La validez de los CERTIFICADOS DE DENOMINACIÓN no siempre es de tres meses

Desde que cambió la legislación, la validez (plazo de vigencia) de los certificados de denominación a los efectos de otorgamiento de escritura, pasó de dos, a tres meses desde la fecha de emisión de los mismos.

No obstante, estos tres meses no se están respetando en las renovaciones, ya que en lugar de la fecha de emisión de certificado, utilizan la de la anterior caducidad. Esto  a primera vista no parece muy lógico porque en la primera emisión del certificado no empieza a contar desde la fecha de solicitud, sino desde la fecha en que lo emiten; no obstante, si vemos el conjunto de la nueva situación, la cosa queda clara:

Actualmente el plazo a efectos de reserva de nombre es de 6 meses, y a efectos de escritura, son 3 meses. Evidentemente, al no poder emitir el certificado de renovación el mismo día, si en la renovación nos basaramos en la fecha de emisión, el plazo de seis meses global quedaría extralimitado.

Hasta ahí, todo claro; lo que yo no acabo de entender es por qué (ni para qué) existe un plazo para la reserva de nombre y uno distinto para el otorgamiento de la escritura. Si el certificado no sirve para otra cosa, ¿Por qué obligan al usuario a renovar pasados los tres meses y volver a pagar de nuevo la tasa de Registro si podría valer perfectamente el mismo certificado original? ¿Tendrán miedo de que amarillée?

En la renovación, el Registro hace una advertencia al pie indicando los días exactos de vigencia que le quedan al certificado. Ya que hacen esto, pienso que sería más practico que indicaran directamente la caducidad. ¿Se imagina que en los yogures se indicara la fecha de fabricación y en la caducidad le pusieran: 88 dias? tendría que ir contando los días transcurridos entre la fabricación y el día de hoy para ver si el yogur ha caducado o todavía es comestible. Pues eso hace el Registro (ver imagen). ¿Por qué complican tanto las cosas al usuario?

Por otro lado, no se puede solicitar la renovación si todavía no ha caducado, lo cual puede generar ciertos problemas al titular.

Pongamos un ejemplo para poderme explicar mejor.

-Certificado emitido con fecha 21 de febrero de 2008

-Después de esperar cierto tiempo, los socios ya han llegado a un acuerdo definitivo y deciden quedar para constituir la sociedad el día 25 de mayo de 2008, y esto lo deciden con un par de semanas de antelación para hacer coincidir sus agendas y la del notario.

-El titular del certificado comprueba las fechas y se da cuenta de que para el 25 de mayo ya habrá caducado el certificado (a efectos de otorgamiento de escritura), con lo cual decide renovarlo con tiempo para no tener problemas el día 25, y envía inmediatamente el certificado original al Registro Mercantil de Denominaciones.

Al recibirlo en el Registro antes de que realmente haya caducado, pueden hacer dos cosas:

1.- Devolverlo al titular sin renovar diciendo que no puede solitar la renovación hasta que no haya caducado.

2.- Paralizar la renovación hasta el día 21 de mayo, fecha en que realmente caduca, y entonces emitir la renovación.

¿Qué ha ocurrido?

Pues muy sencillo, que tanto si el Registro hace lo del punto uno, o lo del punto dos, el propietario del certificado, de ningún modo dispondrá del original renovado para acudir a notaria el día 25, con lo cual, EVIDENTEMENTE ALGO FALLA EN ESTE SISTEMA.

Bajo mi punto de vista existen dos soluciones; NINGUNA DE LAS CUALES SE APLICARÁ NUNCA:

1.- Que la validez del certificado a efectos de escritura, sea la misma que la de reserva de nombre (seis meses), con lo cual nunca será necesaria la renovación. Más barato, más cómodo, y jurídicamente más favorable para el propietario titular.

2.- Que se pueda solicitar la renovación antes de la caducidad, con lo cual no habría perjuicio económico para el Registro, y el titular podría ajustar las fechas de sus compromisos sin depender de tecnicismos inútiles.

Dejo la idea en el aire por si alguna vez se quieren aplicar el cuento, pero dudo que nunca lo hagan.

Ramón Cerdá

Licencia Creative Commons
La validez de los CERTIFICADOS DE DENOMINACIÓN no siempre es de tres meses por Ramón Cerdá, a excepción del contenido de terceros y de que se indique lo contrario, se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported Licencia.

Dejar un comentario?

0 Comentarios.

Deja un comentario

La Tienda de Ramón