Indefensión empresarial ante las exigencias de Hacienda

Hacienda está instaurada en su visión dictatorial del mundo y eso provoca que nunca se conforme con las exigencias que hace a los contribuyentes. Siempre parece haber margen para una vuelta de tuerca más, sea con subidas de impuestos, con bajadas de inventivos fiscales o con mayores exigencias administrativas que, indirectamente, también suponen importantes incrementos de costes para las empresas. La indefensión empresarial ante esta política de completa dictadura fiscal es más que evidente.

Las empresas se rebelan ante la última exigencia de Hacienda para que presenten las facturas en tiempo real y exigen una nueva demora en su aplicación, prevista para el próximo 1 de julio de 2017. ¿Cederá Hacienda ante esta petición?

#Indefensión empresarial

HACIENDA provoca indefensión empresarial con sus exigencias dictatoriales

La nueva exigencia de momento es «solo» para las empresas que facturen más de seis millones de euros al año como ya comenté hace poco en otro artículo de este blog. Eso le supone a Hacienda tener un control exhaustivo y sin apenas trabajo para ellos, del 80% de las facturas (62.000 empresas) que se generan en el país.

Las empresas ven estas exigencias del todo desproporcionadas (y sin duda lo son). Hablo del Suministro Inmediato de Información, el último invento diabólico de Hacienda.

La CEOE ha formado un bloque contra esta medida con el apoyo de las empresas de telecomunicaciones, de distribución, de energía y de construcción, entre otras, además de la Aedaf (Asociación Española de Asesores Fiscales) y el Ceaf (Consejo de Economistas Asesores Fiscales).

Recordemos que el incumplimiento de esta macroexigencia puede suponerles a las empresas sanciones equivalentes al 1% de su facturación (mínimo 60.000 euros).

Las empresas alegan con toda la razón que la implantación del dichoso Gran Hermano les supondrá una «carga de trabajo muy elevada por el alto coste de tiempo y recursos que conlleva». «La dedicación de recursos impactará de forma muy importante en los desarrollos de sistemas necesarios para el lanzamiento comercial de productos y servicios, afectando por lo tanto a la actividad comercial del Grupo».

Hacienda marcó un plazo de seis meses para adaptarse, pero ellos ni siquiera han publicado la Orden en la que se supone que especificarán los detalles técnicos y el formato definitivo que deberá tener la información facilitada. O sea, un desmadre, como todo lo que hace Hacienda.

244 páginas Tapa Dura Sin portes Solo 12 euros

244 páginas
Tapa Dura
Sin portes
Solo 12 euros

Para minimizar el impacto de la nueva obligación, las empresas piden a Hacienda algunos ajustes:

1.- Que no entre en vigor antes del 1 de enero de 2018.

2.- Que el plazo de comunicación de cuatro días se amplíe al menos a quince.

3.- Que no haya obligación de carácter retroactivo como se pretende.

4.- Plantean una deducción en el Impuesto de Sociedades para compensar las inversiones que van a ser necesarias.

5.- Que la información esté legislada y no en la página web de Hacienda que esta puede modificar a su capricho y constantemente generando todavía una mayor indefensión empresarial.

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

2 Comentarios.

  1. Hoy el empresariado español lo que tiene que hacer ante todo es ser insolvente total, no tener naa a tu nombre y si te tocan mucho las pelotas pues éso no pagar ni una.

  2. Esto es un abuso completo convirtiendo cada vez más a las empresas en una burocracia al servicio del Estado pero pagándolo de su bolsillo y del de los ciudadanos. Es un impuesto en especie, ya que es un servicio al Estado, y como tal debería establecerse en una Ley (principio de legalidad fiscal) ya que las empresas deben arrostrar una carga administrativa muy superior dedicando parte de su personal, o nuevo “ad hoc”, a labores no productivas para satisfacer las exigencias de hacienda. Hasta ahora nos las han colado por la puerta de atrás pero esto es tal abuso que clama al cielo.

    Vamos al Estado Orwelliano paso a paso, y aquí, con esa medida, hacienda ha dado una gran zancada por no decir un salto de siete leguas. O los ciudadanos y la sociedad civil y empresas ponemos pie en pared, o estamos perdidos. Yo creo que solo cabe ya la insumisión fiscal. Hacienda sin las auto liquidaciones, o la información que se le proporciona informativamente de forma coactiva estaría a ciegas. Ese es un poder, equivalente al derecho de huelga de los trabajadores, que deberíamos poner en práctica ya ante tamaño abuso. Por lo pronto recurrirlo ante los Tiibunales.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón