La palabra de un policía, es preocupante que valga más que la de un civil

Es preocupante que la palabra de un policía o de otro tipo de AUTORIDAD valga más que la de un civil, y más cuando está sobradamente demostrado que los casos de falseamiento policial no son precisamente hechos aislados. No es que salgan noticias de este tipo todos los días, pero las hay, lo que hace pensar que puedan haber muchos más caso que, lógicamente, no se pueden demostrar. ¿Es acaso una ficción eso que tan a menudo vemos en las películas y series televisivas, donde los policías dejan pruebas o dicen haberlas encontrado en posesión de alguien cuando son ellos mismos quienes las han colocado allí? Puede que las obras de ficción hayan hecho mucho daño en ese aspecto, pero no porque lo que digan no ocurra, sino porque a fuerza de verlo tantas veces en la pantalla, haya a quien le pueda parecer de lo más normal.

Es preocupante que la palabra de un policía valga más que la de un civil

Por suerte, al igual que ocurre con las denuncias falsas, también a veces se llegan a averiguar ciertas actuaciones y complots para imputar un delito falsamente a alguien. Bajo mi punto de vista, en asuntos judiciales hay tres cosas horribles, que lamentablemente suceden a menudo:

#Es preocupante que la palabra de un policía valga más que la de un civil

Es preocupante que la palabra de un policía valga más que la de un civil. ¿Cómo nos defendemos de ellos?

1.- Que el culpable quede libre (para mí, lo menos preocupante, porque mucho peor es lo contrario).

2.- Que el inocente acabe en prisión por un error (este es el verdadero problema, por eso, ante la menor duda, es mejor que ocurra lo contrario).

3.- Que el inocente, no solo acabe en la cárcel por un error humano, sino por una denuncia falsa, una identificación fraudulenta, o un complot policial.

El caso reciente que ha provocado este artículo:

Cuatro miembros de la Policía canaria han sido acusados de prefabricar un presunto delito de atentado para acusar a un supuesto alborotador que fue detenido en el carnaval de 2013. El juicio será en mayo de 2016.

Un subinspector ha sido acusado de haber lesionado con sus propias manos a un agente novato. Se dice que lo metió en su despacho, apagó la luz y, por sorpresa, se abalanzó sobre él, arañándolo en el cuello con un objeto punzante para, a continuación, enviarlo a que lo viera el médico y poder hacer creer al juez que había sufrido un atentado por parte de la persona a la que habían detenido la noche anterior.

Se sentarán en el banquillo el subinspector, el novato, el compañero de patrulla de este y el agente que actuó como secretario del atestado.

Mi más absoluto desprecio hacia los policías que no tienen lo que hay que tener.

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

17 Comentarios.

  1. Hola puedo denunciar aun policía? Pero claro que no sea en una comisaria hay alguien donde se pueda denunciar aun policía que este por encima de eyos y no se conpinchen entre eyos si alguien me puede contestar gracias

    • Denunciar se puede, pero al igual que sucede en otros casos, cuando usted denuncia es importante tener pruebas contra la persona a la que está denunciando. No basta con su palabra. Siendo el denunciado un policía, la cosa se pone peor porque su palabra, en principio, tiene más valor que la de usted.

      • Jose manuel

        Ramon tengo derecho a grabar una actuacion policial en mi contra para utilizarla despues como prueba? Por que si no entonces como nos defendemos testigos contra policias seguro que no quiere ir nadie y encima eso siendo en un sitio que haiga gente.pero no hay manera de que estos que les dan una placa y una pistola se crean los putos amos y te puedan joder simple mente por que le caes malque puta justicia es esta pues no se les puede denunciar en un sitio que su palabra tenga el mismo valor?
        Que grande eres ramon contigo de presidente este pais seria otro

        • Si te ven grabarlos te van a incautar la grabación, pero si los grabas y no difundes las imágenes sino que te limitas a denunciarlo ante el juez y presentar la grabación, te lo podrían admitir como prueba. En cualquier caso, si decides hacer algo así, mejor ve bien asesorado por algún abogado que no tenga demasiados remilgos.
          ¡Suerte!

  2. Falsedad en boletín de denuncia | - pingback on 20 febrero, 2017 @8:00
  3. He llegado hasta aquí un poco de rebote, pero, si la palabra de un policía no tuviese veracidad legal, podría un policía multarte por saltarte un semáforo en la ciudad? Porque vamos, sin más pruebas, el puede decir que si, yo que no y llegamos a un punto muerto, o te pongo otro ejemplo, doy un tirón por la calle, cuando veo al policía correr detrás de mi suelto el bolso y digo que no es mío, si a la persona a la que le di el tirón no puede identificarme mi delito queda impune porque es la palabra del policía contra la mía, sin duda alguna hay que luchar contra los funcionarios del estado que utilizan eso en su beneficio, pero no hay estado en el mundo en el que la policía no tenga presunción de veracidad, sin ella su trabajo es imposible.

    • Eso es relativo, para eso están las pruebas, los testigos, las cámaras, los radares, etc. Imposible no es. Y no digo que sea malo; lo que ocurre es que se utiliza mal y se abusa de ello. Ese es el verdadero problema, porque un policía, por el simple hecho de serlo, no es ningún superhombre con poderes especiales, y hoy en día hay mucha gente con ganas de ser policías y que los insuflen de esa autoridad que no tienen en su vida. Si hay baja autoestima, empieza el problema.

  4. Beatriz Colmenero alves

    Viendo los comentarios gracias a dios que un policía ayer no me metió en el calabozo embarazada y todo pues me acusó sin fundamento algo que no está comprobado y como me lo dijo tantas veces humillando pues yo me iba ya que el otro policía me dijo que me fuera y este seguía acusando y como no le hice caso me iba me vine por detrás diciendo si no sabía con quien estaba Ablando, como si por ser policía yo me tengo que quedar a escuchar su humillación a pesar que el otro me dijo que me fuera

  5. A mi me acusa la guardia civil de desacato y resistencia,caso que no es cierto pase la noche en el calabozo de la guardia civil estuve detenido toda la noche asta las dos hora del siguiente día me pusieron un abogado de oficio y me dijo que me conformara con una multa de 650 euros y cuatro meses de prisión en caso de impago de la multa.y si no me conformo seria peor, me dijo que me caería más condena.todo por la culpa de niñatos nuevos que le dan una placa y se creen que ellos pueden acosar humillar y detener,ellos son mandados no la ley.hay que juzgar a estos niñatos novatos que abusan de una autoridad que no es justa.

  6. algunos se aprovechan de lo de tener veracidad legal, para abusar de su puesto, triste pero real

  7. De hecho sin llegar a esos extremos, no resultan infrecuentes denuncias por atentado y/o resistencia en las que cuando ves al supuesto agresor (1,55 y 56 kilos de peso) y lo comparas con los 5 o 6 policias de 1,90 de altura y 90 kilos de peso agredidos, y encima empiezan a dar versiones de los sucedido no del todo coincidentes, te das cuenta claramente que mientes. A este tipo de agente hay que echarle inmediatamente porque o 1) miente o 2) si entre 5 o 6 no pudieron reducir al canijo, no valen para esto.
    Por cierto que lo de la presunción de veracidad es muy relativo. El juez valora las testificales y si aprecia que mienten no hay presunción de veracidad alguna.
    Una cosa es que tengan la presunción de veracidad en el ambito administrativo y otra muy distinta que la tengan en el judicial. Que parece que ni siquiera muchos jueces lo tienen lo claro que deberian.

  8. Pues si ésto lo unimos a la Ley Mordaza, está claro que nos hemos aproximado peligrosamente a un estado policial, si es que no estamos ya dentro de uno.

    No soy partidario de solucionar las cosas por medio del castigo, pero está claro que debe haber una reciprocidad. Para ello, cuando se pudiera demostrar que una autoridad ha mentido para inculpar a un ciudadano, la pena debería ser dos o tres veces la que hubiera recaido sobre el inocente.

    Seguro que entonces se lo pensaban muy mucho antes de inventarse nada.

    Pensando en nuestros “amigos” de verde, creo que habría que montar una cámara de vídeo oculta en nuestros coches y esperar. Conociendo el percal, seguramente habría que llegar hasta el juez, pero tendría gracia demostrar con imágenes que el señor agente denunció una infracción inexistente.

    Que tuviera, en el más benévolo de los casos, que pasar por el oftalmólogo. O tener que pagar de su bolsillo el doble o el triple de la multa que hubiera impuesto. Con retirada de puntos.

    Nos ibamos a reir un rato.

  9. Como usted bien dice mi más absoluto desprecio. Hay que ser mezquino y despreciable y encima velando por la seguridad de los ciudadanos. Que miedo.

Deja un comentario

Trackbacks y Pingbacks:


La Lectura de Ramón