Las participaciones en SOCIEDADES PROFESIONALES han perdido confidencialidad

Con la nueva Ley de SOCIEDADES PROFESIONALES y en un supuesto de “garantía al usuario”, se ha obligado a que se inscriban las participaciones de éstas, así como los ulteriores cambios en el capital social que con el tiempo se vayan produciendo en las mismas.

Evidentemente se trata de un agravio comparativo a estos colectivos que no pueden disfrutar de la confidencialidad como otros.

Claro que como en todo, hay opiniones de todos los colores, y todas ellas muy respetables, aunque yo no las comparta, o los demás no compartan las mías.

Ésta pérdida de confidencialidad en este tipo de sociedades ha sido alabada por una parte del colectivo notarial, que no solo la ven con buenos ojos, sino que piensan (muy libremente pueden hacerlo) que dicha pérdida de confidencialidad debería de extenderse al resto de las sociedades limitadas.

¿Por qué ese empeño en que las participaciones sean de dominio público? ¿Qué beneficio real puede haber en esta utópica situación? Dudo sinceramente que el conocer a los socios de una sociedad acabe beneficiando como dicen a los usuarios. En cuanto a Hacienda, si quieren, bien pueden cambiar el reglamento que regula la cumplimentación del modelo 036 para que se tenga que informar de los cambios de titularidad de las sociedades. Actualmente no obliga Hacienda a ello, a pesar del reciente cambio de procedimiento. ¿Por qué no habrán aprovechado este cambio?

Que hubiera que comunicarlo a Hacienda, no me parece ni bien ni mal (la verdad es que me parece más bien mal, pero no quisiera que se me malinterpretase y se me catalogase como defensor del supuesto fraude que dicen que se genera con la ocultación de los socios), pero que se quiera que se inscriban en el Registro Mercantil, para el marujeo general, no me parece de recibo. Además, si ello llegara a ser así, se producirían dos reacciones muy claras:

1.- La gente constituiría o compraría más SOCIEDADES ANÓNIMAS y se olvidaría de las sociedades limitadas, con lo cual se produciría una situación bastante extraña en el mercado. Para mi negocio sería genial porque me hincharía a vender S.A.

2.- También podría ocurrir que acabaran figurando como socios de las sociedades limitadas familiares o amigos de aquéllos que no quieren aparecer, con lo cual seguiría siendo tontería el querer chafardear en la vida privada de la gente porque cada cual sabría proteger su espalda de los curiosones.

Virgencita, que me quede como estoy…

Mi opinión particular es que las cosas deberían de quedar como están y que se respete la confidencialidad en las participaciones de las sociedades. Que cada cual se preocupe y viva su vida, y deje vivir y trabajar a los demás.

Si le interesa una opinión totalmente contraria a la mía, puede visitar el siguiente enlace:

www.notariosyregistradores.com/CORTOS/98-participacionesinscritas.htm

(lo de la casita saltarina que aparece a la derecha no le da mucha seriedad al contenido, pero no permitan que ello les afecte en su opinión)

Ramón Cerdá

Este artículo está relacionado con SOCIEDADES URGENTES, a propósito de LA CONFIDENCIALIDAD

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

0 Comentarios.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón