La policía no debería ser la encargada de la entrega de notificaciones

Debido a las numerosas sociedades vendidas, es habitual en mi caso recibir citaciones judiciales para acudir a los juzgados como testigo (y también como imputado en más de una ocasión). Esas notificaciones las recibo de numerosas maneras, directamente del juzgado, telefónicamente, por fax, telegrama, etc. Pero suele ser bastante habitual que las citaciones se le entreguen a las fuerzas de orden público, indistintamente a la Policía nacional, a la Guardia Civil, o a la Policía municipal, para que sean ellos quienes hagan la entrega. Cuando eso ocurre, lo habitual es que acuda una patrulla al domicilio, con el agravante de que cuando no hay nadie en el mismo, no dudan en preguntar a diestro y siniestro por la persona a la que va dirigida la citación. Y ya se sabe lo que piensa la gente en general cuando la policía va preguntando por alguien, y más si no se trata de un caso aislado sino que resulta bastante habitual. El sambenito de delincuente se lo cuelgan a uno de inmediato y los rumores empiezan a circular y a engordar. Por suerte a estas alturas ya estoy curado de espanto, pero no me parece bien, y menos cuando las cosas no se hacen de buenas maneras, porque no todos los agentes se comportan con la misma diligencia.

En fin, que por supuesto que es legal que vaya la policía a entregar una citación… ¿pero es realmente necesario?

 

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

0 Comentarios.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón