La Palabra de la Autoridad

#la palabra de la autoridad

El sacrosanto concepto de la Palabra de la Autoridad en tela de juicio.

La Palabra de la Autoridad

vale más que la tuya


¿La palabra de la autoridad?, siempre me ha dado mucho miedo este concepto. Es algo que me parece arcaico, obsoleto, abusivo e injusto, me recuerda a dictadura y me rechina en democracia. Que por el simple hecho de que se le invista autoridad a una persona, de pronto, por arte de birlibirloque, su palabra tenga un mayor valor probatorio que la del común de los mortales, me parece algo así como los poderes de Son Goku.

Con referencia a ese tema de la palabra de la autoridad, he hablado más de una vez en este Blog, en especial con asuntos referidos a multas de Tráfico, donde los agentes, cuando hay un recurso, se limitan a hacer un Superinforme Songukiano sin ningún argumento (nunca lo tienen porque no les llegan las neuronas para más, y que me perdonen por generalizar; sé que no todos pueden ser iguales y que alguno habrá que no deba ser incluido en mis divagaciones) en el cual solo hay dos puntos… un copiapega de la denuncia original, y la gilipollez donde dicen que se reafirman en lo que ya dijeron. O sea, que se rien en la cara del ciudadano que no puede discutir la palabra de la autoridad porque la suya propia vale una mierda (y perdón por la expresión).

¿Por qué vuelvo a hablar del tema? En primer lugar porque me indigna, siempre me ha indignado, y en segundo lugar porque hace poco leí un artículo en el que un cabo de la Guardia Civil destinado en Zaragoza acusaba a varios agentes de la Policía Local de la susodicha Zaragoza, de haberle apaleado en dos ocasiones; la primera cuando lo detuvieron, y la segunda en dependencias policiales.

¿Qué es lo primero que pensé al leerlo? Sinceramente… ¿Valdrá lo mismo la palabra de la autoridad de la Guardia Civil que la palabra de la autoridad de la Policía Local? Puede que valga lo mismo, no sé si hay algún estúpido baremo que valore estas cosas, pero lo que sí que es posible es que la suma de la palabra de la autoridad de cada uno de los Policías Locales acabe pesando más que la palabra de la autoridad solitaria del Guardia Civil detenido. En cualquier caso, algo para meditar, pero ya no por eso, sino porque si el Guardia Civil dice una cosa y los Policías Locales dicen la contraria…

¡Está claro que una de las dos partes miente! y uno se pregunta… ¿Qué pasa entonces con el sacrosanto concepto de la palabra de la autoridad? ¿Es posible que un Guardia Civil pueda mentir? ¿Pueden decir mentiras los Policías Locales? ¿Han fallado los poderes de Son Goku?

Ramón Cerdá

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

1 Comentarios.

Deja un comentario

Trackbacks y Pingbacks:


La Lectura de Ramón