La factura de la luz. ¿Por qué tengo que endeudarme y pagar intereses si no he pedido ningún préstamo?

Lo de la luz es otro de los misterios insondables, y no hablo de sus orígenes ni de su extrema velocidad, sino de algo mucho más mundano… la dichosa factura eléctrica. No acabo de entender lo que ocurre con las tarifas. De vez en cuando oímos en la tele lo de la subasta energética y lo de que el precio es uno, pero lo que nos aplican en factura es menos. Nos echan en cara una y otra vez que estamos pagando por debajo del coste, y uno cree entender cuando le dicen eso, que le están haciendo un favor, que de alguna manera el Gobierno asume la diferencia entre el coste real y el coste facturado, a cambio de que los ciudadanos disfrutemos de un servicio de primerísima necesidad a un precio razonable. Al menos es lo que se desprende de esos comunicados… Pero nada más lejos de la realidad.

Lo que ocurre es que hay una especie de pacto diabólico entre Gobierno y Eléctricas, por el cual, esa diferencia no facturada, se nos acumula como deuda, es decir… no es que no nos suban la luz, lo que ocurre es que no nos la cobran toda… y el resto lo debemos, y nos lo liquidan con intereses. Cómo y de qué manera es otro de los misterios; nadie que yo conozca entiende los recibos ni sabe muy bien lo que se paga por cada cosa, pero lo bien cierto (o eso parece) es que entre el año 2005 y el 2010, hemos pagado (no por la luz, sino por los intereses de lo no pagado) la barbaridad  de 8.000 millones de euros… y la deuda sigue creciendo.

Yo no recuerdo haberle pedido a nadie que no me cobren al contado. ¿Se imaginan que los de las tarjetas de crédito hicieran igual y nos aplazaran el pago sin pedírselo, hinchando sus cuentas con los intereses cobrados? Pues aquí ocurre algo parecido, pero además con engaños, porque si preguntamos a la gente… ¿cuántos sabrán que deben dinero a las eléctricas y que están pagando intereses por ello?

En definitiva, esto no es más que otra maniobra de CONTABILIDAD CREATIVA no sé muy bien con qué fin. Y lo peor de todo, que alguien en mi nombre y sin consultarme, ha pactado un plazo de pago de 15 años, de manera que lo que yo pensaba que me habían regalado, lo tendré que pagar… no sé cuándo, y con intereses. Personalmente preferiría decidir por mí mismo cuando pago mis deudas y cuándo pido aplazamientos o negocio intereses.

 

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

2 Comentarios.

  1. La estafa del Peaje de respaldo | TV Digital Ontinyent - pingback on 26 julio, 2013 @8:58

Deja un comentario


La Lectura de Ramón