La falibilidad de los radares

Ocurrió en Alemania, pero podría haber sucedido en España o en cualquier otro país en los que cada vez hay más radares de velocidad, y aunque no ha tenido ninguna consecuencia, es una prueba más de la falibilidad de los radares que, incluso estando bien calibrados, pueden llevar a engaño y con ello acabar multando a alguien de manera incorrecta.

La falibilidad de los radares queda demostrada

#la falibilidad de los radares

DEMOSTRADO: la falibilidad de los radares es un hecho

En esta ocasión nadie ha sido multado, así que no hay perjudicado. Y no hay multado porque en la foto realizada por el radar no aparecía ningún vehículo. Así de sencillo.

La zona está limitada a treinta kilómetros hora y el radar hizo la foto indicando que el causante iba a cuarenta y tres kilómetros hora. Ocurría en Pirmasens, una localidad alemana de cuarenta y dos mil habitantes muy cerca de la frontera con Francia.

Cuando los agentes vieron la fotografía no entendían lo que había ocurrido. ¿Las luces que aparecián en la foto eran las de un vehículo fantasma? No, se trataba del propio flash del radar. ¿Por qué había hecho la foto el cinemómetro si no había ningún vehículo por los alrededores?

La respuesta llegó cuando uno de los agentes se percató de que en la fotografía había un periquito. Sí, el que iba a cuarenta y tres kilómetros hora en vuelo rasante no era un vehículo a motor, sino un periquito al que nadie detuvo para hacerle la prueba de alcoholemia.

Está claro que es una anécdota simpática sin importancia… ¿O sí que la tiene?

Si en ese momento hubiera pasado un vehículo por delante de la cámara circulando correctamente a treinta kilómetros por hora, el radar hubiera saltado igualmente y nadie hubiera puesto en duda que el vehículo iba a cuarenta y tres kilómetros hora. Hay que tener en cuenta que el pájaro apenas se ve y si lo han detectado ha sido ante la extrañeza de que no hubiera ningún vehículo en la foto; de otro modo hubiera pasado desapercibido para todos, excepto para el radar.

Pues ya saben, eso también puede ocurrir, acabar multado y sin puntos por culpa de un pájaro.

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

4 Comentarios.

  1. No sé si esto es una leyenda urbana o una broma muy bien organizada pero no termino yo de creerme esta historia.

    Lo primero porque el periquito es un ave muy pequeña, de unos 30 a 40 gramos (según la wikipedia) y unas dimensiones en consonancia. Lo segundo porque no es un objeto metálico.
    No entiendo mucho de radares pero intuitivamente me parecen más susceptibles de ser detectados objetos grandes y metálicos.
    Como también me parece mucha casualidad que el periquito volase justamente en línea recta enfrente del radar.

    Vamos, que no lo veo.

    Con estas precauciones, si de verdad el radar de tráfico captó el exceso de velocidad del periquito, me quito el sombrero ante la efectividad de los alemanes.
    Si son capaces de hacer ésto que se despida cualquier caza ruso de penetrar las defensas de la república federal. No sé como pudieron perder la II GM.

    Y como conclusión final, medio en serio medio en broma, tiene bemoles que a seres humanos conduciendo vehículos técnicamente avanzados les obliguen a circular más despacio de lo que lo haría cualquier periquito.

    • Me quedo con su última frase, creo que es muy acertada.
      En cuanto a la fiabilidad de la noticia, no puedo asegurarla al 100%, aunque siempre procuro hablar de cosas contrastadas y esta noticia lo parece, pero no puedo meter la mano en el fuego; ya se sabe que hay mucho bulo por ahí y a veces se nos cuela alguno.

    • Una pelota de tenis no llega a 60 gramos. En los partidos de tenis los radares calculan perfectamente la velocidad. El que el objeto sea o no metálico es irrelevante.

      • El único problema que yo veo es que los radares de tráfico se deberían regular de alguna manera para que no detectasen objetos de poco peso que no pueden ser vehículos a motor. No sé si eso es posible, pero sería la solución para evitar cierto tipo de errores.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón