La posibilidad de cambiar el nombre de una sociedad

Las sociedades, tanto las limitadas como las anónimas, pueden cambiar su denominación
tantas veces como quieran. Para ello bastará una certificación firmada por el administrador y elevada a público ante notario, aportando, eso sí, la correspondiente certificación
negativa del Registro Mercantil Central de Denominaciones con el nuevo nombre. Una
vez elevado a público el acuerdo de cambio de denominación, deberá de ser inscrito en el correspondiente Registro Mercantil. En el caso de las SA, previamente habrá que publicarlo en prensa para que el Registro Mercantil acepte la inscripción.

Lo correcto es que la nueva certificación de denominación la haya solicitado al Registro la propia sociedad que va a cambiar el nombre. Es un error muy común que se solicite a nombre de una persona, bien sea el administrador, uno de los socios, o incluso un tercero. Esto normalmente supone un problema, aunque ya disponemos de antecedentes en los que se ha inscrito el cambio de denominación a pesar de no estar emitido el certificado a nombre de la empresa.

Hay algunos Registros que no ponen problemas si la certificación va a nombre del
propio administrador que eleva a público el cambio de denominación. Es el
caso por ejemplo de Alicante. Otros Registros exigen que se justifique que el titular
de la certificación sea socio de la sociedad. A tal efecto suele bastar un acta de manifestaciones ante Notario que luego se adjunta a la escritura de cambio
de denominación para que acepten la inscripción.

Lo más difícil (aunque ideal) suele ser que el propio Registro Central
de Denominaciones cambie el certificado y lo emita correctamente a nombre de la
propia sociedad. No obstante también nos consta que en algunos casos, si se ha
justificado notarialmente que se trata de un socio mayoritario, se lo han admitido.

Por lo que hemos podido averiguar y por nuestra experiencia en este tema, no hay
una norma clara a seguir, por lo que lo ideal es que SE SOLICITE A NOMBRE DE LA
PROPIA EMPRESA QUE VA A CAMBIAR SU DENOMINACIÓN y de ese modo se evitan todos los problemas.
Si ya han solicitado el nombre y lo han hecho a nombre de una persona, habría
que intentar alguna de las opciones que hemos comentado antes, aunque hemos de insistir
en que sin garantía plena de éxito.

De todos modos, nosotros recomendamos que la sociedad registre una marca o
nombre comercial; jurídicamente es mucho más efectivo y mercantilmente hay mayor flexibilidad.

Ramón Cerdá

Este artículo está relacionado con SOCIEDADES URGENTES, a propósito del CAMBIO DE DENOMINACIÓN

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

21 Comentarios.

  1. buenos dias Ramon nosotros somos una a.c. de transporte publico queremos cambiar a s.a. de c.v. pero con el mismo nombre en la notaria nos dicen que no se puede siendo que cuando iniciamos tramite nos dijeron que si pero lo que nos hicieron fue protocolizar una acta nada mas y nos cobraron por hacer el cambio ¿que podemos hacer? gracias de antemano

    • Las sociedades civiles y otras sin personalidad jurídica no pueden transformarse en sociedades anónimas o limitadas y, por lo tanto, no pueden mantener el nombre, al menos no de manera automática. Otra cosa es que se pueda solicitar el nombre y, si está libre, constituir (o adquirir) una sociedad para cambiarle el nombre.
      Mi recomendación es que no constituyan una nueva sociedad, sino que adquieran una ya constituida sin actividad por las ventajas que ello conlleva. Más info: http://www.sociedadesurgentes.com
      En cuanto al nombre, otra opción es registrarlo como nombre comercial o marca; de esa manera lo podrán usar con independencia del nombre de la sociedad.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón