La Seguridad Social se ve obligada por sentencia a anular un alta de oficio de cuotas de autónomo

Vergonzosa hasta la saciedad la forma de actuar de la Seguridad Social. Me dan de alta de oficio en autónomo durante un período en el que no me correspondía estar de alta en este régimen. Y todo porque según ellos debía de ser así por una sociedad que vendí en Lugo e “interpretaban” que mientras fué mía, había tenido actividad.

Eso es una sandez porque lo que yo hago precisamente es constituir sociedades, mantenerlas sin actividad y luego venderlas. Nunca desarrollo actividad alguna antes de venderlas.

Tuve que recurrir y me denegaron mis argumentos; luego llevé el asunto al tribunal a pesar de que eso me iba a costar más dinero de lo que me pedían por los dos autónomos.

La señora Jueza dictó sentencia en mi contra alegando que tenía que ser yo quien demostrara que la sociedad no había tenido actividad mientras yo era el administrador. Me pregunto… ¿cómo se puede demostrar que una sociedad no ha tenido actividad? ¿Dónde está la presunción de inocencia que se supone que me ampara?

Parece lógico que deban  de ser ellos (la seguridad social) quienes tengan que demostrar que sí que ha tenido actividad y en dicho caso proceder a dar de alta de oficio, pero no al contrario.

Recurrí la sentencia y finalmente me han dado la razón y la Seguridad Social ha tenido que anular los autónomos.

Pero esto no ha terminado:

1.- Estoy intentando que me devuelvan el aval, lo cual parece más complicado de lo que debiera ser, y mientras no tenga el original, el banco no lo cancela y yo sigo pagando gastos y teniendo bloqueado el dinero del principal que deposité para que me concedieran dicho aval.

2.- Como he dicho antes, me he gastado más dinero en abogados y procuradores de lo que me reclamaba la seguridad social. Voy ahora a exigir que me paguen esos gastos. Ya contaré en otro artículo si lo consigo o no.

3.- Me acaban de notificar que vendrán a mi domicilio a embargar mis bienes por unos autónomos impagados. Claro que no sé si se trata de los mismos o de otros que no me han notificado. En cualquier caso la injusticia y la insensatez son totales porque yo no le debo un duro a la seguridad social, y son ellos los que están rotundamente equivocados, pero parar la maquinaria estúpida y pesada del Estado es muy complicado, caro y cansado. ¿Por qué tienen que amenazar a un ciudadano que lleva treinta años pagando impuestos y cargas sociales con embargar sus bienes por una miserable (y falsa) deuda de 600 euros cuando hay sentencia judicial de que no tienen razón? ¿Hemos de permitir que nos humillen hasta la saciedad por su mera incompetencia?  Estoy más que harto de toda esta gente. ES VERGONZOSO.

Utilizaré de momento este blog como Muro de la vergüenza de la Seguridad Social y colgaré la sentencia para que quede constancia.

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

5 Comentarios.

  1. 3. Consideraciones generales sobre el caso.
    A) Elemento teleológico. – Los hechos probados acreditan que la finalidad principal del viaje durante el cual
    fallece el causante posee claro tinte laboral. Aunque podría haber regresado a su domicilio de manera directa,
    el desvío a Mengíbar es para dejar en sus respectivos domicilios a dos compañeros de trabajo.
    El desplazamiento desde la población donde trabaja, Puente Tablas (Jaén), hasta la de residencia (Linares)
    se realiza incluyendo el desvío a Mengíbar, pero se trata de una alteración no solo habitual (“cada día”, según
    el HP 3º) sino también razonable tanto por razones de solidaridad entre compañeros de trabajo cuanto por
    economizar costes (abriendo la posibilidad de compartirlos). También es evidente que la protección del medio
    ambiente ( art. 45 CE ) concuerda bien con las pautas de desplazamiento en transportes públicos o vehículos
    compartidos. Y aunque, lamentablemente, en el presente caso se produce un fatal siniestro, la minimización
    de los riesgos derivados del tráfico aconseja disminuir el número de vehículos en circulación.
    Que el empresario conozca la práctica de compartir el vehículo de alguno de sus empleados no constituye
    elemento necesario para sostener el carácter laboral del desplazamiento, pero sí un indicio claro del mismo.
    Que el trabajador fallecido traslade a otras personas cuando regresa a su domicilio podría cuestionar la
    finalidad del desplazamiento; pero que esos pasajeros sean, a su vez, personas que comparten actividad en
    la empresa y que también regresan a sus domicilios al acabar la jornada laboral opera en la misma línea de
    refuerzo sobre la teleología laboral del desplazamiento.
    Por lo demás, la concurrencia de este primer elemento aparece admitida por la sentencia recurrida. La finalidad
    del viaje está determinada por el trabajo, pues vuelve de trabajar y traslada a los compañeros previamente
    a sus respectivos domicilios, lo que la empresa conoce, y concuerda con las valoraciones sociales sobre
    racionalización de los medios de desplazamiento.
    B) Elemento espacial .- El accidente se produce en un itinerario cuyo trazado no es el más directo para enlazar
    la población donde se trabaja y el lugar de residencia. Sin embargo, no se ha roto la conexión entre trayecto y
    trabajo, pues se va al lugar de residencia haciendo un alto para dejar a los compañeros (de viaje y de empresa).
    JURISPRUDENCIA
    9
    El trazado del Seat Ibiza que conduce el trabajador es el habitual y adecuado para poder regresar al tiempo
    que lo hacen los compañeros transportados. En el HP segundo se narra que el accidente ocurre a la altura del
    Km 12,700 de la autovía de Sierra Nevada. A-44. Bailén-Vélez de Benaudalla, sentido Bailén, término judicial
    de Jabalquinto. Aunque si viajara él solo no habría tenido que desviarse a Mengíbar, esa derivación queda
    integrada en el carácter laboral del desplazamiento (elemento teleológico), de modo que la concreta ubicación
    del siniestro no comporta ruptura del trayecto habitual.
    C) Elemento modal.- El medio de transporte utilizado para realizar el desplazamiento desde Puente Tablas
    (Jaén) a Linares, pasando por Mengíbar, es un vehículo de tipo utilitario (Seat Ibiza), claramente concordante
    con la necesidad de recorrer un número de kilómetros no despreciable (en torno a cien diarios, sumando ida y
    regreso), pero también con el presumible nivel económico del propietario (el HP séptimo refiere que su base
    reguladora anual es de 18.283,78 €).
    En los HHPP se explica que el accidente tiene lugar en la autovía que comunica las poblaciones enlazadas por
    el itinerario que el trabajador debía seguir para regresar a su domicilio. Por lo tanto, el vehículo y la calzada
    elegida parecen adecuados, sin que se haya acreditado una eventual conducción temeraria por parte del
    fallecido que hubiera podido cuestionar la concurrencia de este factor.
    D) Elemento cronológico.- La sentencia recurrida considera decisiva la “fragmentación que se produce en el
    nexo causal del elemento cronológico”, porque el accidente ocurre a unos veinte kilómetros del lugar de inicio
    y transcurrida más de una hora. Ese “retraso”, que no aparece justificado, aparece como la clave para romper
    el carácter laboral del desplazamiento.
    Así las cosas, para resolver definitivamente el supuesto hemos de analizar de forma detenida el llamado factor
    cronológico.

  2. accidente de trabajo . in itinere – 115.3 LGSS . 156.2 LGSS
    procedimiento – via contencioso-adm – art 66 LGSS- Ley 40/2015

  3. Buenos días

Deja un comentario

Trackbacks y Pingbacks:


La Lectura de Ramón