de horarios

Libertad de horarios. Sentencia del Constitucional avala las ZGAT

Como empresario, debo admitir que estoy a favor de la libertad de horarios en su más amplia acepción. Creo que cada empresa debería decidir qué horario quiere ofrecer a sus clientes y luego contratar a los empleados que necesite con rotación de horarios si es necesario, o con acuerdos personalizados para cada puesto de trabajo.

Que esté a favor de la libertad de horarios no significa que en mi empresa se trabaje todos los días, entre otras cosas porque no me compensa mantener un retén de trabajadores el fin de semana cuando puedo yo mismo atender (vía mail) las posibles consultas recibidas a través de la web. Pero es una decisión mía; si las estadísticas me dijeran que recibo más consultas o llamadas los domingos que entre semana, lógicamente haría lo posible para tener a alguien trabajando los domingos; lo mismo ocurriría si mi potencial de ventas se concentrara de madrugada. Pero no es así, de manera que lo que más me compensa es tener un horario, llamémoslo normal, y atender yo las consultas fuera de horario.

Muchos de los que están en contra, y así se manifiestan en las redes sociales, de la libertad de horario, resulta que los domingos van al quiosco a comprar la prensa y luego se hacen unas cervezas en un bar antes de ir con la familia a un restaurante a comer si tienen la suerte de que pague la suegra. Otros se dan un paseito con el coche y paran sin rubor en una gasolinera a repostar, donde también los atienden porque antes se han manifestado en contra de que haya gasolineras sin empleados. Es posible que tengan mascotas y las hayan tenido que dejar en alguna residencia para poder irse de fin de semana, o han contratado el servicio en el hotel, donde también había gente para recibirlos y hacerles la cama y el desayuno al día siguiente. Puede que les siente mal la cena y vayan a urgencias a las once de la noche… de un domingo, donde exigirán ser atendidos con premura. Son los mismos que siempre están en contra de que el comercio abra los domingos. Por lo visto no es lo mismo trabajar en Zara que trabajar en un quiosco o una gasolinera, o un restaurante, o un hotel, o en urgencias, o ser policía, o bombero. ¿Toda esta gente tiene menos derecho que el empleado de comercio? Es una pregunta que me hago a menudo cuando leo noticias sobre limitaciones horarias.

Pero bueno, ya me he ido de nuevo por las ramas, últimamente me pasa a menudo. Hoy quería hablar de una sentencia del Tribunal Constitucional que tumba un recurso de Asturias al afirmar que el Estado no invade competencias territoriales por obligar a las grandes ciudades a crear ZGAT (Zonas de Gran Afluencia Turística) en las que la libertad de horarios sea plena para, precisamente, poder atender a toda esa otra gente que libra y aprovecha para ir de compras.

Lo que está claro es que el asunto no es en absoluto pacífico y esto no acabará con esta sentencia. A grandes rasgos, la izquierda está en contra de la libertad de horarios y ahora que no hay una clara mayoría en el gobierno, cada vez se atacará más en esa línea de flotación. ¿Qué pasará? No lo sé. Personalmente no suelo comprar los domingos, ni pongo gasolina ni voy al quiosco o al restaurante. En definitiva, que a mí en poco me va a afectar cualquier medida de este tipo, pero amo la libertad de empresa y me gustaría que cada empresario, grande o pequeño, tuviera la libertad de elección.

Ramón Cerdá

 

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

11 Comentarios.

  1. Yo trabajo en la administración. He trabajado a turnos muchísimos años y no tendría ningún inconveniente en hacer turnos de nuevo. Y este creo que es el fondo de esta cuestión: hacer turnos. El problema surge cuando a un trabajador se le exige trabajar un montón de horas que no estén remuneradas correctamente o sin librar las horas que le correspondan. Si se vigilase esto, seguro que sería beneficioso para todos. Se generarían mas puestos de trabajo y el cliente tendría libertad para ir a comprar cuando le venga en gana. Y si no libras un domingo pues librarías un lunes o un martes como muchísimos trabajadores, entre ellos, sanitarios, policías, bomberos, vigilantes, conductores, taxistas, pilotos, trabajadores de otros servicios como gasolineras, bares, restaurantes, repartidores, limpieza, recogida de basura y un largo etcétera. ¡Ah! Y toda esta gente también tiene familia y concilia como y cuando puede. A veces el poder ir a turnos hace más facíl esta conciliación, siempre que las empresas sean flexibles y faciliten el poder elegir dentro de las posibilidades.
    Un saludo

    • Estoy de acuerdo, especialmente en lo que dices de restaurantes, repartidores, limpieza… Es lo que ya comento en el artículo. Para quien se queja de la libertad de horario parece que toda esa gente no existe.

  2. Pepe Barrientos

    Ya lo comente en otra entrada, vivo en UK, aqui no se cierra ningun dia los supermercados, restaurantes, farmacias, etc… Los turnos son seguidos, nada del horario partido que te consume todo el dia y la gente no se queja, estan agusto. Yo siempre hago el turno de tarde/noche entrando a las 5 de la tarde y saliendo ya casi de madrugada y tan contento.

    En Expaña la mayoria no lo entienden, los domingos tienen que ser sagrados, a mucha gente no le entra eso en la cabeza y tienen que defender el sistema antiguo con uñas y dientes.

  3. La izquierda siempre ha estado, está y estará en contra de la libertad individual. Todo tiene que estar controlado, dirigido y planificado desde la opresión del Estado. Huxley, Orwell, Marx todos lo dejaron claro, unos en contra u otros a favor. Más vale tos jodi..s que unos más ricos, aunque sea una igualitaria miseria, ese es su lema. En el fondo de sus corazones una malsana envidia.

  4. Libertad, libertad y más libertad. Tan fácil como eso… en la libertad está el progreso… la izquierda que se autocalifica de progresista no puede ser más reaccionaria, cercenando la libertad de empresa…

  5. No estoy muy por el tema, pero doy fe que hay mucho descontrol: frente a mi casa a un bar la Policía Municipal le hace cerrar sobre las 23 h. Un poco más allá otro bar idéntico tiene permiso hasta las 6 h… am. ¡Y “ni pagando” pueden equipararse! (… con la falta que me hace que “mi” bar este abierto toda la noche, año tras año. 😉 )

    ¡Y a mi también me revienta no poder depositar mi quiniela hípica a las 3 a.m. del sábado al domingo -tras darme el pálpito- a fin de cumplir con la ludopatía impuesta por… X!

    De todos modos, no sabía que Franco era tan de izquierdas (Dª Esperanza tenía entonces razón: https://www.youtube.com/watch?v=hYwtOZI6ooE) pues recuerdo bien aquellos largos días de Semana Santa y festividades varias en que todo (hasta RTVE) iba a paso de marcha -de paso-…: Eran días de “pan doble”, o “triple”… ¡o para los días que tocase!

    … A ver si es que el tema no va de izquierdas ni de derechas (que todos tenemos derecho a cumplir con el sagrado deber de acudir a misa y de santificar las fiestas) sino de apreciar, desde el sentido común, qué derechos tienen los trabajadores…. ¡y caer en que también son los consumidores! El buen empresario bien sabe lo que le conviene a su negocio…. y seguro que hará coincidir (como vd.) la demanda con la oferta: panadería, gasolinera, quiosco (que, por cierto, nada les priva de cerrar el domingo, si quieren…. y les conviene).

    Si de lo que se trata es de eliminar las cortapisas administrativas (¿se basarán en alguna caprichosa razón que ignoramos?), desde ya exijo la equiparación de todos-todos con el horario de los Bancos. Y cuento con que el Ministro Codere, digo, Catalá nos va a defender “si no hay empleados suficientes”. 😀

    http://www.europapress.es/economia/finanzas-00340/noticia-catala-dice-bancos-no-tienen-gente-suficiente-tramitar-devolucion-clausulas-suelo-meses-20170111130519.html

  6. D. Ramón a mi tambien me gustaria siempre que la administración pública tambien abriese sabados y domingos, imaginese que tengo que hacer una gestión en Hacienda o la seguridad social o en el ayuntamiento y sólo puedo ir actualmente por las mañanas, no cree Vd. que la libertad de horarios tendría que ser también para dar ejemplo en la administraciones públicas? Así podriamos ir a hacer papeleos en sábados y domingos que es cuando la gente medio normal puede tener algún hueco libre aparte de ir a centros comerciales a pasear en invierno con calefacción gratis y en verano con refrigeración gratis.

    • Tiene usted toda la razón en lo que dice y es paradójico que el horario de atención al ciudadano de la administración pública sea tan reducido.
      Sin embargo cada vez son más las gestiones que pueden hacer por Internet, es decir 24 x 7.
      Lo mismo aplica a las compras que podemos llamar ordinarias. Gracias a Internet podemos hacerlo en cualquier momento desde cualquier sitio. No haré publicidad pero se me ocurren un número bastante importante de establecimientos que disponen de ese servicio.

      Por tanto la libertad de horarios comerciales empieza a ser irrelevante.

      Entonces, ¿libertad de horarios comerciales? Por supuesto que sí, pero con matices.

      Primero asegurarse que no beneficia asimétricamente a determinadas empresas y, de ser así, establecer mecanismos de compensación.
      Segundo, asegurarse también de que no es excusa para la precariedad laboral o la explotación de los trabajadores.

      Y finalmente seamos también coherentes como trabajadores. Si el día que puedo estar con mi familia (domingo) me veo obligado a trabajar, a ver donde está esa famosa conciliación de la que tanto hablan.

      Como “opinable” es también ese famoso horario comercial que sufren muchos dependientes trabajando de lunes a viernes de 9 a 1 y de 5 a 8 y los sábados por la mañana de 9 a 2. Que si se lo remunerasen bien, todavía…

    • Personalmente no tengo ningún capricho en ello y cada vez estos trámites se hacen más telemáticamente, pero es cierto que para ciertas cosas administrativas se podrían establecer unos servicios mínimos fuera de horario.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón