Las novelas que empiezan a escribirse el 1 de septiembre

Entrevista de Santiago Sanchis a Ramón Cerdá, para el Periòdic d’Ontinyent

Antes de reproducir el contenido de la entrevista quería, por una parte, expresar mi agradecimiento a Santiago Sanchis que es quien la ha hecho posible, y quería hacerlo, entre otras cosas, porque me ha dado la oportunidad de hacer una entrevista periodística un tanto diferente. Paseamos por el barrio de la Vila, la zona antigua de mi ciudad natal a la que le tengo un cariño especial. Era un día de verano, pero el sol no agobiaba demasiado. Él mismo me hizo algunas fotografías en los lugares más emblemáticos del barrio, y mientras charlamos, sin grabadoras de por medio. Una charla informal de la que luego ha surgido esta magnífica entrevista.

El barrio de la Vila, además, es una de las localizaciones de mi novela Las voces de las hormigas que está previsto que se edite el próximo año 2012. En dicha novela son muchos los rincones de Ontinyent los que aparecen, aunque no están expresamente identificados; para nada se menciona la localización, pero los que sean del pueblo seguro que lo van a reconocer. Una de las localizaciones coincide con la fotografía que Santiago ha elegido para la entrevista.

En definitiva, pasé un par de horas muy agradables y el resultado ha sido excelente.

A continuación escaneo la entrevista, y al final la transcribo completa.

Ramón Cerdá

 

 

 

Pasea con su estética inconfundible. Parece un auténtico british man. Paseando por las calles en sombra de la Vila, mientras se deja fotografiar, cualquier vecino estará convencido de estar ante un extranjero y no frente a un oriundo. Camisa de lino, atuendo veraniego, colores suaves, dos novelas en la mano y, por supuesto, el inconfundible sombrero. Es una parte más de la rúbrica de su personalidad. Ramón Cerdá es un escritor a un sombrero pegado. Y este complemento corre de sus manos a la cabeza, reposa sobre el banco en el que es entrevistado, parece tener vida propia, como un personaje más, extraído de sus novelas de misterio, suspense y giros extraordinarios.

Ramón Cerdá está en barbecho. Pero le quedan pocos días. El 1 de septiembre, como viene haciéndolo los últimos años, se sentará ante el teclado y empezará a otorgarle forma a su nueva novela: El síndrome del delfín. «Tengo claro que el personaje es un insomne y a partir de este punto se desarrollará la trama a través de su relación con otros personajes, con las situaciones a las que se irá enfrentando. Pero no tengo todavía claro el final y me falta desarrollar algunos personajes». ¿Por qué el 1 de septiembre? Porque Ramón Cerdá es, sobre todo, un escritor con una dosis elevada de autodisciplina. Ese día ya se ha convertido en un ritual. Desde que acabó su última novela, empezó a barruntar la materia e ingredientes de la siguiente. Eso sucedía en el mes de enero. Durante ocho meses ha ido tomando apuntes, no muchos, pero todos en la misma libreta, «tengo una libreta para cada novela». Ha leído, se ha documentado, ha imaginado, ha creado ambientes. Y el próximo 1 de septiembre comenzará a escribir. «Ahora ya comienza a entrarme el mono, a medida que me acerco a la fecha tengo una cierta inquietud».

2.000 PALABRAS

El proceso creativo de Ramón Cerdá mantendrá esa autodisciplina que  se ha ido cultivando como método de trabajo. Cada día escribirá cerca de 2.000 palabras, unas seis páginas, y lo dejará estar. Al día siguiente releerá lo escrito, realizará las correcciones oportunas y continuará avanzando en la historia. «Me gusta crear la novela como si hiciera una pared, no a parches sino cada tramo todo de una».

Así es el oficio de este escritor. Durante cuatro meses repetirá la rutina. Se entregará. Se vaciará. Irá adentrándose en la historia y, según confiesa, «seré el primero en sorprenderse con el final». El resultado será una novela «destinada no para una minoría selecta sino para el gran público. Con un estilo propio porque creo que han de existir tantos estilos como escritores». Lo certifica Ramón Cerdá, autodidacta, autor prolífico. Lo asegura con una pose dandy en medio de la Vila eterna. Lo hace mientras el sombrero vuela desde su cabeza hasta la mano y, finalmente, reposa sobre el banco de piedra.

 

El Periòdic d’Ontinyent regalará «Aldea»

Será el próximo sábado 20 de agosto, en una promoción especialmente dedicada a los lectores de El Periòdic d’Ontinyent. Por gentileza de su autor, Ramón Cerdá, nuestro periódico entregará a quienes adquieran el ejemplar del sábado 20, la novela «Aldea». Junto con el extra de moros y Cristianos se convierte en una buena lectura para la Semana Grande.

«Aldea» forma parte de la primera etapa de producción literaria de ramón Cerdá. Junto con los títulos «Confieso» y «Recuerdos» esta obra se enmarca dentro de los inicios literarios del escritor ontinyentí. Se trata de una historia de violencia y sexo, ambientada en los últimos días de una aldea que ha ido quedando despoblada.

Ramón Cerdá acumula una experiencia de ediciones estivales de sus novelas junto a productos informativos. En 2009, junto a la revista Tiempo (Grupo Zeta) editó 67.000 ejemplares de su obra «Confieso». Un año más tarde repetiría experiencia con la misma publicación. En este caso se editaron otros 67.000 ejemplares de la novela erótica «Recuerdos»

 

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

0 Comentarios.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón