La administración fiduciaria. Una cuestión de confianza

Poco a poco sigue creciendo nuestra colección de opúsculos en la editorial. En esta ocasión hablamos de un libro escrito a cuatro manos: Hiro Bulchand y yo mismo. El título: La administración fiduciaria. Una cuestión de confianza.

La administración fiduciaria. El porqué de este libro

Es evidente que existe un gran desconocimiento y mucha confusión en todo lo relacionado con la administración de empresas cuando el administrador no es uno de los socios. Es cierto que en las empresas pequeñas, que son clara mayoría, lo más habitual es que uno de los socios (o varios en los casos de administración mancomunada o solidaria) sea el administrador, pero hay otras opciones perfectamente legítimas que a menudo son recomendables.

Este libro hablará, en definitiva, de la administración fiduciaria, por lo que empezaré explicando el concepto de fiducia

#la administración fiduciaria

Si busca o alguna vez ha buscado un administrador profesional para su empresa, sin duda le interesa este libro.

Fiducia es una palabra que proviene del latín y significa confianza. Eso ya nos da una pista importante, porque contratar a un administrador profesional que no sea socio, a quien probablemente no conozcamos salvo por referencias, y que es quien va a ostentar los poderes de nuestra sociedad, es sin duda un acto de confianza en sí mismo.

Entonces, ¿qué entendemos por administrador fiduciario? Pues precisamente un administrador profesional que, sin ser socio de la empresa, es contratado por esta o por sus socios para que la administre y sea la cabeza visible a todos los efectos. Aquí es donde alguno de ustedes levantará la vista del libro por un instante y dirá aquello de:

¡Eso es un testaferro!

Por eso pensé que era necesario este breve opúsculo, porque hay que aclarar esos conceptos y dejarnos de prejuicios; hemos de saber distinguir entre un administrador fiduciario y un testaferro, y sobre todo, conviene saber que la figura del testaferro, aunque denostada, no es ilegal en sí misma. Es cierto que a menudo los testaferros se utilizan con intenciones fraudulentas, pero es ese uso lo que es ilegal o incorrecto, no la figura intrínseca del testaferro que, como digo, puede ser completamente legítima y estar justificada en muchas ocasiones.

Cuando me planteé por primera vez la posibilidad de la existencia de este el libro, pensé que sería mucho mejor escribirlo a cuatro manos contando con la colaboración de un profesional que dominara más que yo los detalles legales de la administración fiduciaria. No dudé ni un solo instante sobre la persona a quien se lo tenía que proponer, el nombre me vino automáticamente a la cabeza: Hiro Bulchand.

Esto bien merece una queja. Todo contribuyente debería leer este libro

Se puede conseguir más económico comprándolo en PACK: La administración fiduciaria + Cómo quejarse a Hacienda

A Hiro lo conozco desde hace ya bastantes años gracias a mi servicio de Sociedades Urgentes y llevo colaborando de manera más estrecha con él en los últimos tiempos en asuntos de administración. Mi propuesta fue aceptada con entusiasmo y aquí estamos ahora los dos intentando aclarar algunos conceptos a nuestros lectores.

El libro ya está disponible en la tienda, sin costes de envío para España (península). Si quiere adquirirlo desde otro punto, pónganse en contacto conmigo por aquí para buscar la mejor opción de envío.

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

1 Comentarios.

  1. Encuentro discrepancias en el desarrollo de su presentación del libro respecto al administrador fiduciario. En el derecho romano existian dos fiducias, ” cum creeditore” y “cum amico”, voy por partes, cuando se usaba el negocio jurídico de la fiducia se le transmitia los bienes completos a un tercero, “cum amico” a una persona de tu confianza le transmitias por ej: tierras, propiedades, todo lo que quisieses, a cambio de cuando se diese una situación “X” te lo devolviesen, esto se utilizaba en por ej. en epocas de turbulencia politica, upppfff ahora acaban de nombrar administrador de la provincia a RUFUS EL MALO, y como no me case con su hija, ahora va a venir por mí y me va quitar todo lo que tengo. Le digo a mi amigo JUANITO EL BUENO, mira Juan vamos a realizar un negocio jurídico Fiduciario Cum Amico, yo te doy todo lo que tengo y ponemos con condición resolutoria que cuando RUFUS EL MALO deje de gobernar me devuelves todas mis propiedades, así mientras RUFUS EL MALO tenga poder no me puede quitar lo que ya no es mío. —- Cum Creeditore, me debes 1000 sextercios, como no me puede pagar y eres mi acreedor realizamos un negocio Fiduciario “cum creeditore”, me entregas unas tierras valoradas en 2000 sextercios y cuando me pagues los 1000 sextercios en efectivo te devuelvo tus tierras (no es una prenda, es parecido, pero no es prenda) y asi es la fiducia cum creeditore, cuando le pagase los 1000 sextercios recuperaba mi tierras de 2000 sectercios, pero ojo como la fiducia cum creeditore se transmite el total de la propiedad, al acreedor este mientras la tiene puede venderla y cuando cobre la dueda que origino el negocio fiduciario cum creeditore, este se ve obligado a devolver una cantidad monetario del valor de la tierra transmitida u otra propiedad similar del mismo valor. En la fiducia cum amico puede darse los mismo.— AHORA ADMINISTRACIÓN FIDUCIARIA, NO USUARÍA ESE NOMBRE, porque el administrador no se le transmite ninguna propiedad se le encarga una gestion de una sociedad y ese cargo no es un bien liquido que se pueda vender, o transmitir, es un puesto de dirección. PARA QUE EL ADMINISTRADOR FUESE FIDUCIARIO COMO EL DERECHO ROMANO, LE DEBERÍAN ENTREGAR TODAS LAS ACCIONES DE LA EMPRESA Y POR CONSIGUIENTE EL CARGO, CON UNA CONDICION RESOLUTORIA QUE CUANDO SE CUMPLIESE LA EMPRESA VOLVERÍA A SUS ANTIGUOS DUEÑOS.
    otra cosa es convencer a hacienda a efectos de impuestos que este negocio jurídico es legal a efectos de transmisiones y cambios de titularidad.
    ACTUALMENTE EL NEGOCIO FIDUCIARIO ES ADMITIDO EN LOS TRIBUNALES ESPAÑOLES AUN QUE EN EL CODIGO CIVIL NO ESTA RECONOCIDO.
    UN CORDIAL SALUDO.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón